Ese cansancio de ser la morra que resuelve tiene nombre: carga mental

Compartir

La carga mental se refiere a la cantidad de esfuerzo cognitivo y emocional necesario para gestionar las tareas y responsabilidades diarias. Y las mujeres experimentan estrés y cansancio en mayor medida debido a eso.

Un ejemplo común de carga mental en las mujeres es la planificación y organización de las tareas domésticas. A menudo, se espera seamos nosotras las encargadas de recordar y realizar las tareas del hogar, como la limpieza, la compra de alimentos y la preparación de comidas.

Además de su trabajo remunerado, muchas mujeres tienen la mayor responsabilidad en el cuidado de las infancias o las personas mayores. Incluso también la gestión emocional y la salud mental de la familia.

Y todo eso en gran medida gracias a los roles de género y las expectativas sociales que han asignado a las morras la responsabilidad principal de la gestión del hogar y la crianza.

La carga mental no es un problema exclusivamente de las mujeres, y hay hombres que también la experimentan. Sin embargo, a menudo recae desproporcionadamente en las mujeres, relacionado con los roles de género y expectativas sociales.

La toma de decisiones: la carga mental «invisible» de las mujeres

La toma de decisiones diaria pone a prueba la capacidad cognitiva de las mujeres. Desde elegir la ropa que las infancias llevarán a la escuela, organizar la casa, preparar las comidas, hasta planificar las compras del hogar.

Estrés financiero: ¿cómo proteger tu salud mental de la inflación, los salarios bajos…?

Y a todo eso hay que sumarle su empleo, que muchas veces resulta ser a tiempo completo, y la atención a su propio bienestar físico y mental. Y es que la carga mental no es simplemente hacer varias cosas a la vez, es recordar tener que hacerlas, planificarlas y asegurarse de que se realicen con éxito.

Las mujeres dedican en promedio 2,6 veces más tiempo a las tareas domésticas no remuneradas que los hombres.

Observatorio de Igualdad de Género
de América Latina y el Caribe

Estudios indican que esta es una cuestión profundamente ligada a la socialización y expectativas de género. Desde pequeñas, las niñas son más fomentadas para el cuidado del prójimo, mientras que los niños se centran más en tareas más individualistas o de grupo. Esta enseñanza temprana condiciona a las mujeres a asumir una responsabilidad mayor en el cuidado de la familia y el hogar, lo que trae consigo una carga mental adicional.

Efectos en la salud mental de ser la morra que resuelve

La carga mental puede llevar al agotamiento emocional y físico, lo que provoca estrés, ansiedad, insomnio, entre otros problemas de salud. No solo eso, sino que al llevar la mayor parte de la carga mental, las mujeres a menudo tienen menos tiempo y energía para concentrarse en su carrera profesional o en su propio desarrollo personal.

El 75% de las mujeres afirman que son las principales responsables de las tareas domésticas.

Cómo minimizar la carga mental

Hay formas de minimizar los efectos que causa ser la morra que resuelve todo. Una estrategia efectiva es compartir equitativamente las tareas del hogar y las responsabilidades familiares entre todos los miembros de la familia. Además, la planificación y la organización pueden contribuir a una mejor distribución de la carga mental.

Cómo acompañar a un amigue con depresión o alguna condición mental

La falta de reconocimiento de la carga mental es un obstáculo importante a superar. Como este peso suele ser invisible, puede ser difícil de comunicar a los demás. Aun así, hacerlo es crucial. Hablar abiertamente y compartir la responsabilidad de las tareas del hogar y de planificación puede reducir la carga mental.

El 60% de las mujeres sienten que tienen que estar disponibles para resolver problemas y tomar decisiones en todo momento.

  • Organízate eficientemente: Asigna responsabilidades. Para evitar la sobrecarga mental, es esencial que las tareas y responsabilidades se repartan de manera equitativa entre todos los miembros del hogar. Esto no solo alivia la carga mental, sino que también promueve un ambiente de respeto y cooperación.
  • Usa herramientas tecnológicas: Existen numerosas apps y herramientas digitales que pueden ayudarte a organizar tu tiempo y tareas de manera efectiva. Estas herramientas te permitirán tener un registro visual de tus tareas pendientes y asignadas, facilitando así la gestión de tu carga mental.
  • Realiza actividades que te relajen: Mantener un equilibrio entre el trabajo y la vida personal es esencial para reducir la carga mental. Prueba dedicar unos minutos al día para hacer algo que te guste: ya sea leer, hacer ejercicio, practicar mindfulness o simplemente descansar. Esta «terapia de autocuidado» puede hacer maravillas para tu bienestar psicológico y emocional.
  • Pide ayuda cuando la necesites: Es normal sentirse abrumado de vez en cuando, y no hay nada de malo en pedir ayuda. Ya sea buscando el apoyo de amigos y familiares, o recurriendo a un profesional de la salud mental, recuerda que no tienes que lidiar con la carga mental por tu cuenta. Hay muchas personas dispuestas a ayudarte.

En resumen, aliviar la carga mental implica un cambio de mentalidad y la adopción de técnicas y herramientas de gestión del tiempo y del estrés. Recuerda, no estás sola en este viaje y siempre es posible buscar ayuda cuando lo necesites.

Compartir

Recomendado

Maternar en la enfermedad: una historia de fuerza y resiliencia

Soy Paloma. Mujer, madre, hija, hermana, amiga, empleada, ama...

Las hermanas mayores cuidamos sin saber qué era cuidar

En este texto Katia habla sobre su experiencia siendo hermana mayor y cómo aprendió a cuidar desde muy temprana edad.

Recomendado

Así se vivió la marcha del Orgullo 2024 en CDMX

Como cada año, la Ciudad de México se llenó...

El genocidio se disfraza de arcoiris: así es como las fuerzas armadas instrumentalizan el lenguaje de derechos

Por: María Fernanda Ramos Araujo, IntersectaEn colaboración con Intersecta En...

Las hermanas mayores cuidamos sin saber qué era cuidar

En este texto Katia habla sobre su experiencia siendo hermana mayor y cómo aprendió a cuidar desde muy temprana edad.

4 tips realistas para sobrevivir al home office

Cada vez son más las empresas que están haciendo...