Colorimetría: El racismo lo atraviesa todo, también los colores

Marbella es integrante de Afrochingonas y maquillista profesional. En esta reflexión nos invita a repensar los colores y cómo han sido históricamente atravesados por el racismo.

Recomendado

El amor como un proyecto político antirracista

Es febrero y en Malvestida queremos abordar narrativas alternativas...

«Nunca fui considerada bonita»

Nunca fui considerada bonita, excepto por mi mamá. Mis...

Compartir

Aunque una de las cosas que más disfruto hoy es jugar con todos los colores y expresarme a través de ellos, crecí creyendo que debía evitar algunos para ‘disimular’ mi cuerpo gordo y negro, ante los ojos de la impuesta belleza hegemónica.

Cuando iba a la secundaria odiaba los lunes porque era día de honores a la bandera. Por ende, me tocaba ir de blanco a la escuela. Yo aborrecía ese color porque en alguna revista juvenil leí que te hacía ver más gorda. Al crecer en una sociedad con alto estigma a los cuerpos grandes, por un tiempo busqué vestir solo de negro para lograr el efecto contrario: la ilusión de delgadez.

Esto, en teoría, es cierto, el efecto visual de los colores claros es de volumen y realce, los colores más oscuros profundizan y disimulan. Entonces, lo que me decían era hasta cierto punto verdadero. El color blanco me hacía ver más gorda, pero, ¿qué tiene eso de malo?

La carga simbólica de los colores

La significación del color a la que comúnmente nos acercamos es una construcción occidental, es decir, no hay una forma estandarizada de ver los colores. De hecho, existen variaciones en la percepción entre cada cultura, incluso entre cada persona.

«No quiero estar resistiendo sino solo existir, ser y permanecer»: Marbella Figueroa

El color es también un código social que se interpreta de forma subjetiva con base en las experiencias que construyen nuestra historia. Ejemplo de esto es el Rennel-Bellona, un idioma que se habla en la polinesia y divide el color en tres grandes categorias: blanco, oscuro y rojo, donde el oscuro incluye lo que en occidente concideramos verde y azul y el rojo incluye el amarillo y el naranja (St Clair, 2016).

El escritor Goethe (1810) menciona que “Los pueblos salvajes, la gente sin formación y los niños tienen gran predilección por los colores vivos”. Es impresionante ver como también la percepción del color está permeada por una lógica racista, clasista y colonial que atribuye el gusto por ciertos colores a la deshumanización y desconocimiento de quienes los eligen.

Aunque no parezca relevante, el estado y los gobiernos también toman decisiones en base a los significados del color ¿Alguna vez te has preguntado por qué los uniformes de las cárceles en algunos países son de color café? Este color tiene asociaciones positivas y negativas, sin embargo, algunas de las más comunes son la suciedad, la pobreza y el desagrado, además de percibirse como un color que no incita ninguna emoción ni propicia sobresaltos.

Caso similar es el del color gris. Por ejemplo, es común que en las periferias las fachadas de las casas sean grises y el gobierno cuando quiere hacer labores de mantenimiento haga campañas de pintado de fachadas con la intención de dar “más estatus” a las colonias empobrecidas.

Color y colorimetría

Lo que conocemos como color es la respuesta al estímulo provocado por la luz que rebota en los objetos, entra por los ojos y es interpretada por el cerebro. Es algo tan maravilloso y complejo que existe un campo de estudio enfocado en su análisis.

La colorimetría toma en cuenta las características físicas (tono, saturación, matiz) del color y las características psicológicas, es decir, el impacto emocional que tienen los colores en las personas.

“Ser negra me hizo gorda”: la artista Marbella Figueroa sobre racismo y gordofobia

Esta herramienta tiene usos y aplicaciones en diversas disciplinas. En moda, maquillaje y estilismo ha sido utilizada para determinar qué colores nos favorecen según nuestra características individuales.

La teoría del color sugiere que existen dos grandes grupos de colores: los cálidos (mayor presencia de amarillo en su composición) y los frios (mayor presencia de azul en su composición). Podemos utilizar estos colores según se armonicen con nuestro cabello, tono de piel y ojos.

El color como manifestación personal

Estudié artes visuales y recientemente maquillaje, así que aunque no me considero una experta en colorimetría puedo hablar sobre mi experiencia con el color. En realidad todas las personas podemos, porque el color es parte importante de nuestra relación con el mundo que nos rodea. Asociamos los colores a recuerdos, lugares, emociones, sentimientos, sabores. Para mí, el color es una guía sensorial que no se limita a la visión.

Soy una mujer negra, afromexicana. Esto es importante, porque la forma en la que me relaciono con los colores está permeada por las reglas sociales que se me impusieron al elegir ropa o maquillaje, frecuentemente enfocadas en evitar verme más prieta o más gorda.

En redes sociales, especialmente en Tiktok e Instagram, se han viralizado videos que explican cómo usar la colorimetría. Sin embargo, generalmente se hace bajo parámetros de belleza racistas, gordofóbicos, clasistas, etc.

Las reglas del juego de los colores fueron creadas por grupos sociales de élite para sesgar nuestro poder creativo e individual. Como ejemplo tenemos las críticas a personas morenas que deciden decolorarse el cabello y ser rubias o las personas que se maquillan con colores vibrantes.

El color es una parte fundamental de la construcción de nuestra identidad y expresión de género (la forma en la que decidimos mostrarnos al mundo). Cuando elegimos cierto color para vestirnos, pintarnos el cabello o maquillarnos estamos haciendo más que solo elegir. Proyectamos (de forma consciente o no) información que será percibida por las personas que están a nuestro alrededor. Por supuesto que podemos echar mano de la colorimetría y utilizar sus normas a nuestro favor, pero también podemos crear un código propio que responda a nuestros gustos y necesidades.

Decidí cambiar mi relación con los colores cuando me di cuenta lo limitada que me sentía. Me permito experimentar y ¿qué crees? me di cuenta que es muy divertido. Ahora, cuando me apetece, me pongo ropa blanca o me maquillo de colores vibrantes. Mi cuerpo es un lienzo con posibilidades infinitas que solo yo decido cómo colorear.

Te invito a hacer lo mismo, juega, diviértete y experimenta. Resignifica los colores de acuerdo a tu experiencia y disfruta.

Compartir