¡Existe un lubricante de cannabis! 5 mujeres lo probaron y nos contaron sus experiencias

lubricante de cannabis
Fotos. Diana Cabellero para Malvestida

Amigues, este es un GRAN momento para vivir; una época en la que cada vez hay más libertad para hablar sobre sexualidad, así como mayor acceso a productos que nos ayudan a incrementar y diversificar nuestras experiencias eróticas. Por ejemplo: el lubricante de cannabis.

En Malvestida nos encanta intentar cosas nuevas, así que cuando una de las chicas de nuestro equipo descubrió la existencia de este maravilloso producto desató una reacción en cadena de recomendaciones y halagos. Tanto, que pusimos a varias mujeres a probarlo.

¿De qué está hecho el lubricante de cannabis?

El lubricante que pusimos a prueba es 100% natural y está hecho con aceite de coco infusionado con cannabis. Algunas chicas probaron uno que además contiene jengibre.

Por un lado, las propiedades del jengibre hacen que se sienta un cambio de temperatura de inmediato y que haya mayor irrigación de sangre. Por el otro, el cannabis ayuda a sensibilizar el área genital y que todo se sienta mucho más intenso que de costumbre.

Algunas cosas a considerar

Al ser un producto hecho con base aceite –en vez de base agua, como otros lubricantes– no se puede utilizar con condones de látex ni productos/juguetes de silicón grado médico, ya que podrían dañarse.

También asegúrate de consultar con tu ginecóloga/o antes de probar este tipo de productos y de que el ingrediente activo sea legal en tu país.

lubricante de cannabis

Los testimonios

“Mi vulva está high»

La primera vez que usé el lubricante de cannabis con jengibre fue un día que andaba súper sensible y con ganas de tocarme, así que me tiré sobre la cama, apliqué el aceite sobre mi vulva y me di rienda suelta.

De verdad ha sido de las mejores –y más largas– masturbaciones que he tenido en mi vida. Todo se sentía mucho más intenso que de costumbre y el simple hecho de rozar mi labia con los dedos era algo delicioso.

Esa misma noche tenía una cena con un amigo, así que aproveché que todavía tenía el efecto del lubricante y me fui así al restaurante. Fue muy loco porque cosas súper comunes como subirme al taxi o cruzar las piernas se sentían increíbles, tanto, que cuando mi amigo me preguntó que por qué andaba tan sonriente tuve que confesarle: “mi vulva está high en este momento”.

lubricante de cannabis

“Más que suficiente”

El lubricante que probé fue de cannabis con jengibre. Al principio me sentía nerviosa y muy ansiosa, pero me lo coloqué en lo que veía una serie y momentos después comenzó a hacer efecto.

En un promedio de 2 minutos mi vulva comenzó a sentirse súper sensible, calientita y repleta de una sensación de cosquilleo que me encantó (supongo que por el jengibre).

Así fue como comencé a moverme, sin tocarme, solo con le propósito de sentir la cantidad inmensa de sensaciones en mi vulva al mover las piernas.

Después de un rato de experimentar con esos movimientos decidí masturbarme solo con las manos (algo que para mí suele no ser suficiente) y sentí cosas que nunca había sentido. Esta vez masturbarme solo con las manos fue más que suficiente.

lubricante de cannabis

“Todo un ritual”

Probar el lubricante de cannabis fue todo un ritual, desde poner el set (música, mood y todos los accesorios necesarios) para poder darme el momento de disfrute y autoamor para esta nueva experiencia de la que ya me habían hablado.

Su olor y textura es agradable, primero jugué con el líquido en mis manos, luego lo probé en mi vulva y jugué un rato con mis dedos. Después de unos 15 min empecé a sentir un cosquilleo, distinto a cuando uso un lubricante sencillo, sentí más intenso las sensaciones y prolongó poco más mi orgasmo.

lubricante de cannabis

“Con todo y masajito”

Para ser honesta nunca había utilizado un lubricante para masturbarme.

Lo utilicé primero como relajante muscular y funcionó. Lo recomiendo acompañado de un buen masaje. Después lo probé en mi vulva y sí logré sentir un juego diferente. Decidí usarlo un día casual para hacer cosas en la casita y fue una experiencia muy agradable y diferente.

“Sola o en pareja”

Yo primero me puse el aceite en los labios para ver qué se sentía y me sirvió muchísimo para la resequedad.

Como lubricante lo usé tanto sola como en pareja. Sola me lo puse y salí a la calle a hacer mis actividades normales y sí logré sentir rico. En pareja me gustó mucho, ya que siento que es un lubricante súper natural, aparte de que huele deli.