Amigue, ¡llóralo! Qué es la felicidad tóxica y por qué hay que evitarla

Está bien no estar bien. La felicidad tóxica es un tipo de felicidad que no nos deja avanzar ni procesar.

felicidad tóxica
Foto. Rawpixel

“Todo estará bien”. Es una de las frases que más he dicho y que más me han dicho en esta crisis. La verdad es que no sabemos cómo estará todo y si queremos que esté bien, nos toca poner mucho trabajo para lograrlo.

Es natural tratar de hacer sentir mejor a una persona que está sufriendo, ya sea porque no logra conseguir trabajo, porque tiene problemas de salud o por… todo lo que está pasando en el mundo este año. 

Sin embargo, forzarnos a ser positivas no siempre es posible ni la mejor reacción. Se vale que sintamos nuestros sentimientos y aceptemos que a veces las cosas simplemente apestan.

Qué es la felicidad tóxica

Profesionales de la salud llaman felicidad tóxica o positividad tóxica a esa obligación de estar siempre felices o de ver siempre el lado bueno de las cosas, evitando así procesar lo que realmente sentimos.

Seguro has notado que si evitas pensar en un tema que te incomoda, eso solo hace más grande y más importante al sentimiento o situación, como dice el Dr. Konstantin Lukin en Psychology Today:

“Mientras tú estás en este ciclo, las emociones se hacen más grandes y significativas conforme menos las procesas. Y esta actitud simplemente no es sostenible. Por nuestra evolución, los humanos no podemos programarnos para sentirnos solo felices”. 

Otra especialista, la Dra. Allison, creadora de Simplified Psychology, agrega que cuando le pedimos a la gente que adopte esta actitud de felicidad 24/7 estamos negando sus experiencias vividas, lo que genera un distanciamiento:

“La positividad tóxica es sofocante y manda un mensaje sutil pero claro de que no hay espacio para el dolor, para las cosas difíciles de la vida. Invalida emociones y nos deja sintiéndonos solas y aisladas”.

En una relación así, no puede haber verdadera intimidad, porque estamos ocultando una parte enorme de quienes somos: lo que nos duele.

Siente tus sentimientos

Una vez leí en un blog: “no hay que tener sentimientos acerca de nuestros sentimientos”. Yo lo interpreté como que no es necesario sentirnos culpables por estar tristes o enojadas, porque entonces vamos a tener que lidiar con dos cosas y no solo con una.

Sentir nuestras emociones negativas, procesarlas y dejarlas ir es una parte básica de ser personas en este mundo. La frustración, el enojo y la indignación nos pueden llevar a generar cambios positivos tanto en nuestra vida personal como en la sociedad, pero si no nos permitimos sentir, no llegaremos a soluciones a largo plazo.

La Dra. Allison recomienda que el antídoto para la felicidad tóxica son el consuelo, la compasión, la validación, el aliento. No tenemos que tirarnos al suelo a llorar con la persona que nos cuenta sus penas, pero sí ser un buen hombro en el que nuestras personas queridas se puedan apoyar. 

Y cuando seamos nosotras las que están en el piso, se vale que pidamos lo mismo. Que se reconozcan nuestras vivencias para que así podamos avanzar.