“La masturbación es una forma de amor propio”: adiós a Betty Dodson

Te platicamos sobre el legado de la artista y sexóloga Betty Dodson, quien murió a los 91 años y nos enseñó tanto sobre el poder los orgasmos como autoconocimiento.

Betty Dodson
Foto. Newcherrybomb, CC BY-SA 4.0 vía Wikimedia Commons

Los talleres de eyaculación femenina, la idea de que podemos aprender de nosotras mismas a través del placer. La masturbación y los orgasmos no como “pobre sustituto” del sexo con una pareja sino como una herramienta invaluable. Todo eso se lo debemos a Betty Dodson.

Esta sexóloga y artista comenzó su carrera como autora y facilitadora de talleres en los 70 y falleció el pasado 31 de octubre, a los 91 años. Fue una pionera del feminismo prosexo y nunca dejó de ser relevante. Por ejemplo, la puedes ver en la serie The Goop Lab, en Netflix, enseñándole a Gwyneth Paltrow a hacer ejercicios que pueden desencadenar un orgasmo. 

Carlin Ross, su socia, explicó en un video que habrá una exposición de su arte en el Museo del Sexo y que se podrá visitar por dos años, para que todas las personas que quieran verla puedan asistir.

También dijo “cuando alguien así se va, deja un espacio. El mundo es un mejor lugar porque Betty Dodson estuvo en él, así que continuaré el trabajo (…) Fue una de las mejores personas que he conocido”.

Los talleres Bodysex

Entre las muchas contribuciones de Betty al conocimiento de la sexualidad y la vulva están los talleres Bodysex. De acuerdo con su página, se enfocan en “superar la imagen corporal negativa y la ansiedad alrededor del placer”.

Antes de Covid, estos talleres se hacían en persona (ahora son virtuales) y sin ropa, pero el objetivo no es sexual: “Betty los desarrolló usando el modelo de toma de conciencia de la segunda ola del feminismo, en el que las mujeres se reúnen para compartir sus experiencias en primera persona”.

En Bodysex, grupos de alrededor de 10 mujeres hablan de sus vivencias y se masturban juntas, con los dedos y con vibradores. 

Platicamos con la Dra. Fabiola Trejo, quien fue alumna de Betty y ahora es facilitadora de Bodysex, para que nos cuente cómo fue su experiencia:

“Yo asistí a Bodysex como una mujer más, curiosa por encontrarme y descubrir el potencial sanador de mi placer y mis orgasmos. Después de esa experiencia, supe que quería hacer eso toda mi vida.  

Fue el acto más revolucionario de amor a mí misma que he emprendido. Lo que aprendí de Betty Dodson me impulsó para enfocar mi trabajo y mis investigaciones en el placer. Pero, más importante aún, sus enseñanzas salvaron mi vida (como se lo dije muchas veces), al descubrirme a mí y el potencial que el placer tiene para amarme y sanarme de las violencias estructurales a las que todas las mujeres hemos sido expuestas”.

Betty Dodson y la revolución de la masturbación

Betty Dodson estuvo casada por seis años. Al divorciarse en 1965, buscó el autoconocimiento sexual: participó en orgías con hombres y mujeres y creó arte erótico. Después decidió dedicarse a la educación sexual, enfocada en la masturbación.

Su primer libro, publicado en 1974, fue Liberating Masturbation, pero el segundo, Sex for One: The Joy of Selfloving (1987) fue el que la hizo famosa. Después publicó un libro sobre los orgasmos en pareja (Orgasms for Two: the Joy of Partnersex, 2002) y varios en colaboración con Carlin Ross. 

Fabiola nos comparte esto sobre su legado:

“Puedo asegurarte que la mayoría de la información sobre sexualidad femenina con un enfoque en equidad, placer y liberación de la época moderna está basada en su trabajo, aunque muchas veces no es nombrada.

Por eso es importante que con nuestro actuar continuemos abrazando el placer y demandando equidad de orgasmos, para así dignificar su labor de vida. Me cuesta escribir esto sin llorar, pero continuar su legado con ética, llevando su mensaje de placer a toda mujer que esté dispuesta a escuchar, es lo mejor que podemos hacer para mantenerla viva. Celebremos su vida con orgasmos autónomos”.

Frases de Betty Dodson

Sobre los orgasmos:

“Los sonidos son más guturales, más profundos y animales. Las piernas tiemblan, todo el cuerpo tiembla. Nunca he visto eso en la pornografía (…) Los hombres quieren el orgasmo del porno. Es su ego, quieren ver el efecto que tienen en una mujer (…) Un orgasmo real es algo que, sin importar de dónde viene, una mujer toma para ella misma”.  (en entrevista con el NYT)

“Aunque venga de un amante, una bañera, un osito de peluche, un dedo, una lengua o un vibrador, un orgasmo es un orgasmo.”

“Tener un orgasmo con una nueva fantasía es tan bueno como tener sexo con una persona nueva. A veces es más candente. Las personas pueden ser impredecibles, pero siempre puedo contar conmigo misma”.

Sobre la masturbación

“La masturbación es una meditación en amor propio. Muchas personas vivimos afligidas por el autodesprecio, la imagen corporal negativa y vergüenza y confusión sobre cómo funcionan nuestro cuerpo y nuestro placer. Recomiendo una intensa aventura amorosa contigo misma”.

“Estamos aquí para el placer, no para el sufrimiento”.

“La masturbación es nuestra primera y más natural actividad sexual y, si la inhibimos o dañamos, sufrimos toda nuestra vida”.

“Antes estaba convencida de que la masturbación llevaba al sexo, pero ahora sé que la masturbación es sexo. La próxima vez que alguien te pregunte ‘¿Cuándo tuvo su primera experiencia sexual?’, debería responder que su primer contacto con el sexo fue la masturbación.”

“La energía sexual y la creativa son parte de la misma fuerza vital que nos atrae, como el calor de un verano o la luz de una luna llena. Todas las personas con las que he hablado de forma íntima me han dicho que la masturbación es importante para su proceso creativo. Tomarte un break de orgasmo puede ayudar en diferentes maneras: aumenta mi energía cuando está baja, me relaja cuando estoy muy tensa o limpia las telarañas mentales para que pueda resolver un problema. Sobre todo, uso los breaks de orgasmos para iniciar una ronda de trabajo creativo con energía renovada”.