PUBLICIDAD

«El arte también es político» y este trabajo de bordado lo prueba

Recomendado

Compartir

PUBLICIDAD

Platicamos con Paulina Cuarón, la artista textil que creó un bordado en el que retrata a las madres buscadoras y que, actualmente, está expuesto en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo en la Ciudad de México.

Por: Frida Mendoza

La frase «¿y si yo lo encuentro qué?» es reconocida en la cultura popular mexicana como una expresión que las mamás usan cuando alguien de la familia busca algo sin encontrarlo. De pronto, se convirtió en un poderoso mensaje plasmado en uno de los bordados de la artista textil, Paulina Cuarón.

Paulina, también conocida como Pau Cuarón en redes sociales, muestra en una de sus piezas de bordado a cuatro mujeres ataviadas con palas, picos y palos excavando en la tela. En México, esa imagen nos es familiar: madres buscando a sus hijas, hijos e hijes desaparecidos.

En México, según cifras oficiales de la Comisión Nacional de Búsqueda, existen más de 94 mil personas desaparecidas y no localizadas, la mayoría de ellas a partir de 2006, durante el sexenio de Felipe Calderón y su «guerra contra el narco».

PUBLICIDAD

En medio de este horror, a lo largo de todo el país, colectivos de familias encabezados principalmente por mujeres (madres, hermanas, primas, esposas) asumieron la responsabilidad de buscarles. Este minidocumental de Animal Político narra la historial del Colectivo Solecito, un grupo de mujeres que encontraron una de las fosas más grandes del país.

Mensajes poderosos en el arte textil

Paulina es mamá de tres niñas. Cada uno de sus bordados fue elaborado mientras cuidaba de ellas.

«Mi arte y la maternidad tienen una relación muy estrecha, siempre van juntas. Yo empecé a bordar para encontrar algo para estar tranquila. No lo puedo separar y siento que se nota mucho eso», dice en entrevista.

El arte textil al que se dedica Pau ha avanzado con el tiempo pues lo que inició como una disciplina para sentirse bien y comunicar sus gustos y luego se convirtió en un trabajo y un medio poderoso para posicionarse políticamente y también como una forma de sustento económico.

Arte en la pandemia: ¿de verdad crear nos salva?

Muchas personas que se dedican al bordado han generado negocios autosustentables donde no sólo se vive del bordado, sino que han formado una comunidad.

PUBLICIDAD

«Admiro mucho a las que han logrado tener una economía autosustentable exigiendo precios justos y creando sus espacios para ir a bordar. Generan sus mercerías, recuerdo que con el inicio de la pandemia y el cierre de negocios entre ellas empezaron a conseguir y vender aros e hilos. Tiene un poder muy grande. Cada vez se hace esto más grande y se ve lo bonito y lo importante que hay en el bordado. Admiro eso de la comunidad».

Junto al poder de la comunidad también está el de la política que se hace a través del arte.

«Contar lo que pasa a nuestro alrededor a través del arte es algo muy hermoso y poderoso. El arte ya no va solo de la belleza o lo estético sino que al fin y al cabo el arte es político», dice.

Maternar a través de la mirada de artistas diversas

Paulina forma parte de del grupo de 36 artistas que participan en la exposición Maternar: Entre el síndrome de Estocolmo y los actos de producción, que está dipinible en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo y que estará exhibida hasta junio de 2022.

«Desde el nombre suena muy fuerte, y todo va como una crítica social hacia las condiciones en las que las mujeres maternamos -agrega-. El síndrome de Estocolmo no señala como captor a los niños, sino que el captor es el sistema patriarcal en el que se nos obliga a cumplir con todos los roles en el que se desvaloriza el trabajo de las madres y las labores de cuidado; la realidad es que sin labores de cuidado y maternando, no hay economía que resista».

PUBLICIDAD

7 lugares con plantitas, arte y café en CDMX

La falta de condiciones dignas para las labores de cuidado como espacios para lactancia y una crianza en la que participen todes también forman parte de su trabajo en la colectiva de Madres Desobedientes -nombre inspirado en el libro de Esther Vivas– en la que participa.

«Mi trabajo dentro de la colectiva de madres desobedientes también se nota, buscamos visibilizar a las madres que pasan por esta situación de tener que cumplir con todas las expectativas. Mi yo madre y artista se contemplan mucho», finaliza.

Compartir