¿Qué es el poliamor? Y otras preguntas importantes que se respondieron en el ConversatorioMx

En la primera edición del año del ConversatorioMx quisimos hablar sobre la no monogamia. Tres ponentes nos aclararon qué es el poliamor y cómo es la vida tan lejos del amor romántico.

qué es el poliamor

Las fuertes declaraciones empezaron desde el minuto uno del ConversatorioMx de Malvestida y Coolhuntermx. Y cómo no, si el tema era “No monogamia, poliamor y otras alternativas del AMOR”.

¿Lo primero de lo que nos enteramos? Que “poliamor NO es coger” y ya de ahí se arrancaron las ponentes Alayde Castro, Mariana Ramírez y Claudia Lobatón, con la moderación de César Galicia.

Así supimos que tener más de una pareja tiene muchos puntos a favor, pero no es una fantasía fácil de tener sexo todo el día todos los días con todas las personas y en todas partes. Más bien, se trata de una deconstrucción muy profunda de los esquemas que nos enseñaron desde siempre, para amar de otra manera. El sexo, claro, es importante, pero no es el objetivo.

Claro que de esto es difícil hablar, así que todos entramos en calor con mezcales y cocteles de Mezcal San Cosme.

También se unió a la fiesta la plataforma para citas Adoptaunchico.com.mx, en la que las mujeres dan el primer paso al elegir con quién quieren salir. Se inició en Francia hace 12 años y es la única app que tiene igual número de hombres y mujeres suscritos.

Después de esta intro, seguro tienes muuuchas preguntas sobre qué onda con la no monogamia y el poliamor. Aquí te contamos algunas que se hicieron ese día y cómo las respondieron las panelistas:

OK, pero ¿qué sí es el poliamor?

Todas las panelistas estuvieron de acuerdo en que no hay reglas fijas para el poliamor, justo el chiste es elegir con los vínculos (o sea, las parejas o posibles parejas) una nueva manera.

Lo más importante es que se basa en relaciones en las que todas las personas están enteradas y de acuerdo. A diferencia de una relación abierta, aquí la idea no es solo experimentar sexualmente con otras personas, sino tener conexiones emocionales.

Por ejemplo, Alayde tiene dos novios (ella dice que no se acostumbra al término “vínculo”), los tres están enamorados y su relación es cerrada: por el momento, solo entran ellos tres.

Sin embargo, también puedes tener vínculos con personas pero no necesariamente tener una relación con sus vínculos.

¿Cómo iniciarse en el poliamor?

El camino para todas fue muy diferente, pero coincidieron con César, quien dijo que si ya tienes una relación y quieres resolver sus problemas con el poliamor, no lo vas a lograr: solo vas a crear más.

Alayde contó que ella siempre se imaginó una familia de muchas personas. Pero que no se inició en el poliamor hasta que llevaba más de 8 años con una pareja e hizo un proceso muy largo de autodescubrimiento y amor propio. De ahí, se preguntó ¿qué más puedo deconstruir? Y así empezó su camino.

“Yo cuando me enteré de la palabra dije ‘de aquí soy’”, cuenta Claudia, quien nunca había podido ser fiel a sus parejas pero no sabía que existían otras maneras de crear relaciones. Aún así, fue un proceso largo el llevar a la práctica el concepto.

Mariana contó “yo iba por los niños, la camioneta y los fines de semana en Acapulco”, cuando ella y su pareja se empezaron a cuestionar qué querían. Romper esas estructuras, dijo, fue súper difícil.

¿Y qué pasa con los celos?

Esta es la pregunta obvia y la verdad es que sí puede ser difícil navegarlos: “el problema no son los celos, sino qué decidimos hacer con ellos”, explicó Mariana.

Ella, por ejemplo, batalló mucho con la idea, pero ahora, cuando siente celos, se da tiempo de analizar qué es lo que la lleva a sentirse así, para después platicarlo con sus vínculos de forma más calmada.

Claudia contó que ella se asumía cero celosa: “con toda la luz de la ignorancia le dije ‘enamórate’. Y se enamoró. Y a mí se me cayó el mundo”. Por eso dice que el poliamor ha sido de los más grandes maestros de su vida.

Alaíde también dice que los celos “la consumían” y tomó un año de conversaciones consigo misma y con su pareja para dejar ir esta idea. La ayudó recordar que, muchos años antes de considerar abrir su relación, su pareja le dijo “tu amor no tiene que ser solo mío”.

¿Qué dicen la familia y los amigos?

Todas coincidieron en no pedir permiso sino simplemente informar a la familia es lo mejor. Y también en que es muy diferente cuando es una mujer la que lo anuncia a cuando es un hombre, porque (¡sorpresa!) todavía hay muuuchos prejuicios sobre la el deseo sexual, el amor y las mujeres.

“Salir del clóset” con la sociedad en general puede ser más difícil. En el público se habló de prejuicios para las personas poliamorosas que también son madres y Alayde contó que se ha sentido muy incómoda cuando le preguntan cosas como “¿y cuándo abren audiciones?”

Por eso se concluyó que es súper importante seguir hablando del tema, normalizarlo y no solo crear espacios sino tomar los que ya existen. Porque relacionarnos de formas diferentes es cien por ciento válido y solo hablando se van a acabar los estigmas.

Vanessa Flores.