Copa Mundial de Futbol Femenil: Las desigualdades que aún enfrentan las futbolistas

La historia del futbol femenil no se entendería sin la rebeldía de las jugadoras que se han abierto camino a contra corriente. Aún hoy enfrentan retos importantes.

Compartir

Estos son algunos retos que todavía enfrentan las jugadoras que han llegado a la novena Copa Mundial Femenina de la FIFA. Muchos de estos obstáculos se arrastran lamentablemente desde hace décadas, otros, desde hace siglos.

Parece increíble que, más de medio siglo después del Segundo Campeonato Mundial de Futbol Femenil (no oficial) celebrado en México en 1971, la minimización de la labor deportiva de las jugadoras sea todavía la regla entre directivos hombres* en América Latina.

El caso de Colombia desgraciadamente ilustra esta realidad. Cuando las jugadoras colombianas de la Sub-17 alcanzaron un logro histórico en la categoría al clasificar a los cuartos de final del Mundial de la India 2022, con una victoria 2-1 contra México, el presidente de la Federación Colombiana de Futbol, Ramón Jesurún las desairó.

El origen del Mundial de Futbol Femenil y cómo México lo cambió todo

“Los premios solo se dan a los futbolistas profesionales, ellas son unas muchachas amateurs”, dijo Jesurún en una entrevista con un diario local acerca de si las cafeteras recibirán o no un premio en su país por su logro.

¿El futbol femenil no es rentable?

Vayamos al pasado. Giovanni Uriarte, historiador del deporte, en entrevista con Malvestida recuerda que la imagen de las jugadoras de la Selección Mexicana de Futbol Femenil que participaron en los mundiales de Italia 1970 y México 1971 fue utilizada hasta el cansancio para comerciales de empresas multinacionales y publicidad en medios tradicionales, de los cuales no recibieron ninguna ganancia.

“Eso fue hace 50 años. Que hoy digan ‘es que el futbol femenino no es negocio’, pienso en qué mentira les están vendiendo, eso es absolutamente falso. Hay un montón de dinero que está circulando y que ellas no reciben”, dice Giovanni.

Hablemos de futbol y masculinidades

El historiador rescata una frase de hace 50 años de la futbolista Alicia Vargas: “nosotras estamos desempeñando un trabajo”. Giovanni identifica ese comentario como uno de los primeros vestigios de la profesionalización del futbol femenil.

Adrianelly Hernández, periodista y fundadora del medio de futbol femenil con perspectiva de género, Cancha y Aparte, menciona que aún impera la idea de que “el futbol femenil es una subcategoría” y, por ende, “eso no es fútbol y si las dejamos jugar es porque les estamos haciendo un favor”.

“Yo me he cuestionado mucho qué es lo que les permitía a estos hombres ir a la cancha. Normalmente es la labor invisible de cuidado de las madres, las esposas, las mujeres de las familias de estos futbolistas. Y, ¿qué pasa con las jugadoras que hacen una doble o triple jornada?”

Nelly Hernández, quien ha dado talleres sobre la historia del futbol femenil en México.

La equidad salarial que merecen las futbolistas aún parece lejana

La jugadora colombiana Isabella Echeverri, integrante de la selección de Colombia en 2019, fue de las primeras jugadoras de futbol en ese año en denunciar las condiciones precarias con las que jugaba el equipo.

Echeverri dijo que no les pagaban, que no les cubrían vuelos internacionales para competir y que les vendían sus uniformes rotos o usados. Además mencionó que se sentía amenazada de sufrir represalias.

Dos días antes del inicio del Mundial de Futbol Feminil 2023, que fue inaugurado este 20 de julio, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, dijo en conferencia de prensa respecto a las disputas por falta de apoyo de varias federaciones a sus selecciones: “(si) alguien no está contento con algo, lo siento mucho. Yo estoy feliz con todo y amo a todos”.

Y por varias federaciones hablamos de países con selecciones que están consideradas entre las mejores 10 del mundo, por ejemplo, Inglaterra, Canadá, España y Nigeria.

