¿De agua, aceite o silicona? Consejos para elegir un lubricante sexual

Elegir un lubricante sexual adecuado es básico para pasarla bien, tanto usando juguetes como con otra(s) persona(s). Te decimos todo lo que tienes qué saber para tener el lubricante adecuado para cada situación.

lubricante sexual
Imagen. Lubricante For All Folks

Amigue, la lubricación en el sexo es amor. Sentir que las cosas resbalan con naturalidad potencia nuestras experiencias, ya sea a solas o en compañía. Por eso hoy te traemos algunos consejos para que sepas qué lubricante sexual elegir.

Hay quienes piensan que SOLO es necesario usar un lubricante sexual cuando el cuerpo no produce suficiente de forma natural o para tener sexo anal, pero la realidad es que cada vez hay más y mejores opciones de lubricantes que pueden ofrecernos sensaciones novedosas.

Consejos para elegir un lubricante sexual

Además de los lubricantes naturales que produce el cuerpo –como pueden ser fluidos, sangre menstrual o salivita– añadir un lubricante extra a tu práctica sexual te permite experimentar un mundo de sensaciones.

Como nos cuenta Estíbaliz Zeberio, de la marca For All Folks, “Es una forma de mejorar nuestras relaciones sexuales, de cambiarlas, jugar, sentir diferente y probar cosas nuevas”.

Y lo mejor es que hoy en día puedes encontrar lubes que incluyen ingredientes buenos para tu cuerpecito y genitales. “El lubricante For All Folks, aparte de ser base agua, contiene extracto de caléndula, una planta que entre muchos de sus beneficios se destaca que es antinflamatoria, regenerativa y antiséptica”, explica Estíbaliz.

También hay lubricantes con ingredientes que pueden hacer que tus orgasmos se sientan más intensos.

El lubricante de la marca mexicana Babe Blue, por ejemplo, incluye romero, canela, jengibre y clavo, que son plantas conocidas por sus propiedades afrodisíacas.

También tienen uno con CBD que puede dar una mayor sensación de relajación, además de incrementar el placer y el flujo sanguíneo. ¡¡Queremos 10 para llevar, PARFAVAR!!

Ahora sí, ¿cómo elegir tu primer lubricante sexual?

Acá te contamos sobre los más comunes en el mercado.

Lubricante base agua

La ventaja de un lubricante base agua es que es todo terreno, pues puede usarse con todo tipo de condones y juguetes sexuales. Además, como suele tener una textura más acuosa que otros, no tendrás problema para limpiar tus sábanas.

Si eres principiante en el mundo de los lubes, esta es una buena opción, pues aunque los lubricantes base agua pueden llegar a secarse un poco más rápido que otros, esto depende muchísimo de la marca que elijas. Y siempre está la opción de aplicar más, según lo vayas sintiendo.

Como nos explicó Estibaliz de For All Folks, “Es un tema de gustos y adaptación. Puede que sea un poco prueba y error hasta encontrar aquel con el que te sientas más comodx. Nuestro lubricante tiene una textura muy similar a la lubricación natural y el cuerpo lo absorbe como si fuera crema. Es cero pegajoso y no sientes que tienes algo externo a ti”.

lubricante base agua for all folks
Imagen. For All Folks

Lubricante base aceite

Los lubes con base aceite tienen varios beneficios. De entrada suelen ser más resbalosos y duraderos que otros, además de que muchos están creados con ingredientes 100% naturales.

En el caso de la marca mexicana Babe Blue, todas las plantas que incorporan en sus productos son libres de agroquímicos y pesticidas. Así que pura cosa buena para tu cuerpecito.

Otra cosa chida de los lubricantes base aceite es que por sus propiedades hidratantes puedes usarlos para dar un masajito sensual en todo el cuerpo. Eso sí, probablemente tendrás que darle una buena lavada a tus sábanas después.

Algo importante respecto a los lubricantes base aceite es que no se llevan muy bien con el látex, ya que pueden debilitarlo y romperlo. No se recomienda usarlo con condones o juguetes que tengan este material, así que mejor opta por preservativos de poliuretano.

Imagen. Babe Blue

Lubricantes con siliconas

A menudo comparados con un efecto de “seda”, los lubricantes con siliconas suelen ser más duraderos, por lo que no tendrás que aplicarlo varias veces.

También son los más recomendados para usar bajo el agua o en la ducha, pero cuidado de que no caiga en el piso porque son MEGA resbalosos.

Los lubricantes a base de siliconas sí son compatibles con los productos de látex, como condones, pero no deben usarse con juguetes sexuales de silicón.

¡Algunos consejos extra!

Siempre que vayas a comprar un lubricante, revisa bien muy sus ingredientes. Es importante que estos sean hipoalergénicos y no dañen el pH de tus genitales. Si eres una persona con mucha sensibilidad o propensa a infecciones, primero consulta con tu ginecóloga/o cuál sería la mejor opción para ti. 

Por último, no te olvides de disfrutar y hacer lo que se sienta bien para ti. Como explican Martín y Mariela, fundadores de Babe Blue, “usa tu intuición y no tengas miedo a experimentar. Muchas veces nos preguntan cuánto lube se necesita y realmente es algo personal, que depende más de una cuestión de gustos y de qué actividad se esté realizando”.