Vestir como una “chica de la pradera” está de moda

vestido de la pradera
Foto. Batsheva

Heidi (la niña animada de los Alpes) estaría orgullosa.

El trailer de la nueva versión de Mujercitas, ahora dirigida por Greta Gerwing, no sólo trajo de vuelta la icónica novela de Luisa May Alcott, también puso los reflectores en el famoso ‘vestido de la pradera’, ese con estampados florales o a cuadros, cuello alto, falda larga, volantes y aspecto vintage. Definitivamente, estamos viendo una tendencia que vuelve.

El vestido de la pradera no viene de un solo periodo histórico, sino que es un “regreso” a varias épocas. Se usó en la América rural del siglo XIX, pero también tiene una mezcla de tintes victorianos, de la posguerra y hasta del viejo oeste con reminiscencias de los años 40 y 70… Sin embargo, en las últimas décadas se había dejado de lado y se asociaba con un estilo más de abuelita o para disfraz de Halloween.

De la pradera a la ciudad

La diseñadora galesa Laura Ashley fue la primera en construir un imperio comercial en 1970 con estos vestidos de telas románticas y femeninas, pero fue Batsheva Hay quien regresó este vestido a las pasarelas con un giro muy subversivo y original.

Batsheva era una abogada neoyorquina que decidió renunciar a las leyes para seguir su sueño en la industria de la moda, su inspiración son “las abuelitas de su barrio” en Manhattan, pero también tiene una influencia muy fuerte de la vestimenta judía ortodoxa, religión que practica.

View this post on Instagram

My childhood friend @kelseybennett333 shot this

A post shared by Batsheva (@batshevadress) on

“Sus colecciones se parecen a esos vestidos de fiesta que deseabas ponerte cuando tenías seis años o a la ropa que usan los personajes de tu libro favorito”, compartió la actriz y escritora Lena Dunham sobre Batsheva.

La diseñadora rescata la nostalgia del vestido, pero le imprime un tinte muy moderno y hasta kitsch. Además de Lena, actrices como Natalie Portman, Amandla Stenberg, Elle Fanning  y Naomi Watts, son seguidoras de la marca.

Cuestión de gustos

Revistas de moda como Harper’s Bazaar y Teen Vogue definen esta prenda como una de las tendencias fashionistas más grandes del año.

Si bien el estilo ha tenido muchas actualizaciones modernas, aún conserva el mismo tono romántico y bohemio que ha tenido cada vez que resurge.

“Los vestidos de la pradera arman un look completo con una sola pieza. Una vez que te pones uno, habla por sí mismo. Usarlos me recuerda a tiempos más simples, cuando todo lo que quería era usar algo bonito”, explicó Linday Peoples, editora de Teen Vogue, en un artículo para The Cut

Un vestido de la pradera a tu medida

La ventaja de este vestido es que lo puedes transformar y usarlo según tu estilo, pues va bien con sandalias formales, pero también con zapatillas cerradas, botas tipo grunge, botines y hasta con tenis.

Seguramente encuentras uno ideal para ti en alguna boutique vintage de tu ciudad o en tiendas más comerciales como Zara o Mango.

Qué opinas del vestido de la pradera, ¿te animarías a agregar uno a tu clóset?