Lo que tienes que saber sobre las pruebas de embarazo caseras

Recomendado

¿Una nalgadita… o dos? Guía para entrarle al BDSM

¿Alguna vez has tenido fantasías eróticas «poco convencionales» o...

‘Hay algo que no he dicho’, el documental que explora la intimidad del aborto

En México, la Suprema Corte declaró inconstitucional las leyes...

Hablemos del clítoris y cómo estimularlo con tus manitas

Esta sociedad nos ha enseñado por mucho tiempo, especialmente...

Compartir

Si estás buscando convertirte en madre pronto o, bien, quieres “salir de dudas” sobre el motivo de tu retraso, las pruebas de embarazo caseras parecieran ser una opción práctica y económica. Su precio por unidad va de los 60 a los 200 pesos, dependiendo mucho de su presentación.

A estas alturas, la tecnología ya es capaz de decirnos desde cuándo estamos embarazadas con letra y numerito y casi casi cuál será el color de ojos de nuestros futuros retoños. Pero en las pruebas estándar lo más común es que su lenguaje sea que + es positivo y ─ es negativo, muy simple, así que puedes olvidarte de la incertidumbre de las rayitas o los puntos que ves en los chick flicks clásicos. Y no te preocupes, que en México sí puedes adquirirla sin receta. Un punto a favor de la salud reproductiva de las mujeres.

Sin embargo, es importante tener ciertas precauciones antes de usar alguna de estas pruebas. Para empezar, saber que ninguna prueba de embarazo casera es 100% efectiva. Cuando mucho, tu prueba de embarazo llegará al 97% de efectividad en comparación con una ecografía o cualquier otro estudio que consultes con tu médico.

¿Cómo funcionan las pruebas de embarazo caseras?

Las pruebas de embarazo caseras funcionan haciendo un análisis a través de la orina para medir un estimado de la gonadotropina coriónica humana o hGC (conocida también como la hormona del embarazo por excelencia) presente en tu organismo. En su punta, contiene un reactivo que al exponerse con una muestra de tu orina entre 5 y 30 minutos, muestra el resultado. No te preocupes si no te queda muy claro, porque toooooodas las pruebas vienen con instrucciones como de kínder. Eso sí, el nerviosismo o la emoción corre por tu propia cuenta.

Entre las recomendaciones generales para que tu prueba de embarazo arroje el resultado correcto, están:

  • Hacerte la prueba con la primera orina del día. La consistencia de la primera orina del día permite que el reactivo de la prueba de embarazo pueda medir la hGC con mayor precisión.
  • No consumir demasiados líquidos antes de hacerte la prueba. Ingerir demasiados líquidos antes de hacerte la prueba de embarazo, podría diluir la hGC y así darte un falso negativo, debido a su margen de error.
  • Hacerte la prueba a partir del primer día de retraso. Las pruebas de embarazo identifican la hGC en cantidad de 20 mIU/ml, por lo que hacerla antes del primer día de retraso, podría arrojar un falso negativo porque el reactivo no logró tomar la suficiente muestra. (Aunque, es importante tomar en cuenta que todas las mujeres segregan diferentes cantidades de hGC.)
  • OJO: Una prueba negativa no significa que definitivamente NO estés embarazada (¿recuerdas ese 3% de posibilidades de error?). Ante las posibles fallas del margen de error en las pruebas de embarazo, se recomienda que te hagas una prueba de embarazo sanguínea.

Compartir