Depilación genital: ¿en serio es necesario hacerlo por higiene?

Tener o no vellos es una decisión personal, sin embargo, hay muchos mitos que influyen en la decisión. Por ejemplo, la creencia de que la depilación genital es una cuestión de higiene.

Recomendado

Así decidí dejar crecer mi vello corporal: una viñeta de Dersdepanian

Por: Michelle Dersdepanian Esta pandemia ha hecho que nos cuestionemos...

Mi pelo, mi revolución: 3 mujeres que aman su vello corporal

Parece absurdo pero es verdad, el vello corporal de...

Mis axilas oscuras me preocuparon toda la adolescencia… así lo dejé ir

Existen decenas de remedios para las axilas oscuras, desde...

Una vella cuarentena: cuando nuestro cuerpo nos confronta

Una vella cuarentena es un proyecto de Instagram que...

Compartir

Aunque cada vez más mujeres* muestran con normalidad y orgullo los pelitos de su cuerpo, aún persiste la creencia de que los vellos son antihigiénicos —especialmente los de la zona genital y axilas— y que van en contra de los estándares de belleza. Por eso, hablemos de depilación genital.

Si bien depilarse o no es una decisión sumamente personal, no se puede negar que la mayoría de los mensajes a nuestro alrededor estigmatizan los vellos corporales… especialmente los de las mujeres. Y hay toda una industria alrededor de ello: rastrillos, ceras, cremas depiladoras y láser.

Una cartita de amor a nuestro vello corporal

Además, la industria pornográfica (y el patriarcado) ha difundido el imaginario de que una vulva lampiña es más estética e higiénica. 🤔

Un poco de historia: de dónde viene la idea de que la depilación genital es higiénica

La idea de que las mujeres deben utilizar la depilación genital no es nueva. En Egipto, por ejemplo, hombres y mujeres se retiraban todo el vello corporal, incluido el de la zona genital, porque eso significaba limpieza y pureza.

depilación genital

En la Grecia antigua, cuyas esculturas antropomorfas han sido consideradas como el ideal estético, mientras los hombres eran representados con vello púbico, las mujeres no. Eso sí, todx con cuerpos delgados, rasgos faciales finos y músculos marcados.

Mi pelo, mi revolución: 3 mujeres que aman su vello corporal

En dichas épocas, un cuerpo libre de vellos y suave se consideraba limpio y con mayor estatus, de acuerdo con Victoria Sherrow, autora del libro Encyclopedia of Hair: A Cultural History.

La práctica moderna de la depilación corporal tuvo un auge durante la Segunda Guerra Mundial, cuando las mujeres comenzaron a depilarse las piernas ante la escasez de medias, según el libro Plucked, de Rebecca M.Herzig, profesora de estudios de género y sexualidad.

Más recientemente, en los años 90, al mismo tiempo del boom de la pornografía en internet surgió el depilado brasileño, el cual implica eliminar todo el vello púbico de la parte de abajo y dejar un poquito al frente, generalmente con forma de triángulo.

Así que el origen de la depilación es una combinación de varias creencias, que los pelos son antihigiénicos y que un cuerpo depilado es más bello e incluso atractivo sexualmente. Lo cual, amix, es falso.

Pero los pelitos de la zona genital tienen una función

La doctora Fabiana Taul, especialista en Ginecología y Obstetricia, explica a Malvestida que la idea de depilación, sobre todo en las mujeres, como símbolo de higiene, «no tiene nada que ver con lo que es saludable, sino que va más por una cuestión de mandatos patriarcales».

depilación genital

Los vellos corporales, como los de la zona genital, tienen una función. En el caso del vello púbico, está ahí para protegernos de diferentes irritantes con los que estamos en contacto.

«Su función principal es proteger a la vulva y la vagina de infecciones, alérgenos e irritantes con los que tenemos contacto de forma permanente», menciona la Ginecobstetra Yoalli Palma.

Guía de fluidos vaginales: te explicamos qué es lo que sale de tu vagina

La doctora Fabiana agrega que los vellos contribuyen a mantener el microambiente que tenemos en nuestros genitales, así como una protección contra la fricción de la ropa o de actividades como montar bicicleta.

Al tomar la decisión de retirar el vello púbico

Aunque, como ya dijimos, la depilación es una decisión personal, la recomendación de especialistas de la salud es no hacerlo porque podría causar diferentes efectos secundarios, como lo siguientes, de acuerdo con las doctoras Fabiana y Yoalli:

  • Picazón, que a veces puede ser intensa.
  • Cortes si se hace con rastrillo o quemaduras si es con cera.
  • Sarpullido, protuberancias o vello encarnado.
  • Dermatitis por contacto.
  • Mayor riesgo a contraer o transmitir infecciones virales

«Ginecológicamente no es recomendable depilarlos. Hay mujeres que así lo deciden porque se sienten más cómodas (…) Es frecuente que las mujeres que se rasuran tengan diferentes dermatitis porque la piel se inflama después de estar irritándola de forma constante con el rastrillo», comenta la doctora Yoalli.

Ahora, si ya decidiste depilarte la zona genital, lo más recomendable es hacerlo con láser, en segundo lugar con rastrillo y hasta el último con cera o cremas, pues son las que más irritan y elevan el riesgo de una infección en la piel, dice con la doctora Fabiana.

De cómo cuidar nuestros genitales con amorcito

Ya sea que decidas dejar o retirar los pelitos de tu zona genital, acá van unos consejos para cuidar tu vulva y vagina como merecen, con mucho amor, a partir de los que nos dijeron las doctoras Yoalli y Fabiana.

Necesitamos ver más pelitos en los comerciales y medios

  • Debe lavarse de forma diaria. Se recomienda que solo sea con agua, en caso de sentir que no es suficiente o si eres una mujer con demasiado flujo, se pueden utilizar jabones dermatológicamente aprobados, es decir, los que no tienen fragancias.
  • No metas ningún producto en tu vagina que no haya sido autorizado por un especialista.
  • Evitar la ropa ajustada.
  • Evita la ropa interior que no sea 100% algodón.
  • Es importante no utilizar pantiprotectores diarios.
  • Evitar tampones, toallas y papel higiénico con fragancia.
  • Si tienes mucho flujo, es importante cambiar más de una vez al día la ropa interior.

Amix, no olvides tus consultas ginecólogicas ante cualquier molestia. ¡Vivan los pelitos!, pero también el derecho y la libertad de decidir sobre nuestros cuerpos.

Compartir