Ya existe un nuevo anticonceptivo para hombres, aunque hay un gran ‘pero’…

anticonceptivo para hombres

Foto. Adriana Velásquez

Entre muchos de los dilemas existenciales que tenemos las mujeres está la pregunta de: ¿por qué no hay anticonceptivos para el hombre? Vale, que está el condón y la vasectomía, pero nos referimos a métodos hormonales.

Por mucho tiempo nosotras hemos lidiado con diferentes maneras de cuidarnos: parches, pastillas, inyecciones… Todas entran a nuestro cuerpo y esperamos que cumplan su función, sin saber a ciencia cierta cómo va a reaccionar nuestro organismo. Aún así, con todo y sus efectos secundarios (aumento de peso, acné, cambios de humor, depresión…), seguimos usándolas porque, aunque el embarazo es responsabilidad de dos, pareciera que nosotras al tener más opciones en el mercado adquirimos más responsabilidad en el asunto. Sin embargo, esto podría cambiar en un futuro.

¿Un anticonceptivo para hombres?

Recientemente se probó una inyección masculina que logra evitar embarazos con la misma efectividad que una pastilla anticonceptiva.

Un estudio, patrocinado por las Naciones Unidas y publicado en el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, administró una inyección cada ocho semanas a 320 hombres, de 18 a 45 años, y en relaciones monógamas con mujeres, por un periodo de cuatro años. La inyección tenía 100 mg de una forma sintética de testosterona y 200mg de progestina, lo cual es esencialmente un derivado de las hormonas femeninas progesterona y estrógeno, de acuerdo a CNN.

A pesar de que la iniciativa es muy buena y el 75% de los hombres dijo que sí utilizaría el método anticonceptivo (según informó endocrine.org), el estudió no se completó debido a que los efectos secundarios afectaron a 20 participantes, quienes decidieron abandonar las pruebas.

giphy109

Efectos secundarios

Estos efectos secundarios incluían acné, alteraciones en el estado de ánimo, depresión y dolores musculares… ¡Meh! Algo que para las mujeres no es nada nuevo. Sin embargo, en casos más particulares, el estudio levantó dudas sobre su efecto a largo plazo, ya que después de un año de pruebas, ocho participantes no habían logrado regresar a su estado de fertilidad original. Eventualmente, cinco de ellos lo lograron por completo.

“Se necesita mayor investigación para avanzar en este concepto hasta el punto de que pueda estar disponible para los hombres como un método anticonceptivo”, mencionó el doctor Mario Philip Reyes Festin, uno de los responsables del estudio.

“Aunque las inyecciones fueron efectivas para reducir la tasa de embarazos, la combinación de hormonas necesita seguir siendo estudiada para lograr un buen balance entre eficacia y seguridad”.

Un primer paso…

Así que por ahora los hombres tendrán que seguir utilizando los métodos disponibles para ellos, y las mujeres seguiremos haciendo malabares para encontrar el anticonceptivo que se ajuste mejor a nuestro estilo de vida sin sacarnos de balance… cuando menos hasta que este estudio se perfeccione. Al final del día lo importante es que tanto hombres como mujeres compartamos la responsabilidad de una sexualidad saludable y paternidad planificada.