La reina Charlotte de Bridgerton sí existió. Te contamos su historia

La reina Charlotte es un personaje de la serie Bridgerton, pero su historia real es casi igual de misteriosa e interesante.

reina Charlotte Bridgerton
BRIDGERTON GOLDA ROSHEUVEL como QUEEN CHARLOTTE en el episodio 102 the BRIDGERTON Cr. LIAM DANIEL/NETFLIX © 2020

Si no has visto Bridgerton, seguro ya notaste que mucha gente está hablando de esta serie en redes sociales. Porque hay muchos temas de los cuales hablar: ¡esos vestuarios!, ¡esa trama!, ¡que es la primera serie producida por Shonda Rhimes en Netflix!, ¡esas escenas sexuales! Y sí, también el tema del casting.

Los libros en los que se basa la serie, escritos por Julia Quinn, son protagonizados por personas blancas de la alta sociedad británica en la primera mitad del siglo XIX.

En Bridgerton, la época es la misma, pero varios de los personajes principales son de ascendencia africana, incluyendo a la reina Charlotte (Golda Rosheuvel) y a Simon Basset (Regé-Jean Page).

La forma en la que el show aborda la diversidad de tonos de piel ha sido criticada con inteligencia y es una conversación tanto interesante como necesaria: ¿cómo podemos contar historias realmente diversas en cualquier época histórica?, ¿se puede solo “ignorar” el tema de la raza?

Y parte de eso es reivindicar que la sociedad siempre ha sido más diversa de lo que pensamos. Prueba de eso son los recientes estudios sobre la vida y la ascendencia de la reina Charlotte, un personaje histórico real.

BRIDGERTON GOLDA ROSHEUVEL como la REINA CHARLOTTE, acompañada de sus damas, en el episodio 105 de BRIDGERTON Cr. LIAM DANIEL/NETFLIX © 2020

¿Quién fue la reina Charlotte?

En la serie, la reina Charlotte es claramente una persona de color y algunos diálogos dan a entender que su matrimonio con el rey George fue lo que “unió a dos sociedades separadas”. Esta segunda parte es ficción, pero lo primero podría no estar tan alejado de la verdad.

Charlotte of Mecklenburg-Strelitz (1744-1818), fue una aristócrata alemana que se casó con el rey George III a los 17 años, solo unas horas después de desembarcar en Gran Bretaña.  A él quizá lo ubiques como “el loco George”, ya que por muchos años sufrió de problemas de salud mental y al final de su vida estuvo incapacitado. A pesar de esto, la pareja tuvo 15 hijos.

Charlotte siempre se interesó en el arte, en especial en la música: Mozart le dedicó su Opus 3.  También es conocida por su amor a las plantas y la botánica (todavía se pueden ver los Jardines de Kew, que ella ayudó a expandir) y porque se interesó mucho en que sus hijas tuvieran una buena educación.

OK, pero ¿qué pasa con sus ancestros?

En los últimos años ha surgido la teoría de que Charlotte tenía ancestros africanos. 

El historiador Mario de Valdes y Cocom le dijo a The Washington Post que ella descendió de una rama de la familia real portuguesa que fue producto de la relación entre Alfonso III y su amante Madragana, una mujer musulmana del norte África.  

Otro de los argumentos de Valdes está en el arte: “los artistas de ese periodo solían minimizar, suavizar o incluso eliminar las facciones ‘no deseadas’ de quienes posaban. Pero Sir Allan Ramsay fue quien pintó la mayoría de los retratos de la reina y sus representaciones son definitivamente las más africanas”.

Finalmente, en su Twitter, el historiador dice que varios contemporáneos escribieron sobre las facciones distintas de la reina. Por ejemplo, el doctor de la corte dijo que tenía «una auténtica cara de mulata».

Sin embargo, la posible unión de Alfonso III y su amante sucedió en el siglo XIII, otros historiadores creen que la conexión es demasiado tenue.

La diversidad importa

Dado que las razas humanas no existen más que como una construcción cultural y social, es difícil decir que Charlotte era una “reina negra”, dado que ella no se identificaba como tal. 

Lo que sí es cierto es que la representación y la diversidad siempre han importado. En The Washington Post también se afirma que la reina fue honrada en las colonias británicas porque su retrato en las monedas recordaba a rasgos africanos. 

Sin irnos más lejos, recientemente Meghan Markle fue considerada “la primera persona de la realeza británica con ascendencia africana” y recibió críticas racistas por parte de los medios y la sociedad en Reino Unido. 

Esto a pesar de que, por razones de colonización, de comercio y demás, la sociedad en Reino Unido incluye desde hace siglos a personas provenientes de Asia, África y América. La diversidad no es solo una decisión creativa, como en Bridgerton, sino una realidad histórica.