5 cosas fundamentales que tienes que saber antes de teñirte el pelo de rubio platino

rubio platino

En algún momento de mi vida –durante una crisis de identidad y demasiado tiempo libre– decidí que quería pintarme el cabello en un ombré invertido, con las raíces en rubio platino (por platino entiéndase blanco) y las puntas en un tono más oscuro. La idea la tomé de una foto de Pinterest (obvio) y el resultado fue uno de esos casos de expectativa versus realidad en los que tu imagen no coincide en absoluto con la de la modelo (obvio).

Entonces te preguntas ¿qué hice mal? ¿qué pasó? ¿por qué nadie me advirtió que decolorar mi cabello sería tan complicado? ¿fue primero el huevo o la gallina? Y como no quiero que tú pases por esos momentos de desasosiego y desilusión, me he dado a la tarea de reunir todos los datos que creo que necesitas saber antes de tomar la decisión de hacer un cambio tan drástico –y agresivo– con tu pelo. Además, con la asesoría de una experta en el tema.

1. El rubio platino no es para todxs

Y con esto no me refiero a que no le vaya  a favorecer a tu tono de piel o tus ojos de búho campestre, sino a simple genética. “Así como hay personas que son morenas y aguantan más el sol y otras que son blancas y se ampollan la piel por pocas horas bajo sus rayos, también hay cabellos que aguantan más procesos que otros. No tiene nada que ver el color, la cantidad, ni el largo del pelo, sino la melanina, que son los pigmentos que le dan el color a tu pelo desde que naces”, explica Mariana Abraham, fundadora del salón de belleza Marte Estudio y gurú en coloración.

2. Tu cabello se maltratará tras la decoloración.

“A nivel químico, los ingredientes del tinte abren la cutícula de tu cabello para extraer los pigmentos naturales y depositar los pigmentos de otro color, y luego es difícil que esas escamas se vuelvan a cerrar como antes de este proceso. Imagina una blusa de seda blanca que lavas con cloro constantemente: pierde el brillo, los hilos se hacen más débiles y se rompen. Algo así es lo que sucede con el cabello tras someterlo a varios procesos de decoloración”.

3. Prepara una playlist en Spotify

Ycancela tus planes del día, porque vas a pasar muchas, muchísimas horas en el salón de belleza.

“El tiempo y la cantidad de veces que hay que decolorar para lograr un rubio platino depende de la carga genética de melanina de cada persona. Otro factor es el decolorante que use tu estilista. El tiempo promedio de una decoloración –entre la aplicación, tiempo de pose y enjuague– es como de 2 horas, si te va bien. Y para conseguir un rubio platinado a veces se necesitan de 3 a 4 decoloraciones”. Saca las cuentas.

Además, no siempre se puede hacer en una sola sesión “Entre cada decoloración hay que darle tiempo al pelo para reponerse y rehidratarse. Algunas personas pueden esperar una semana, otras necesitan un mes. De no hacerlo el cabello se puede romper”.

4. Una cosa es obtener el rubio platino y otra muy distinta es mantenerlo

Así que prepárate para convertir tus baños en rituales matizantes. “Factores ambientales como el sol, el oxigeno y la sal tienen el poder de oxidar el cabello, es por eso que el pelo queda naranja/amarillo y pierde parte de su pigmento, ya sea natural o artificial. No hay nada que puedas hacer para evitarlo, pero sí para retrasarlo. Esa es la razón el por que tienes que matizarlo regularmente con productos especiales”.

5. Olvídate de tu mascota y de Netflix

Tu pelo se convertirá en el nuevo dueño de tus quincenas, ya que necesitará cuidados extra y productos especiales para rehidratarse. “Después de un tinte o una decoloración JAMÁS debes volver a usar productos del súper, ya que éstos contienen ingredientes muy agresivos para un cabello que ha sobrevivido a esta batalla. Piensa que tu pelo tiene muchísima sed, así que necesita reestructurarse y posteriormente hidratarse. Esto se logra con shampoos, mascarillas, ampolletas, aceites o cremas que logren sellar las puntas para que la hidratación no se vaya. En cuanto a planchas y tenazas, siempre tienes que usar protector térmico, ya que si no el cabello decolorado se quema más rápido que un monte cualquier día de mayo”.

Después de estos consejos ya no puedes decir “a mí nadie me dijo”, pero que no cunda el pánico, si aún así decides llevar a cabo el proceso, simplemente asegúrate de que sea en las manos de un profesional y que lleves a cabo todos los cuidados necesarios.

“Si tu estilista te abandona más de 15 minutos mientras te está decolorando échale un grito y pídele que revise la elasticidad de tu cabello. El cabello se estira, es algo saludable, pero cuando se estira más de lo normal significa que se esta debilitando y te está diciendo ‘Quítame esta cosa, dame agua y llévame a dormir’”.