Hasta el 29 de junio de 2023, es decir, a menos de un mes del inicio de la Copa Mundial, la selección de Jamaica estaba pidiendo fondos al público a través de una página para poder pagar sus alimentos y hospedaje en Australia y Nueva Zelanda. Las Reggae Girlz, como se les conoce, pedían un «poder de historia tipo Cenicienta» para poder alcanzar su meta de 75 mil dólares.

Falta de apoyo y salarios bajos: la realidad del futbol femenil en México

“Muchas chicas tienen que estudiar, tienen que trabajar para llegar al entrenamiento, con el dinero justo, comiendo lo que pueden o lo que hay de paso”, dijo la mediocampista Estefanía Banini, seleccionada de Argentina y jugadora del Atlético Madrid, en el podcast de NBC, Mi mundialista favorita.

Banini, apodada la Messi femenina, denunció que aún cuando lleva “desde los 5 años entrenando”, el cuerpo técnico decidió dejarla afuera del Mundial de 2019 y agregó que la razón fue porque exigió el crecimiento de la liga femenil en Argentina y la mejora de las condiciones laborales.

La jugadora argentina, considerada entre las 11 mejores futbolistas del mundo junto con Alex Morgan y Marta de Brasil, acudiría este 2023 a la Copa Mundial de Australia y Nueva Zelanda, sin embargo, a un día de dar inicio anunció con un mensaje algo agridulce su retiro de la selección. “Creo que por ahí me he cansado un poco de pelear y quiero disfrutarlo quizá como una hincha más”, dijo al medio DSports.

“De pronto ellas no tienen nada y los jugadores cuentan con bonos millonarios de patrocinadores, entonces una chica que recibe un salario mensual de 10 mil pesos (aproximadamente unos 500 dólares mensuales) de ahí tiene que sacar para pagar su nutriólogo, fisioterapeuta, si tiene alguna lesión, comprar sus botines de entrenamiento y de partido oficial o sus aditamentos básicos”, explica Giovanni Uriarte, quien también formó parte de la investigación y curaduría para el Museo del Deporte Mexicano en el apartado interactivo de la Selección Mexicana de Futbol Femenil 1970-1971.

El 66% de las futbolistas que participaron en la preparación rumbo a la Copa Mundial Femenil 2023 pidieron permiso en su segundo empleo para poder participar en los torneos definitorios de la Copa Mundial de 2023.

Fuente: Sindicato de Futbolistas Profesionales FIFPro.

Además, Banini ha pedido que dejen de nombrarla como Messi porque ella es ella y tiene su propio apellido. Apelar a las jugadoras profesionales y compararlas con hombres no hace más que minimizar su trabajo y es una práctica bastante frecuente que le ocurrió también a la goleadora seleccionada ya veterana, Alicia Vargas, apodada en su momento como “La Pelé” mexicana.

Nelly Hernández extiende la consideración a aquellas futbolistas que por más que quisieran alzar la voz o apoyar a sus compañeras, no todas lo pueden hacer porque su trabajo, su convocatoria y sobre todo sus ingresos pueden estar en riesgo.

Sin embargo, invita a que otras figuras del entorno alcen la voz y exijan condiciones equitativas para los equipos femeniles y varoniles.

“Ninguno de los seleccionados en México, por ejemplo, ha cuestionado que a la selección femenil no le den lo mismo que a ellos. Pienso en jugadores consagrados como Memo Ochoa o en jugadores que nadie les va a increpar porque tienen una carrera ya consagrada. Eso te habla de la escasa solidaridad entre los equipos varoniles”, cuestiona Giovanni Uriarte.

La sexualización de las jugadoras que no termina

Un reto al que se siguen enfrentando las jugadoras es la forma en la que la prensa las ha representado, pero también en cómo se dirigen a ellas algunos presentadores y parte de la afición.

Desde los mundiales celebrados en 1970 y 1971, las jugadoras dijeron que entre el público asistente había curiosos del deporte, incrédulos, pero sobre todo hombres que buscaban verles con morbo las piernas.

