Autocuidado y colectividad. Así sobrellevamos la violencia machista

Acompañarnos, hablar y abrazar lo que sentimos puede ser de gran ayuda en momentos cuando sobrellevar la realidad de la violencia se pone difícil. Platicamos con expertas feministas sobre autocuidado y acciones colectivas.

autocuidado
Unsplash

Cuando me levanto imagino un mundo posible para nosotras, en donde los feminicidios no existan y nuestras hermanas regresen seguras a casa. Pero la realidad es que la violencia machista nos atraviesa todos los días y sobrellevarlo puede ser difícil.

El feminicidio de Ingrid Escamilla nos dolió, la mercantilización de su muerte a cargo de los medios de comunicación nos llenó de coraje y la insensibilidad y el morbo nos demostraron que para el Estado seguimos importando menos.

Pero sabemos que entre nosotras no estamos solas, por eso se nos hizo importante preguntarle a distintas mujeres sobre cómo lidiar con todos estos sentimientos y emociones.

Lo que nos dijeron van desde el autocuidado personal hasta acciones colectivas que nos acobijen en esta sociedad violenta para las mujeres.

Tómate tu tiempo y respira un poquito

Hablamos con Alejandra Martínez Galán, psicóloga feminista y activista. Ella considera importante desconectarse un poquito y tomarnos nuestro tiempo para asimilar lo que leímos en redes sociales o vimos en las noticias:

“Hacer cotidianas, poder desconectarnos. De pronto necesito estas cosas banales para poder repensar qué es lo que está ocurriendo y compartirlo con otras compañeras mucho más tranquila.”

 Alejandra nos recomienda, desde su experiencia, no dejar nuestra rutina: hacer ejercicio, ver alguna serie o buscar un lugar en donde nuevamente nos sintamos seguras. Para ella es estar en casa con su familia y con su hijo, también rodearse de compañeras feministas para no sentirse sola.

Los Angeles Artist GIF - Find & Share on GIPHY

Forma de redes con tus amigas

Otra de las cosas que Alejandra Martínez nos contó es la importancia de formar redes de apoyo con nuestras amigas.

“Para mí es una posibilidad tener mis redes de amigas, que si bien no nos sentamos a platicar de esto, si nos llamamos o nos mandamos audios de cómo nos fuimos a dormir tristes o enojadas; de cómo lidiamos con nuestras relaciones de pareja. Ir a terapia también ha sido indispensable para resignificarme y resignificar  mis propias relaciones de violencia”

Estas redes entre amigas son una forma de sentirnos acompañadas ante la socialización de violencia. También nos ayudan a empatizar con las otras y la forma en que cada una asimila las cosas.

Black And White Horoscope GIF by Threadless - Find & Share on GIPHY

Escucha a tu cuerpo

Valería Martínez, antropóloga feminista, nos compartió que para ella es importante reconocer el cuerpo como territorio político, que se ve afectado por las injusticias y la violencia, por lo que una forma de sobrellevarlo, es acuerpar a otras compañeras.

“Nos preguntábamos entre todas qué era lo que nos dolía, relacionado al ser mujeres en el contexto en el que nos encontrábamos. Entonces, compañeras como Aleida y Mayte hablaban de la importancia de ubicar lo que nos dolía y cómo nos pasaba por el cuerpo y las emociones.”

Valeria nos explicó que desde el punto de Lorena Cabnal el término acuerpar es la acción personal y colectiva de nuestros cuerpos indignados que se autoconvocan para proveerse de energía política para resistir y actuar contra las múltiples opresiones.

“Nos provee cercanía, indignación colectiva pero también revitalización y nuevas fuerzas, para recuperar la alegría sin perder la indignación”.

“Otras forma de hacer comunidad entorno a la sanación y la salud, es buscar otro tipo de terapias, por ejemplo los temazcales, las hierbitas, que aparte son métodos o búsquedas que te ponen en contacto contigo misma y con otras mujeres con quienes compartes preguntas.”

GIF by molehill - Find & Share on GIPHY

Proyectar energía colectiva

La feminista María José Sáenz considera que el feminicidio nos impacta de forma distinta  a todas, tanto individual como colectivamente, que va desde lo emocional hasta las dolencias físicas:

“Al principio le decía a una compañera que alejarnos de las noticias, pero de todos modos nos enteramos, porque sí es cierto que las noticias son muy importantes en este juego de la crueldad porque revictimizan y se la pasan recordándonos que eso nos puede pasar”

Para María José, ese autocuidado es saber que sí, que eso pasa en la realidad, pero sobrellevarlo colectivamente, si es que solas se nos hace muy difícil. Ella propone reunirnos y estar todas juntas para proyectar energía desde una motivación por las distintas luchas.

“Lo que nosotras hacemos como grupa, es prender una vela, mandar todas las intenciones con las compañeras asesinadas y es difícil, pero siempre recuerdo que a lo mejor las compañeras que estaban luchando por el derecho a la educación no se imaginaron que hoy en día habría rectoras o maestras, entonces ese sentimiento de saber que estamos en un momento histórico nos motiva.”

Abbey Lossing GIF - Find & Share on GIPHY

Salir a la calle

Siguiendo estas acciones colectivas, otra forma de lidiar con la violencia que nos atraviesa es asistir a las protestas y marchas que organizan distintas mujeres organizadas.

Para muchas de nosotras es una forma de liberar toda la rabia contenida que tenemos y sentirnos acompañadas de muchas mujeres que se enuncian desde distintos contextos y diferentes realidades.

Es una forma de libertad de expresión que a muchas de nosotras nos puede servir para focalizar toda los pesares que cargamos. Además, todo el proceso de preparación previa para una marcha o protesta puede ser un tanto desestresante: desde hacer carteles, crear consignas y estar acompañadas con nuestras amigas.

autocuidado