3 ex-editoras revelan los mitos y realidades de trabajar en una revista de moda

The Devil Wears Prada

Foto. The Devil Wears Prada

El mundo de las editoriales de moda parece tan fascinante como escalofriante. O al menos así es como lo han retratado películas como “The Devil Wears Prada”, “13 going on 30” e incluso “The September Issue”, si queremos apegarnos a algo más documental. Y es que entre ese halo de glamour y marcas de lujo parece existir un mundillo que no dista mucho de ser la versión adulta de la secundaria, en donde existe el bullying, el club de las chicas populares y una enorme presión por aparentar ser alguien que probablemente no eres.

¿Pero qué tanto hay de cierto en ello? Aunque es un hecho que cada revista y cada experiencia es única, decidimos preguntarle a tres ex editoras cómo es realmente el día a día de una revista de moda, y no de cualquiera, sino de las de las ligas mayores.

A petición suya, sus nombres permanecerán anónimos.


1. ¿Crees que se exige cierta apariencia para trabajar en una revista de moda? Por ejemplo, ser delgada, etc.

O – Creo que sí se requiere cierta apariencia para trabajar en revistas: vestir de cierta forma, lucir presentable… Las editoras son seleccionadas con base a ciertos requisitos y también son alentadas a preservar una imagen. Hay cosas que se permiten y otras que no.

G – No, ni bonita ni delgada. Buena presentación sí.

P – Aunque no es una exigencia, sí es algo en lo que la gente se fija. No hablo del físico únicamente, me refiero a que si trabajas en moda lo debes reflejar con tu gusto al vestir. Si eres editora de belleza tu imagen y cuidado deben proyectarlo. No es una cuestión de ser delgado y guapo, sino de reflejar lo que predicas.

2. ¿Qué tanto es talento y qué tanto conexiones para crecer en el mundo de las editoriales de moda?

O – Creo que ambas son posibles. Por mi parte, puedo decir que comencé no teniendo conexiones y he obtenido trabajo por medios propios, por mi currículum y mi trabajo anterior. Después de un tiempo, me di cuenta que la industria es pequeña, y desde entonces me han ofrecido puestos en otras revistas gracias a los contactos que obtuve trabajando en editorial. Creo que, como en todo, conexiones y contactos ayudan, pero eso no significa que no puedas llegar sin ellos.

G – Talento definitivamente necesitas, aunque más pasión y dedicación. Terminarás trabajando largas horas y con un sueldo no tan alto, así que necesitas amar lo qué haces para aguantar las cargas de trabajo. Las conexiones siempre son de gran ayuda, pero no lo son todo.

P – Lamentablemente, en mi experiencia noté que mucho es por conexiones, por lo menos para entrar. Una vez dentro depende de ti que consigas crecer a través del esfuerzo y mucha dedicación.

The Devil Wears Prada

Foto. The Devil Wears Prada


3. ¿Por qué las directoras editoriales del mundo de la moda tienen fama de malvadas? ¿En tu experiencia es un estereotipo real?

O – Puedo decir, por mi experiencia, que el mundo editorial es muy estresante. Requiere de muchas horas extra y, considerando el mal estado económico en el que está la industria editorial en el mundo, se vuelve muy demandante para todos los niveles.

Se exige mucho sacrifico de vida personal. Además, como en otras industrias, no se contrata suficiente personal y una persona acaba haciendo el trabajo de tres. Todo esto provoca que muchas revistas tengan editoras con fama de “malvadas”. Creo que cualquier persona sin experiencia en cómo manejar un equipo, puede terminar haciéndolo de forma inadecuada.

G – En mi experiencia no es real, supongo que tienen fama de ser malvadas por qué así las ponen en las películas. Creo que son personas dedicadas y se toman su trabajo en serio.

P – En algunas editoriales sí, hay de todo. Pero creo que es igual que en cualquier trabajo: jefe bueno/jefe malo.


4. ¿Cuál fue la mayor lección que aprendiste trabajando en una editorial de moda?

O – Entre muchas cosas, me entrenó para lidiar con distintas situaciones dentro del ambiente laboral, pero al final de cuentas, la mayor lección fue que no pertenezco a ese mundo.

G – El que persevera alcanza, que los sueños se logran y son solo un camino a otros sueños.

P – Aprendí demasiadas cosas y definitivamente es algo que repetiría sin problema. Uno se pone al límite, dedicas tu vida, tu tiempo, sacrificas planes y fines de semana, pero cuando por fin cierras la edición y ves tu trabajo en papel, todo valió la pena.

The Devil Wears Prada

Foto. The Devil Wears Prada

5. ¿Qué no te gustó de trabajar en una editorial de moda?

O – Lo que menos me gustaba era cómo te consumía emocionalmente y en términos de salud. No era un estilo de vida sustentable y la remuneración económica no era congruente para el trabajo que se requería. Además, la ideología de cómo se manejaba la revista no iba de acuerdo a la de mis propios valores.

G – No me gustó que mi vida se volvió mi trabajo y solo vivía para trabajar. Dejé de disfrutarlo. No supe administrar mi tiempo. Y aprendí que el hecho de que trabajara más horas no me hacía más eficaz ni mejor.

P – Que la gente no es real. Te vas dando cuenta de que el puesto que tienes influye mucho en el trato que la gente tiene contigo.