“Aceptar mi belleza tuvo que ver con aceptar mi condición de vida”: Karla Casillas

Platicamos con Karla Casillas, quien representará a Jalisco en Miss Wheelchair México, para que nos cuente qué significa para ella participar en este concurso.

miss wheelchair mexico
Fotos. Alejandra Leyva

Por: Mónica Ocampo

Para Karla Casillas, la silla de ruedas es una extensión de su cuerpo. No sólo le da movilidad, sino también libertad para bailar, hacer ejercicio, viajar.. y representar próximamente al estado de Jalisco en Miss Wheelchair México. Ahí, Karla quiere promover la belleza inclusiva. 

Aunque sabe que los concursos de belleza pueden perpetuar estereotipos y prejuicios sobre las mujeres, ella quiere usar esta plataforma para llamar la atención sobre las vidas de las mujeres con discapacidad, hacerle saber al mundo que “no es un angelito ni un ser especial”.

Estas son palabras que Karla en algún momento de su vida ha escuchado, ya sea por  miedo, pudor o desconocimiento de las personas con las que habla.

“Creo que muchos asocian discapacidad a un término discriminatorio, pero en ese mismo acto de querer reemplazar la forma de nombrarla, existe de manera implícita un acto de exclusión”, nos explica.

Construir un concepto de belleza

Porque, aunque Karla vive de un modo distinto, ha tenido grandes satisfacciones como estudiar una licenciatura en psicología, especializarse en reclutamiento y selección de personal y convertirse en activista de los derechos humanos laborales de la gente con discapacidad motriz, visual, auditiva o intelectual.  

A sus 34 años, el concepto de belleza que ha construido nada tiene que ver con la apariencia física. Se trata de un proceso de aceptación y reconciliación con las particularidades de su cuerpo.

“Toda mi infancia y parte de mi adolescencia no podía verme ni en una fotografía porque no aceptaba mi cuerpo ni mi realidad. Hasta que decidí no quejarme más y enfocarme en lo que sí podía mejorar”, nos contó.

Su participación en Miss Wheelchair México es una apuesta para demostrar que en la belleza no hay límites y que cada mujer es libre de mostrarse tal cual y sin miedo. Para Karla, esto empieza con la autoaceptación: “solo así puedes hacerte aceptar por los demás”.

Esto no ha sido nada fácil: “a los 15 o 16 años veía a las niñas de mi edad salir con novios, ver cómo les regalaban flores o chocolates, y yo era la segregada del grupo. La fea, la que está en silla de ruedas, la que va al Teletón. Esa etapa fue muy difícil”, dice Karla.  

Vivir con osteogénesis imperfecta, mejor conocida como “huesos de cristal”, le ocasionó más de 80 fracturas, pero el apoyo de su familia fue fundamental: 

“Mi papá siempre me ha dicho que los límites están en uno mismo. Y eso lo entendí en la universidad, cuando empecé a ir a terapia. Aceptar mi belleza tuvo que ver con aceptar mi condición de vida y generar herramientas emocionales”.

Ahora practica cardio, natación y baile y lleva más de veinte años sin fracturarse.

Miss Wheelchair México

Para Karla es importante transmitir el concepto de aceptación hacia el cuerpo y cuál ha sido su proceso. Participar en Miss Wheelchair México le permitiría esto, además de normalizar la discapacidad. 

“Hace falta mucha empatía. Nos califican como un grupo vulnerable, pero no debe ser así, sólo tenemos una condición de vida diferente”, dice. 

Este concurso se celebrará del 27 al 29 de enero, en Playa del Carmen y asistir es un reto económico. Por el confinamiento y la suspensión de labores a causa de la pandemia, Karla ha tenido que buscar financiamiento independiente para poder asistir.

Aunque ya tiene los boletos de avión, patrocinadores de maquillaje y vestuario, debe reunir 20 mil pesos para pagar el hospedaje y las comidas de ella y su acompañante, ya que uno de los requisitos del concurso es que ninguna participante viaje sola. 

Por eso lanzó una campaña de recaudación de fondos en redes sociales, que consiste en ofrecer cursos y asesorías en elaboración de currículos de alto impacto para quienes deseen donar.