PUBLICIDAD

4 señales para detectar gordofobia en profesionales de la salud

Ana Pau Molina, psicóloga certificada en Alimentación intuitiva, escribe sobre las señales de alerta para detectar gordofobia en los consultorios médicos.

Recomendado

Compartir

PUBLICIDAD

En los últimos cinco años, las búsquedas de la palabra «gordofobia» han ido en aumento en Google, según Google Trends. Esto es un reflejo de cómo se han intensificado los cuestionamientos de las creencias gordofóbicas que aún persisten en la sociedad y que el personal de salud también replica.

Cada día descubrimos más detalles de cómo nos daña el enfoque centrado en el peso en el cuidado de la salud. Por ejemplo, algunas investigaciones periodísticas, como ésta publicada por The New York Times, documentan cómo las personas gordas reciben peor atención médica con doctores que, muchas veces sin escuchar a los pacientes, hacen sus diagnósticos atribuyéndole todo al peso.

Esto ha llevado a que cada vez más profesionales de la salud se cuestionen si su práctica está actualizada. Sin embargo, muchos de ellos caen en el «engaño gordo» (acá cuento un poquito más qué es), es decir, prometen brindar atención «sin estigma de peso» pero no lo cumplen.

Violencia obstétrica y gordofobia: embarazarse en un cuerpo gordo

Esta es una breve guía de focos rojos para que puedas detectar gordofobia en un personal de la salud y consultorios médicos.

1. Utiliza las palabras «obesidad» o «sobrepeso»

PUBLICIDAD

Utilizar la palabra «sobrepeso» es problemática porque parte de la creencia de que hay un peso «correcto», que es ideal y saludable. Mientras que la palabra «obesidad» reafirma el estigma de creer que la gordura es una enfermedad. Ambas premisas totalmente falsas. Te comparto que tengo una entrada del blog completa donde explico por qué no uso esos términos y por qué lo escribo así, entre comillas; puedes leerla aquí.

Utilizar la palabra «sobrepeso» es problemática porque parte de la creencia de que hay un peso «correcto», que es ideal y saludable. Mientras que la palabra «obesidad» reafirma el estigma de creer que la gordura es una enfermedad.

Ana Pau Molina

Que une profesional de la salud utilice estos términos en sus publicaciones, en sus diagnósticos o en su vocabulario regular, generalmente nos indica que está desactualizade o que deliberadamente ha decidido perpetuar el estigma de peso en su práctica.

El uso de estos términos también aplica para la forma en la que le especialista comparte su experiencia y certificaciones. Por ejemplo, si tuviera una especialidad en Obesidad y Trastornos de la Conducta Alimentaria es innecesario continuar replicando el término «obesidad».

2. ¿Usa narrativas sobre «alcanzar tus objetivos»?

Esta narrativa es común en los perfiles de profesionales de nutrición o de entrenamiento deportivo. «¡Te ayudo a conseguir tus objetivos!» «No pierdas de vista tus objetivos». Estas expresiones son una forma de hablar sobre la modificación corporal (que muchas veces es pérdida de peso o aumento de músculo) y es una visión centrada en la apariencia del cuerpo.

Más allá de una inseguridad: la gordofobia como violencia sistémica

Cuando une profesional de la salud habla del cuerpo de esta forma, está perpetuando la idea de que el cuerpo es un «proyecto» que puedes (y debes) modificar para que quepa en algún estándar que sea visible.

PUBLICIDAD

Sin embargo, aunque esos mensajes son una excelente forma de vender están cargados de estigmas y además no promueven hábitos sostenibles de salud.

3. ¿Habla del cuerpo como un mérito?

Existe una creencia equivocada de que nuestros cuerpos son un mérito, es decir, quien tiene un cuerpo aceptado y reconocido por la sociedad es porque se ha esforzado por tenerlo y, quien no lo tiene, no se ha esforzado y podría estar haciendo más.

Esta creencia es equivocada. Los cuerpos son distintos porque así funciona la diversidad humana. Las personas (delgadas y gordas) son así por muchísimos factores que están fuera de su control (entre ellos, uno de los más potentes es la genética).

Los cuerpos son distintos porque así funciona la diversidad humana. Las personas (delgadas y gordas) son así por muchísimos factores que están fuera de su control (entre ellos, uno de los más potentes es la genética).

Ana Pau Molina


Algunes profesionales de la salud usan términos como el esfuerzo y el sacrificio cuando hablan sobre los cuerpos. Hablan de que, para tener un cuerpo «saludable» (o sea, delgado), hay que esforzarse y hacer sacrificios. Este pensamiento está completamente alineado con el estigma de peso, porque nos hace creer que, entonces, las personas que se mantienen gordas «no se esfuerzan» (por ende, son flojas o no les importa su salud).

4. ¿Atribuye la gordura a una «desviación»?

Muches profesionales hablan de la gordura «sin estigma» (o sea, con estigma) diciendo que entienden que las personas gordas no somos gordas porque queremos, sino que es un tema «multifactorial» que «se tiene que abordar de forma multidisciplinaria». Entonces, empiezan a decir, básicamente, que hay que buscar dónde se «desvió» esta persona, porque no es normal que sea gorda.

PUBLICIDAD

Igual que en el punto anterior, hay que recordar que la gordura es parte de la diversidad humana. Así como hay personas más altas y más bajas, o personas más blancas o más negras, hay personas gordas y delgadas. Por eso, buscar dónde salió «mal», es estigmatizante (como pensar que algo tuvo que haber salido mal para que una persona naciera negra). La búsqueda por un problema hormonal, emocional o fisiológico que «justifique» que alguien sea gorde es estigmatizante en sí mismo (por ejemplo, cuando dicen que si «sanas tus traumas de la infancia, adelgazarás»).

Así como hay personas más altas y más bajas, o personas más blancas o más negras, hay personas gordas y delgadas.

Ana Pau Molina

Espero que, a través de este artículo hayas podido aprender algunos detalles a los que hay que poner atención cuando elijas si quieres o no atenderte con une profesional de la salud. La idea es que vayas desarrollando más pensamiento crítico y que puedas, eventualmente, identificar tú sole al engaño gordo en el ambiente de cuidado de la salud.

Recuerda que tu salud mental y física es tuya y de nadie más. Busca profesionales que te hagan sentido y que vayan de acuerdo a tus valores y creencias, porque eso hará que las recomendaciones te hagan sentido y te ayuden a alcanzar la verdadera salud.

Compartir