Lo que tienes que saber para iniciarte en el tarot, según una experta

iniciarte en el tarot
Foto. Pixabay

El tarot es un misterio en forma de naipes que ha seducido a artistas, psiquiatras y millennials por igual.

Salvador Dalí creó su propia baraja y decidía su día con base en las predicciones de Gala. Alejandro Jodorowsky lo considera “el libro más importante de la cultura occidental” e incluso Carl Jung reconocía su importancia para el inconsciente colectivo, pues en su teoría de los arquetipos afirmaba que lo que vemos en las cartas es una colección de símbolos e imágenes con las que interactuamos. En ellas buscamos respuestas que decimos no conocer, pero llevamos en lo profundo de la mente.

Tarot Cards GIF by Polyvinyl Records - Find & Share on GIPHY

¿Cómo iniciarte en el tarot?

Si las cartas te están llamando y tienes interés en iniciarte en el tarot, la tarotista Mariana, la Ariana, nos explica lo que hay que saber al respecto.

Mariana tiene una vibra poderosa e increíble. Es muy directa y explica que el tarot es una herramienta de autoconocimiento; una luz que nos enseña el camino a reflexionar en momentos de poca claridad.

¡A practicar se ha dicho!

Para iniciarte en el tarot hay que practicar y luego practicar más.

Respecto a la creencia de que tu primer deck debe ser regalado, Mariana explica que eso no es tan relevante.

Lo realmente importante es adquirir tu baraja y “empezar a estudiar cada carta en lo individual y en conjunto con otras; hacer anotaciones sobre qué se siente al sacar determinado arcano y hacer comparaciones con las interpretaciones de otros tarotistas. Sobre todo, hay que revisar con el consultante si se identifica o no”, detalla.

¿Cómo funciona el tarot?

Las palabras de Mariana coinciden con las de Jung, pues define el tarot como un espejo del subconsciente que nos muestra cosas que no queremos o no podemos ver, y añade que no es una mera predicción.

Hay que tomar cada carta como una lección y hacer el trabajo que conlleva. Asimismo recomienda que abras las puertas de tu percepción, ya que cuando una persona no está receptiva los mensajes del tarot probablemente no lleguen.

Mariana explica que las emociones interfieren constantemente con nuestros procesos espirituales, así que siempre recomienda ir a terapia psicológica cuando hay emociones importantes sin resolver y no dejarlo solo en la lectura o en la interpretación.

¿Hay cartas buenas y malas?

Mariana aconseja no dividir las cartas en buenas o malas, todo está en la interpretación y “lo que las cartas revelan de tu relación con el mundo que te rodea”.

Ella explica que, al principio, cartas tradicionalmente asociadas con lo negativo –como La torre o La muerte– pueden parecer amenazantes, pero no hay que culpar a la carta directamente, sino aprender la lección que recibimos de ella.

“Si analizamos más profundamente a cada arcano descubriremos que cada uno contiene un mensaje de aprendizaje muy valioso”.

¿Con qué juego de cartas comenzar?

Mariana recomienda iniciar con el tarot Rider porque es el más sencillo y del que derivan muchos de los demás naipes.

También asegura que si quieres algo más exótico –como un deck de hadas, egipcio, azteca o gatos– la lectura cambia un poco, pero son muy parecidos, así que los mensajes llegarán.

Asimismo sugiere el podcast y la página de Biddy Tarot. Ahí hay muchos tips y guías gratuitas para que puedas seguir aprendiendo

View this post on Instagram

Where will you journey to? Happy Friday! Xo

A post shared by The Moonchild Tarot (@moonchildtarot) on

El tarot como un vehículo

Si quieres iniciarte en el tarot y conocerte a través de las cartas, Mariana recomienda no leértelas a ti misma en temas que sean demasiado complicados e importantes, porque es muy difícil mantener la objetividad.

“Vamos a ver lo que queremos en la tirada y omitir lo que no” señala, por ello siempre es necesario apoyarse en las interpretaciones de alguien más.

¡Disfruta el camino!

Respecto a si el tarot te escoge o tú a él, Mariana comenta que es algo mutuo. No es un momento definitivo, simplemente ir descubriendo el camino.

“No lo percibo como una meta a la que se llega, es más bien el proceso de irlo descubriendo y aceptar que cambiamos constantemente. Nunca dejamos de aprender de nosotros y de los demás”.