“Aquí lo alarmante es que esto permanezca porque la sexualización, la cosificación es también una forma de desprecio. O sea, estamos despreciando el futbol femenino”, comenta el historiador Giovanni Uriarte.

La jugadora mexicana Norma Palafox, de 24 años, denunció cuando tenía 21 que estaba harta de los comentarios constantes que recibía por su físico. En pleno 2023, después del anuncio sobre su fichaje en el Cruz Azul, el comentarista de ESPN José Rodolfo Llamas escribió en su Twitter: «increíble que nomás te contraten por las nalgas, porque de jugadora has hecho muy poco».

Para la periodista Nelly Hernández, varios clubes y selecciones están haciendo algunos cambios respecto a los temas de acoso o agresiones sexuales.

“Las jugadoras o las mujeres que están en el deporte o en el futbol ya están identificando más fácilmente qué es el acoso, o qué es un abuso o un hostigamiento sexual. Algo que antes quizá se veía más normalizado y no lo cuestionaban, pero ahora se dan cuenta si existe por ejemplo alguna relación de poder allí que que está sucediendo”, dice Nelly Hernández en entrevista.

Al respecto, Giovanni Uriarte propone cambiar las narrativas de cómo se cuentan las historias de las jugadoras. Darles crédito, ponerles la cámara cuando logren hitos, preguntarles cómo lo hicieron, cubrir de dónde vienen las jugadoras, entrar a las historias personales, cuánto les ha costado o cómo las tratan, pero no para romantizar o exotizar sus historias, sino para poder detectar fallas, en caso de que existan.

Equipos con shorts sin color

Otro asunto respecto a la imagen que parece sumamente absurdo es la ansiedad que provoca en las jugadoras usar shorts de color claro o totalmente blancos por temor a la reacción del público sobre manchas de su menstruación.

Es decir, es 2023, sabemos perfectamente cómo funcionan los cuerpos que menstrúan y todavía generan expectativas imposibles sobre atletas cuyos cuerpos son impresionantemente capaces para que no se manchen de sangre de manera involuntaria para no asustar a la gente. Ante este temor, varios equipos femeniles como Nueva Zelanda e Inglaterra anunciaron el fin de shorts blancos en sus uniformes oficiales para jugar en los partidos -así como lo han hecho otras atletas del tennis o volleyball-.

Porque como es de esperarse, casi el 40% de las jugadoras no tienen acceso a apoyo en cuanto a temas de salud mental durante temporadas de juegos mediáticos, de acuerdo con la FIFPRO.

Todo sobre la Copa Mundial 2023

  • Desde el 20 de julio hasta el 20 de agosto se jugará la Copa Mundial de Futbol Femenil 2023 en Austrialia y Nueva Zelanda. Se trata de la novena edición de este mundial organizado por la FIFA. En América Latina, los partidos podrán verse en canales de Sky, TUDN, a través de la aplicación VIX y TV Azteca en México.
  • Los octavos de final se jugarán: del 5 al 8 de agosto.
    Las semifinales serán: 15 y 16 de agosto.
    La final se jugará el 20 de agosto.
  • El campeón mundial por el momento es Estados Unidos, quien ganó el pasado torneo en Francia 2019.
  • La ceremonia inaugural tiene cita a la 01:00 horas del 20 de julio (Ciudad de México) y será en el estadio Eden Park en Auckland.
  • La canción oficial del mundial es Do it Again de BENEE (Nueva Zelanda) y Mallrat (Australia), las cantantes interpretaron la canción que se siente digna de estos tiempos y como salida de videojuego en la inauguración del Mundial Femenil.

Compartir

Recomendado

Recomendado

Así se vivió la marcha del Orgullo 2024 en CDMX

Como cada año, la Ciudad de México se llenó...

El genocidio se disfraza de arcoiris: así es como las fuerzas armadas instrumentalizan el lenguaje de derechos

Por: María Fernanda Ramos Araujo, IntersectaEn colaboración con Intersecta En...