Por una maternidad feminista, colectiva y desobediente

Si lo personal es político, la maternidad también. En este texto, Esther Vivas —autora de ‘Mamá desobediente. Una mirada feminista a la maternidad’— nos cuenta por qué es urgente repensar un mundo que reconozca el valor social, político y económico de la maternidad y las labores de cuidado.

Ilustración de Eréndira Derbez para la portada del libro Mamá desobediente. Una mirada feminista a la maternidad’

Por: Esther Vivas

Si tomamos el principio feminista de que lo personal es político, el reto consiste en politizar la maternidad en sentido emancipador.

No se trata de idealizar el hecho de ser madre, sino de reconocer el valor valor social, político y económico de la maternidad, el cual ha sido negado por esta sociedad patriarcal y productivista. Así lo planteo en el libro Mamá desobediente. Una mirada feminista a la maternidad, publicado recientemente en México.

Ser madre y feminista no parece fácil, pues la maternidad carga con una pesada losa de abnegación, dependencia y culpa, ante la cual las feministas históricamente se han rebelado.

Maternidad: malas madres, madres disidentes y crianza en tribu

Sin embargo, este rechazo necesario a la maternidad bajos los parámetros del patriarcado terminó con una relación tensa y mal resuelta con la maternidad en sí, incluso cayendo en cierto discurso antimaternal y antirreproductivo.

Por eso es necesario diferenciar como bien dijo la activista y ensayista estadounidense Adrienne Rich entre la institución maternal impuesta y la experiencia materna libremente elegida.

Maternidad feminista y antipatriarcal

El desafío, desde una perspectiva feminista, reside en acabar con la primera y liberar la segunda, lo que implica una confrontación constante con las normas sociales establecidas.

El problema no es la maternidad en sí misma, sino el sentido en que el patriarcado la define, impone y restringe.

Las mujeres y personas con capacidad de gestar conquistamos el derecho a no ser madres, a acabar con la maternidad como destino, ahora deberíamos poder decidir cómo queremos vivir esta experiencia, al margen de las imposiciones y limitaciones del sistema.

Ni madres sacrificadas, que tienen como fin único cuidar a sus hijes, ni supermamás siempre disponibles para el mercado de trabajo. Es contra estos ideales inasumibles que es necesario rebelarse y desobedecer.

Imaginar otras maternidades (en colectivo)

Se trata de tomar conciencia de cómo unas prácticas tan relevantes para las sociedades humanas y en las cuales las mujeres y personas gestantes tenemos un papel fundamental, como gestar, parir y amamantar, han sido relegadas a los márgenes. Es urgente valorarlas y visibilizarlas pública y políticamente.

Al mismo tiempo, es necesario señalar que la maternidad no es solo una responsabilidad individual, sino que se trata de una responsabilidad social y colectiva. Y lo debe ser en el marco de un proyecto social emancipador.

Otras maternidades solo serán posibles en un nuevo modelo de sociedad que coloque en el centro a los cuidados.

De aquí que sea tan importante no solo apelar a una maternidad feminista y a un feminismo que incorpore a la maternidad, sino trabajar para conseguir cambios en el mercado de trabajo, los servicios públicos, la institución familiar, en el modelo de reproducción social.

Que ser madre no sea una quimera ni un privilegio, sino un derecho.