Lo que una computadora descubrió tras hacer 480,000 matches en Tinder

Tinder

A las medidas del ego, que tradicionalmente incluyen desde cumplidos hasta calificaciones, Tinder ha añadido una nueva a la que voy a llamar el match rate. El match rate (me imagino que existe en algún lugar fuera de este artículo) es el número que resulta de dividir el número de matches de Tinder, entre el número de likes dados y multiplicarlo por cien. Para ponerlo más fácil, si yo le doy like a dos personas y las dos me dan like de regreso, mi match rate sería de 100%, mientras que si sólo una me corresponde mi match rate bajará a 50%. ¿Entendido?

Aunque pueda parecer una tontería, el número de matches es tema de conversación en varios foros y (por lo tanto) en la vida real. Este match rate sacado al aire se ha convertido en una forma de calificar con un número, en apariencia objetivo, el atractivo de una persona (o de sus fotos). Reafirmada por su increíble match rate, cada de vez en cuando una desconocida se proclama a si misma “la reina de Tinder” y miles de hombres ríen ante la presunción.

Digo que se ríen porque el match rate no está ni cerca de ser objetivo, al menos no para las mujeres. Según datos publicados por la revista Time los hombres dan like a un 47% de sus prospectos, mientras que las mujeres sólo al 14%. Esto significa que los hombres, en promedio, dan 3 likes por cada like que dan las mujeres e incluso algunos declaran que simplemente dan like a todo lo que pasa por sus pantallas sólo para ver cuantos matches consiguen. Me puedo ir aún más lejos y hablar del ex-trabajador de Microsoft que creó un código para “hackear” Tinder y darle like automáticamente a todos sus prospectos. Bestial. Si estás interesado en hacer lo mismo (espero que no) aquí se describe el proceso.

Obviamente, dada la desigualdad de likes, los perfiles de las mujeres son bastante más populares que los de los hombres. En un estudio de la Universidad Queen Mary de Londres se hicieron varios perfiles reales y no reales de Tinder y luego se usó un software para analizar los datos recaudados. Aquí entra el famoso match rate que mencioné al inicio: los perfiles de las mujeres en el estudio consiguieron un match rate del 10.6% mientras que los de los hombres sólo llegaron al 0.6%. Así que, en promedio, las mujeres deberían tener un match por cada diez veces que mueven el dedo a la derecha. Genial, ¿no?

(Querida lectora o lector, aguántame sólo un par de estadísticas más y prometo ya no volver a mencionar ni números ni ecuaciones.)

giphy-66

La cosa se pone interesante cuando se indaga un poco más; contrario a lo que uno creería, 21% de las veces que hay un match las mujeres empiezan una conversación, mientras que sólo en el 7% de los casos lo hacen hombres. (Sí, 72% de las veces no hay conversación). Parecería que estamos alcanzando la equidad de género, pero no. Explico: las mujeres esperan más de 30 minutos después de un match para enviar el primer mensaje, mientras que la mayoría de los hombres (cuando escriben) lo hacen en los primeros cinco.

Podemos deducir fácilmente lo que ocurre: la mayoría de los hombres dan like indiscriminadamente (los estudios también demuestran que ellos pasan menos tiempo swipeando que ellas), mientras que las mujeres ponen más cuidado al elegir sus prospectos.

Cuando hace match, a la mujer en cuestión generalmente le gusta el tipo mientras que su contraparte masculina sólo “jugaba al Tinder”. La mujer espera que él le escriba y cuando no lo hace, es ella quien escribe. La historia tiene un tinte macabro, no lo niego.

Resulta que depositar tu autoestima en una aplicación de citas, (sorpresa) no es la mejor idea. Mientras que en la primera hora las mujeres tienen un boost de ego, generalmente se llevan una decepción cuando no se encuentran a ningún caballero galante que las invite a dar la vuelta. Por el contrario, muchos hombres inseguros ni siquiera están dispuestos a bajar la app por miedo a quedar en ceros.

Finalmente, voy a dar una recomendación, muy liberal, a todas las usuarias de Tinder: dar like es gratis, háganlo.

Disclaimer: Si crees que me olvidé de la comunidad gay no es así. Lo que pasa es que esto tiene tan poco tiempo que no hay suficientes datos, al menos no en los estudios mencionados.