¿Y si la mejor forma de mantenerte saludable es no estar a dieta? Así funciona el método 80/20

método 80/20

No podría nombrar la cantidad de veces que he comenzado –y fracasado– haciendo una dieta. He intentado múltiples métodos, consejos y torturas, y todas parecen haber funcionado… por un tiempo, hasta que regreso a mi rutina habitual y todo el progreso se va diluyendo entre noches de cocteles, pasteles de celebración en la oficina y la ocasional gordita de chicharrón que me salva de la cruda. Y es que la vida es así: voluble, imprevista, garnachera.

El método 80/20

Afortunadamente, no hace falta privarnos de todo lo bueno para mantenernos saludables, basta con ser moderados, como nos han dicho mil veces, y una forma fácil y ordenada de lograrlo es siguiendo el famoso método 80/20 creado por el economista italiano Vilfredo Pareto en 1896, y que se puede aplicar básicamente a cualquier ámbito de nuestra vida, incluso la alimentación.

Según Pareto, hay cosas que “se dividen naturalmente entre los ‘pocos de mucho’ y los ‘muchos de poco'”, lo cual, aplicado a la distribución de tierras en Italia (que fue lo que él estudio, específicamente), significa que el 20% de la gente poseía el 80% de las tierras, mientras que el restante 20% de los terrenos pertenecía al 80% de la población restante.

¡¿KHÁ?!

¿Qué tiene que ver todo eso con la forma en la que comemos? Ok, pues resulta que el método 80/20 también funciona si pensamos en ese 80% como la proporción de nuestras comidas sanas y balanceadas y solo el 20% para nuestras travesuras culinarias. O sea, “poco de mucho” y “mucho de poco”.

Si estudiaste comunicación –o carreras afines– y las matemáticas no son lo tuyo, no entres en pánico, no hace falta que vayas por la vida con una calculadora, ya que una forma simple de sacar la cuenta es pensar que si normalmente haces 3 comidas completas al día (21 a la semana), cuatro de esas comidas semanales son libres y las otras 17 para comer como doña Gwyneth Paltrow lo haría. O sea, súper healthy.

Si quieres medirlo con calorías, significa que en una dieta de 2 mil kcal diarias, por poner un ejemplo, hay 400 para pasarla chido, aunque se recomienda que lo pienses en relación a tu insumo semanal y no diario.

Cambio de hábitos

Ojo. Lo importante con el método 80/20 no es atascarse con esas “comidas libres”, sino tomar las elecciones más sanas y nutritivas para nuestro cuerpo, como explica la chef y nutricionista australiana, Teresa Cutter, en su libro The 80/20 diet, “No hay ingredientes o grupos de alimentos prohibidos en la dieta 80/20. En cambio, la atención se centra en hacer que la mayoría de sus elecciones sean saludables”.

Como consejo, Teresa recomienda hacer comidas “bajas en carbohidratos que incluyan verduras frescas, verduras de hoja verde, frutas enteras, grasas saludables de aceite de oliva, nueces, semillas y pescado. Esta es la forma más simple y efectiva de lograr y mantener un peso saludable”.

¿Funciona?

La revista Health entrevistó a la nutricionista Rachael Hartley, cofundadora del programa Joyful Eating, Nourished Life, para saber qué tan efectivo puede ser este método. “Estar sano no requiere que comas ‘perfectamente’, lo que sea que eso signifique”, explica Rachael. “Si el 80% de tu dieta consiste en alimentos integrales nutritivos, hay espacio para que el otro 20% provenga de alimentos divertidos sin comprometer la salud”.

Según la entrenadora de Jessica Alba, Yumi Lee, el método 80/20 es como la actriz logra mantener una dieta balanceada. Cameron Díaz y Miranda Kerr son otras famosas que dicen seguir la regla de Pareto para su alimentación… y sí les creemos.