¿Depilarte o no depilarte? Belleza de tiempo de cuarentena

La belleza en cuarentena nos confronta: ¿para quién nos “arreglamos”?, ¿cómo consentir a nuestro cuerpo sin caer en en definiciones rígidas de la feminidad?

Belleza en Cuarentena
Unsplash @billiebodybrand

Por: Kelsey Flitter

Si mi manicurista Elisabete estuviera acá, ya me hubiera regañado por intentar cortarme las uñas. “¡Ay, mi niña, te dije que tus uñas crecen por dentro, por eso no te las puedes cortar en casa!” 

Mi mirada cae lentamente a mis pies: el esmalte de uñas de color rosa pastel, aplicado cuidadosamente en mis dedos hace cinco semanas, ahora se ve opaco y sin vida. 

Las uñas están demasiado largas, la suciedad se acumula en las grietas y siete de cada diez dedos están astillados. Mis pies son antiestéticos y vergonzosos. Al analizar cada centímetro de mi cuerpo, veo manifestaciones físicas de la cuarentena prolongada.

ola szmida GIF - Find & Share on GIPHY

Belleza en cuarentena: ¿para quién nos “cuidamos”?

Con esta nueva abundancia de tiempo libre, es fácil comenzar a reconsiderar la relación imperfecta que tenemos con nuestros cuerpos. Todavía sentimos presión para mantener nuestras apariencias físicas y reafirmar nuestro valor social. 

Con la desaparición de las rutinas de belleza performativas, me pregunto cómo podemos aceptar y cuidar nuestras nociones de belleza femenina.

Aunque esté aislada en cuarentena, no estoy sola. Mis amigas comparten la lucha común de no poder “atender” a nuestras costumbres “necesarias” de obtener manicuras o depilaciones. 

Una amiga lindísima me dijo durante una llamada de Zoom: “¡No puedo poner la cámara, vas a ver mi bigote!” Mientras que otra confiesa: “A pesar de que nadie me toca las piernas, terminé depilándomelas porque me sentía peluda”. 

Alguien más comparte: “Estoy viviendo permanentemente con el pelo envuelto porque sin un secado, parezco Weird Al Yankovic”.

Breaking Bad Jelly GIF - Find & Share on GIPHY

Entonces, ¿”estamos todas juntas en esto”, realmente significa “todas estamos igual y descaradamente sin rasurarnos”?

Sin acceso a mi régimen normal, esta experiencia de autoaislamiento subraya la discrepancia entre los patrones de crecimiento natural de mi cuerpo y las ideas principales de feminidad. 

Por ejemplo, que cuerpos sin pelo y manicures sean la definición de la belleza femenina. Aunque estemos en cuarentena, todavía nos sentimos la presión de depilarnos.

El pelo en su estado natural

Durante décadas, los movimientos feministas han afirmado que no es necesario eliminar el vello corporal, ya que tenerlo es más natural que extraerlo.

Nuevas empresas como Billie, que creó el primer anuncio en el que aparece el vello corporal femenino, han entrado en el mercado para darle la elección a las mujeres si desean rasurar sus cuerpos. 

El hashtag #BringBackTheBush (#TraigamosDeVueltaElArbusto) en Instagram tiene casi 2 mil fotos, lo que refleja un movimiento más amplio para aceptar específicamente el crecimiento del vello púbico.

Ahora que mi raíz capilar está descuidada, mis uñas larguísimas y mis pies callosos son la norma porque ya no podemos visitar nuestro salón, me doy cuenta de que, como mujeres, no debemos permitir que estos hábitos de belleza  definan nuestras expresiones femeninas o concepciones de belleza.

Hablemos de dinero

Según una encuesta de BEWE, en Mexico, anualmente la mujer promedio gasta entre 5,500 y 15,000 pesos al año en visitas al peluquero. En Estados Unidos, el promedio es de 3,756 dólares al año. 

Según lo sugerido por el New York Times, al no “hacernos” cosas como el pelo, las uñas, las cejas, las pestañas, el bigote y las líneas del bikini, y sin sentir la presión de hacerlo, estamos reutilizando nuestros presupuestos para otras necesidades, como alimentos y provisiones, el segmento único que ha crecido durante la crisis.

Sin acceso a la “economía de la belleza”, vemos cómo el elevado precio mensual de “verse bien” puede reutilizarse para nuestro propio beneficio. 

En lugar de los cientos de pesos al año que gastamos en depilar nuestras líneas de bikini, ¿qué pasa si lo ahorramos para un viaje posterior a la cuarentena o para iniciar un negocio? 

Al final del día, hacer nuestros tratamientos de belleza refuerza la idea de que nuestro valor social y nuestro estatus se basen en nuestra apariencia física.

Todos los días que no utilizo sin maquillaje, me convencen más que la verdadera belleza de la expresión femenina está en su constante reinvención. 

La democratización de las plataformas de redes sociales nos muestra que, independientemente de los colores, las formas y los tamaños de las mujeres, si la imagen es estéticamente agradable y la modelo usa su propia expresión auténtica para comunicar su belleza, a las personas seguramente “les gustará”. 

Redefinir nuestra relación con la belleza

La cuarentena permanece indefinida, al igual que los impactos duraderos que esta pandemia puede tener en nuestras interacciones sociales. 

Creo que deberíamos usar este tiempo de inactividad para reevaluar nuestro propio autoestima para que un cabello suelto o una pulgada de celulitis no nos haga dudar nuestra identidad femenina en general y nuestro valor personal. 

Dicho esto, los anuncios que me dicen, incluso de forma aislada, cómo puedo mejorar mi apariencia aún provocan mi interés. Los correos electrónicos de Groupon, “Cabello hermoso, ¡incluso en casa!” Los anuncios de Goop promocionando su “G. Línea de toxinas”. O las historias interminables de influencers de salud y el bienestar con sus “mascarillas faciales en el hogar”. 

Pero ahora no me siento culpable. 

Todavía humedezco mi piel, aplico mascarillas hidratantes en casa y me rasuro las piernas cada cinco a diez días hábiles. También reconozco que estos hábitos de belleza son parte de mi rutina más amplia y mi expresión femenina. 

No importa si voy a una cita o si voy a ver Netflix en mi sofá, pintarme las uñas cuidadosamente me da una sensación de normalidad y elegancia a mi autoaislamiento, incluso si nadie más lo ve. 

Si hay algo que puedo sacar de esta cuarentena, es que puedo expresar mi feminidad de cualquier forma que la defina. 

Debemos alentar a las mujeres a aceptar sus cuerpos de la manera que mejor les parezca, ya que estas rutinas performativas por sí solas no validan su valor o identidad.

A medida que nos acercamos al final del aislamiento, tomemos el tiempo para repensar nuestra relación con nuestros cuerpos para que nos tratemos con amabilidad, no con vergüenza. Tal vez estas prácticas se queden con nosotras, incluso después de que termine la cuarentena.