Artistas que demuestran cuánto se puede decir con poesía visual y collage

Estas artistas nos llenan el corazón con su increíble poesía visual a través del collage.

poesía visual
Collage. menjurje.tv

La poesía nos confiere todas las posibilidades y definirla puede ser un intento fallido: podemos hablar de un poema como materialización física de la poesía e incluso del universo mismo.

Pero hoy queremos ahondar un poco en la poesía visual y la forma en que se puede experimentar con ella mediante el collage. Platicamos con algunas poetas y collagistas para explorar más en el tema.

Romina Cazón y su collage digital

Romina Cazón es una poeta argentina que lleva muchos años en México. Ella experimenta con el lenguaje mediante el poema en verso libre, el collage digital y otras posibilidades de hacer poesía visual.

Para ella la poesía visual es “una expresión que se sale de los parámetros textuales y la lectura típica de la poesía.” Su interpretación no acabada se relaciona con los cambios que tiene una sociedad:

“Por ejemplo, en los años 50, era inimaginable hablar de poesía binaria o poemojis. Y pasaron por nuestros ojos no sólo con poesía binaria, sino con lenguajes de programación y con diferentes elementos de programación. El poema visual sufrió el mismo cambio que la sociedad”.

Para Romina, el poema tiene muchas posibilidades y puede estar en cualquier parte, por eso ella no solo se enfoca en el collage con técnica digital, sino en cualquier poema digital: “Selecciono imágenes, las corto y pego. Estas formas varían de acuerdo al concepto que pretendo mostrar”

Para la poeta su estilo parte de desarticular la realidad existente y pensar en conceptos: “Una realidad en riesgo, que sufrió un cambio para generar nuevas ideas. Realidad distorsionada, convulsionada, caótica, etc.”

Triana Zepeda y su colectivo collagero

Triana ha experimentado mediante el collage un camino a la deconstrucción. Para ella, la poesía visual es la experimentación de nuevos universos y discursos propios y ajenos dentro de una imagen.

Eligió el collage análogo como expresión artística pues la considera una ventana al pasado, “ya que los elementos se desprenden de su significado al ser recortados y se liberan, dando paso a otro tipo de creación. Esto me resulta maravilloso”

El tema que Triana pretende amplificar mediante su voz poética, es la deconstrucción de los estereotipos sobre la belleza: “El falso concepto de belleza que el patriarcado ha construido para nosotras y universos alternos con poesía visual”

Además, desde 2017 Triana Zepeda recorta y pega en Menjurje.Tv, un colectivo collagero fundado por ella y Elisa Rodríguez:

“Surgió del análisis de revistas antiguas en donde la mujer es esclava de un concepto de belleza erróneo y presa de la mercadotecnia machista. Todas estas revistas nos hicieron cuestionarnos y experimentar con el recorte, tocando lo irónico y creando un nuevo mensaje.”

Algunas de las collagistas mexicanas que Triana nos recomienda se encuentra Rocío Montoya, Aricollage, Giovana Tommasi y Elisa Rodríguez.

Gabriela Cano, Guanajuato

A pesar de que el trabajo de Gabriela camina entre la prosa y el verso libre, desde hace algún tiempo también ha incursionado en la poesía visual, específicamente mediante el collage.

En la búsqueda por amplificar su voz poética, decidió converger su trabajo a la poesía visual a través del collage análogo (cortando y pegando), ya que ella considera que lo visual y el verso convergen en la imagen.

“Toda palabra que usas para construir un verso tiene, en el poema, un mostrar algo distinto de cierto código, del lenguaje en sí mismo. Pasa lo mismo con lo visual, cómo disocias, fragmentas, críticas o resignificas algo que ya está visto. Me interesan mucho esas nuevas relaciones o posibilidades.”

Gabriela hace sus collages a partir de los mensajes que están ahí como un recinto de lo colectivo. A partir de ello, va trabajando con el material que encuentra en las revistas, que le guarda su hermana, su mamá o sus amigxs: “Ese repaso me da nuevas formas o ideas de representar una u otra cosa”

Para ella, materializar una idea mediante el collage es trabajar en la contingencia e ir enunciando otros significados:

“A veces inicio con cierta idea, porque trabajo de forma análoga (cortando y pegando), y de pronto la línea del papel, su material, el mismo borde o la imagen que trabajaba alteran lo que estaba construyendo”

Collagistas que admiramos mucho

Miranda Guerrero Verdugo, escritora, artista mexicana y feminista.

María Camila Duque, collagista colombiana.

Cristina Amador, La Amarillista. Collagista y fotógrafa de Costa Rica.