El amor de tu vida depende de un algoritmo: así funcionan las apps de ligues

algoritmos de app de ligue
Foto. Tinder

Ya sea que busques una relación de pareja seria o solo alguien para pasar unos días (OK, horas), el mundo digital tiene muchas opciones. Los algoritmos de las apps de ligue son los que están detrás de que encuentres (o no) a prospectos.

En México ya tenemos acceso a Tinder, Grindr, Happn, Bumble y, más recientemente, a Facebook Dating, que se centra en quienes sí quieren algo serio. Para promover esto, solo permite mandar texto, eliminando la posibilidad de recibir fotos no consensuadas.

Estas son algunas otras de las diferencias y similitudes entre las apps:

El algoritmo de las apps de ligue es la clave

El algoritmo de las apps de ligue es el conjunto de instrucciones o reglas con las que funciona para darnos un resultado. O sea que de estas reglas depende quién aparecerá en nuestra pantalla.

View this post on Instagram

Hard pass. #gameofthrones

A post shared by Tinder (@tinder) on

El de Tinder revisa tus preferencias y características (edad, religión, altura, grupo, racial, etc.) y ajusta tus posibles matches cada vez que tomas una decisión. En sus inicios, también le daba una “calificación de guapura” a sus usuarios, según cuántas personas les daban swipe right.

En un post en su blog, Tinder asegura que ya no hace esto. Lo que sí hace es ofrecerte la opción de pagar para saltarte el algoritmo y aparecer como opción para más personas.

Hinge funciona más o menos igual y usa el algoritmo Gale-Shapley para reconocer patrones. Así, cuando tú y otra chica tienen interacción con una misma persona, les mostrará una lista similar de opciones. Tal vez esa es la respuesta si a ti y a tu amiga siempre les aparecen los mismos prospectos.

No hay muchas variaciones entre otras apps, aunque todas le ponen sus características específicas. Por ejemplo, Bumble le da el control de los mensajes a las mujeres. No sabemos mucho de su algoritmo, pero el sitio TechJunkie especula que es posible que se “castigue” a quienes siempre dan swipe right, minimizando las probabilidades de tener un match.

Si no estás recibiendo los resultados que quieres, Bumble te permite borrar tu perfil y empezar de nuevo. Como tips, la empresa dice que en tu primera foto debes aparecer sola y que todas tus imágenes deben ser reales, no editadas. También aconseja que le eches muchas ganas a tu perfil y seas muy detallada en tus descripciones.

Otra app que es muy distinta es OK Cupid, la cual usa varios algoritmos que analizan muchísima información, incluyendo preguntas sobre creencias personales, estilo de vida y gustos. Y no solo eso, también evalúa qué tan importante es cada respuesta para ti y cómo te gustaría que conteste tu pareja. O sea, son muchísimas matemáticas dedicadas a que encuentres a quién darle unos besos.

No hay soluciones mágicas

A pesar de toda esta tecnología, las relaciones humanas siguen siendo complicadas. No hay magia (ni ciencia) que pueda garantizarnos un match perfecto.

Los algoritmos de las apps de ligue nos dan acceso a una gran cantidad de prospectos, pero nos toca a nosotras preguntarnos si son la forma que mejor nos funciona para buscar compañía.