Por qué hablar de masturbación con mis amigas fue tan liberador

Hablar sobre masturbación te hace sentir empoderada, acompañada y comprendida, y a pesar de que siempre nos han dicho lo contrario, es algo que todas deberíamos hacer.

hablar de masturbación

¿Cada cuánto te masturbas?, ¿crees que caes dentro de «lo normal» o que «te pasas»? Según un estudio publicado en el libro Women on Sex, 4 de cada 5 mujeres se masturba frecuentemente. Este dato a mi me sorprende porque por muuucho tiempo pensé que era la única mujer que lo hacía. Es en serio. 

La verdad es que hasta hace un año, nunca había hablado con mis amigas sobre este tema, aunque nos conocemos desde muy niñas y platicamos de todo. Cuando por fin lo hicimos, fue MUY LIBERADOR.

Puede sonar exagerado, pero sentí como si un peso se me quitara de encima y por fin pudiera disfrutar en paz algo tan mágico como lo es la masturbación.

Sentir que no eres la única pecadora

Desde pequeña me enseñaron que de la masturbación no se habla, o más bien, nunca me dijeron nada de ella y ya.

Se sabía que los hombres lo hacían y aunque fuera algo “malo”, nadie negaba que lo hicieran. En cambio, el pensar que una mujer lo hiciera era inconcebible.

Así que sí, crecí sabiendo NADA acerca de masturbación femenina y creyendo que era la única “pecadora”. Y a pesar de que entre mis amigas hablármos abiertamente de cualquier tema sexual, la masturbación seguía sin existir.

Fue hasta hace poco tiempo, que no se cómo ni cuándo, en un viaje les hablé de Lust Toys, una marca de juguetes sexuales preciosos. Empezamos a hablar del tema, y obvio dos copas de vino después, ya no hubo vuelta atrás. 

Fue súper bonito reírnos, chismear, y hablar abiertamente de un tema que siempre me hizo sentir tan incómoda. Me sentí acompañada y muy comprendida.

hablar de masturbación
Foto de Deon Black en Pexels

Descubrí nuevas formas de placer

Hablar con mis amiguis sobre este tema también fue empoderador. Al pensar que era un bicho raro, ni ganas de aprender sobre el tema tenía. 

Ahora, además de buscar por mi cuenta, puedo preguntarles de la forma más natural del mundo su opinión sobre un succionador de clítoris, y eso me hace muy feliz.

La información sobre el placer femenino siempre ha sido muy limitada porque patriarcado y es muy triste, por este tabú, ni siquiera nos atrevamos a investigar sobre nuestros propios cuerpos.

Gracias a diosita, cada vez es más común encontrar medios que hablen abiertamente de la masturbación femenina. También, es muy bonito que así como yo ya puedo platicar con mis amigas, también existen círculos de mujeres en donde se hable de este tema y no pase nada, más bien pase mucho y de lo bueno. 

El squirt, la eyaculación femenina y la existencia de diferentes técnicas de masturbación son cosas que cada vez hablamos más entre mujeres y que pueden encaminarnos a una vida llena de mucho más placer.

Apropiarte de tu cuerpo

Algo que me causa enojo, frustración, impotencia y toda clase de emociones, es el pensar que debido a que me sentía tan incómoda hablando de mastrubación, también estaba incómoda con mi cuerpo y mi placer. Hablarlo con mis amigas e incluso escribir este texto me ha ayudado a adueñarme de mí.

Estoy de acuerdo con que una gran parte de masturbarse es aprender lo que nos gusta para poder compartírselo a nuestra pareja sexual, pero también creo que la masturbación no tiene que tratarse de nadie más. Es un espacio para conocerte y apapacharte, sobre todo cuando vivimos en un mundo en el que todo el tiempo nos dicen que nos debemos de sentir mal con él.

Así que sí, recomiendo ampliamente hablar sobre masturbación con sus amigas. Tampoco se trata de forzar a nadie a hablarlo, porque también es cierto que cada quien vive sus procesos. Pero si se da el chance, les aseguro que va a ser algo súper lindo y empoderador.