Menstruación en los medios: por qué queremos ver más rojo

A pesar de que la mitad de la población menstrúa, es raro que sea parte de las tramas en el cine y la tele. Estas son algunas razones por las cuales la representación de la menstruación en los medios es tan importante.

menstruación en los medios
Foto. Monika Kozub

Aquí un dato curioso que encontré en el libro Period Power de Nadya Okamoto: en los 10 años que duró Friends, se hace mención del periodo menstrual solo una vez.

Sí, aunque tres de las protagonistas eran mujeres y podemos suponer que estuvieron menstruando al menos una vez al mes por una década.

Desde que terminó esa serie, son muy pocas las que se han atrevido a mostrar la menstruación, porque este sigue siendo un tema del que se habla poco en nuestra sociedad.

Hablar de Friends puede sonar cero relevante, pero el hecho de que no se hable de algo tan normal en el cine y la televisión contribuye a que el tabú alrededor de nuestros cuerpos permanezca. Y, si permanece la desinformación, también otros problemas, como la falta de higiene o incluso pobreza menstrual

Los comerciales y su afán por la sangre azul

Los comerciales han ayudado a consolidar este estigma a lo largo del tiempo, y no solo por la sangre azul. Como también menciona Period Power, a pesar de que el primer anuncio apareció en 1941, no fue hasta 1975 que salió al aire el primer comercial sobre productos de higiene menstrual.

Aunque me gustaría decirles que este asunto ya es cosa del pasado, en 2010 un anuncio de Kotex fue cancelado en la mayoría de las televisoras estadounidenses por mencionar la palabra “vagina” en un anuncio de tampones. ¿Alguien me explica en dónde creen que van? 

The Guardian hizo una nota sobre esto último, y destacó algo muy importante: las televisoras no parecen tan preocupadas porque se mencione la “disfunción eréctil” en los anuncios de Viagra.

Foto de Alina Blumberg en Pexels

El problema no solo es que no se hable

Encima de todo esto, cuando se llega a hablar de menstruación es para mencionar lo “desagradable” que es o lo “hormonales” que se ponen las mujeres.

En un episodio de Family Guy, por ejemplo, Stewie lee un libro sobre menstruación y dice que “es lo más desagradable que ha visto en su vida”. ¡Aja! Ahora imagínense que eso le llega a millones de personas, muchas de las cuales no recibieron educación sexual y por lo tanto  es lo único que escuchan acerca de la menstruación. 

Y claro, está esa famosa escena de Carrie, en la que la protagonista siente mucho miedo cuando menstrúa por primera vez y sus compañeras se burlan de ella.

Es por esto que no solo hace falta mostrar el tema en los medios, también hay que hacerlo de una forma positiva y real.

¡Cuántos años de vergüenza nos hubiera ahorrado que Lizzie Mcguire nos hablara de lo normal que es tener cólicos! O de cuando le bajó en la escuela y se le olvidaron los tampones.

Series que sí muestran sangre

Por suerte, son cada vez más las series, películas y anuncios que muestran la menstruación como es: algo natural que le pasa a la mitad de la población.

Y no solo eso, incluso algunas series como Orange is the New Black plantean problemas muy importantes como lo es la falta de productos de higiene menstrual en las cárceles. 

Otro gran paso que hemos visto estos últimos años es que la sangre de algunos comerciales ya no es azul (gracias, diosita).

Películas como A la mala o series como I May Destroy You, GLOW, I Love Dick, o Broad City  también son ejemplos de que se puede hablar sobre menstruación y no pasa nada. Ni siquiera tienen que dedicarle una hora al tema, el mencionarlo en una conversación común nos recuerda que existe y lo normal que es.

Eso sí, lo que tienen en común muchas de estas es que son series para adultos que se transmiten en streaming o televisión de paga. ¡Las queremos en todas partes! Y sobre todo en programación para toda la familia.

La urgencia de hablar sobre menstruación y todo lo que conlleva en los medios es evidente. Sí, podríamos pensar que no está en nuestras manos, pero contribuimos a la solución al hablar del tema con apertura, dejar de replicar estereotipos y generar nuestras propias conversaciones.