¿Me puedo hacer adicta a mi vibrador? 3 mitos sobre los juguetes sexuales

Que los orgasmos no son iguales, que te puedes volver adicta, que te desensibilizan… Te contamos algunos mitos sobre los juguetes sexuales y la verdad detrás de ellos.

mitos sobre juguetes sexuales

Los vibradores, esos buenos amigos, nos dan grandes momentos de exploración, placer y diversión. Pero hay tantos mitos sobre los juguetes sexuales que incluso se suele recomendar que no uses uno con frecuencia.

Por ejemplo, se dice que su uso termina quitándole sensibilidad al clítoris y que llegar al orgasmo cuando tenemos relaciones con otra persona se vuelve más complicado y frustrante.

Alicia Malicia, realizadora de posporno y fundadora de la tienda en línea de juguetes sexuales Deseos Violeta, nos cuenta que esta creencia puede surgir de un prejuicio hacia lo tecnológico, por ser considerado como algo no natural.

Otra razón por la cual persiste esta idea tiene que ver con el miedo a experimentar, “el sobrepensar que una estimulación diferente o más fuerte que la que pueden dar unos dedos puede causar algún daño”.

Health GIF - Find & Share on GIPHY

Mito 1: me puede “entumir” el clítoris

Delia González Ochoa, psicóloga, educadora sexual y directora de Masturbatorium, nos explica que el clítoris, como cualquier parte del cuerpo, puede entumecerse si se estimula durante mucho tiempo.

“Es como si te la pasas aplaudiendo, vas a sentir dormidas las manos. Puede pasar eso, pero es pasajero, no hay forma de que se vuelva permanente”.

Incluso a cierta edad, esta estimulación “más potente” es súper bienvenida, como dice la escritora y activista sexual Joan Price.

Debido a que el flujo sanguíneo disminuye en el clítoris y la vagina al llegar a la tercera edad, las paredes vaginales se hacen más delgadas y llegar al orgasmo puede llevar más tiempo.

Price propone en su libro Naked at Our Age: Talking Out Loud About Senior Sex que los vibradores ayudan a incrementar el flujo, estimulando directamente el clítoris.

Eve Orgasm GIF by Shin0Kim - Find & Share on GIPHY

Mito 2: ya no voy a poder tener un orgasmo de otra manera

Eso sí, nos dice Delia, a cualquier edad, si se usa con mucha frecuencia una sola técnica para la masturbación, nuestro cuerpo se acostumbra y el orgasmo ya no es tan fácil. Pero no es culpa de los vibradores:

“Lo mismo puede suceder si solo practicas el sexo oral o la masturbación manual: la solución es variar la manera de tocarse”.

La educadora sexual Ducky DooLittle explica en Sex with the Lights On: 200 Illuminating Sex Questions Answered que el tiempo promedio en que una mujer llega al orgasmo con una persona puede variar entre 10 y 30 minutos.

Con un vibrador esta cantidad disminuye de 4 a 6 minutos, lo cual puede establecer un tiempo estándar en tu cerebro y esa es la expectativa que tendrá cuando inicies una actividad sexual.

Eso no significa que no se pueda reconfigurar la noción del tiempo; lo que necesitas hacer es es darte un break en tu relación con tu juguete sexual favorito. Para cambiar las expectativas de tu cerebro, puedes usar los dedos u otras posiciones sexuales.

Mito 3: me pueden generar infecciones

Sí pueden ocurrir problemas físicos por usar vibradores u otros juguetes, pero se deben a darles un uso “rudo” más allá de las instrucciones o a no tener una higiene adecuada.

Por ejemplo, si no los limpias después de usarlos o los compartes sin haberlos desinfectado.

Roundup Feels GIF - Find & Share on GIPHY

Tips para elegir un juguete sexual

Ya que dejamos atrás los mitos de los juguetes sexuales, Malicia te da algunos consejos para que elijas uno:

– Conocer tu cuerpo y saber cuál es la clase de placer que buscas. De esta forma puedes saber si te gusta más la estimulación interna (vagina, ano) o externa (clítoris, vulva o pene).

– Tamaño del juguete. “El porno nos ha educado a que, entre más grande, mejor. No funciona así, hay que ser conscientes de cuánto se dilata nuestro cuerpo”. También apunta que, si tienes vaginismo, lo menciones al momento de comprar tu vibrador.

– Material del juguete. “Es importante fijarse que el juguete esté libre de ftalatos, que son tóxicos que pueden dañar el cuerpo”.

– Potencia del motor del vibrador. Es importante conocer el nivel de sensibilidad de tu clítoris al momento de comprarlo, “saber si es muy sensible y se puede lastimar fácilmente o si es todo lo contrario, para que se pueda recomendar un juguete adecuado”.

Así que ya sabes, no le tengas miedo a estos mitos y mejor explora qué es lo mejor en tu relación con tu cuerpo… y con tu vibrador.