Por qué enero es el mes de la gordofobia y cómo combatirla

Inmediatamente después de las fiestas de diciembre, la gordofobia regresa en forma de dietas milagrosas, comentarios en persona y redes sociales y campañas de marketing. Rosy y Nelly, activistas de body positive y coconductoras del podcast Las Irreverentas nos cuentan a dos voces por qué enero es un mes difícil. 

gordofobia
Imagen. Rawpixel

Nelly: gordofobia y los propósitos de año nuevo

Con el año que se estrena viene el borrón simbólico, la cuenta nueva y en la tradicional lista de propósitos (muchas veces reciclados). BAJAR DE PESO casi siempre se encuentra en los primeros lugares del inventario.

Quienes hemos tenido una mala relación con nuestro cuerpo sabemos que se avecina una época donde el mensaje es muy claro: cambiar tu cuerpo es mejorarlo. 

En esta temporada empiezan las promociones en los gimnasios, los 12 meses sin intereses para el tratamiento reductivo en el spa, los anuncios en Facebook de “Si comes esto todas las mañanas bajarás 10 kilos asegura experto”, la vecina que recomienda unas pastillas que son ma ra vi llo sas, las fotos del antes y después en Instagram y las quejas de “he comido como cerda” en Twitter. En este contexto es muy difícil que no se manifieste alguna de nuestras disforias, retos o desafíos.

Aunque intento mantener un discurso de aceptación y amor, en esta época es muy complicado porque el discurso externo repite una y otra y otra vez que más flaca es igual a más bella o (aún más perversamente) más flaca es igual a más feliz. 

Desde que soy adolescente, sin importar cuánto pesara, bajar de peso estaba en mi top tres de propósitos anuales. Pero es ahora que ya no estoy inmersa en esa cultura de la dieta que la puedo ver con más claridad.

No es que esté en contra del cuidado de la salud o de la motivación personal. Claro que puede ser positivo decidir hacer cambios en nuestro cuerpo, pero, ahí está la clave: decidir. Y no sé, en mi caso, cuántas veces esa decisión fue mía o cuántas veces esa decisión vino de un lugar de odio y no de autocuidado.

Self Love GIF - Find & Share on GIPHY

Rosy: el premio y el castigo 

Yo siempre he sido una gran entusiasta de la Navidad, pero en cuestiones alimenticias los últimos años me he preguntado qué dice de nuestra relación con la comida que haya ciertos meses en los que tenemos permitido disfrutarla sin límites pero otros en los que no.

Quizás la pregunta correcta sería ¿qué dice de nuestra relación con la comida que los excesos de diciembre tienen que venir acompañados de una culpa desbordante en enero y un régimen especialmente estricto?

Todos estos discursos manejan la dinámica eterna de premio y castigo, pero no se relacionan con el valor nutricional, sino con el valor estético. El problema no es comer sin límites en diciembre, el problema es que en enero se note.

Como mujer gorda, a veces parecieran los memes de enero una interminable retahíla de recordatorios de que nadie quiere verse como tú, que quienes pesan lo mismo que tú no tienen autocontrol: no saben soltar la rosca después del seis de enero.

Y estos no son solo recordatorios de la publicidad o los medios. Si no es agradable ver a las celebridades en la tele hablar de cómo evitar subir de peso, definitivamente es peor cuando quien no deja de publicar esos mensajes es tu amada prima Chuchita en su Facebook. Situaciones así nos recuerdan que mucha gente nos ama pero no respeta cómo nos vemos.

Está comprobado que la motivación negativa no funciona. Hacer sentir culpable a alguien por cómo se ve logra exactamente eso: tristeza y decepción. Estos no son sentimientos que lleven a cambios positivos. 

Así que esta gordofobia de enero no solo causa dolor en mi corazón gordo, sino que ni siquiera es sano para ti, te lastima y crea una relación condicional con tu cuerpo.

Sexy Girl GIF by badassfemme - Find & Share on GIPHY

Nelly: aprender a escuchar al cuerpo

Sobrevivir a enero sin disparadores es complicado pero no imposible. Todas crecemos de distinta manera, todas nos nutrimos de distinta forma y todos los cuerpos son hermosos, porque son ese espacio que habitamos.

Cuidarnos es lo natural, pero siempre desde un lugar de amor, no de tortura, no de violencia, no de reclamo. Y el cuidado que requiere nuestro cuerpo no tiene que ser el que los medios o el contexto normalizan y socializan. Escuchar a mí cuerpo sin compararlo con otros ha sido crucial en este camino.

Para mí ha sido muy importante recordar no caer en la vieja trampa de postergar planes y deseos hasta llegar a un “peso ideal”, no dejar en pausa otros aspectos de nuestra vida porque “no merecemos” o “no podemos” con los kilos que tenemos ahora. 

Lo que más lamento de los años pasados es la ropa que no usé, las fiestas a las que no fui, el reggeatón que no perreé, las veces que no hice el amor, o las experiencias que no me dejé vivir, porque mi cuerpo no era el “adecuado” porque no podía permitirme esas cosas hasta que tachara de la lista de propósitos BAJAR DE PESO.

Rosy: cambiar lo que consumimos, en enero y todo el año

Fiscaliza no tu cuerpo, sino tu pensamiento: fíjate que cosas te dices, pregúntate si lastimarte es realmente efectivo.

Definitivamente mi mejor consejo es consumir medios diferentes. Aprende a seguir en tus redes sociales a personas con todos los tipos de cuerpo y a menos gente que sube maneras efectivas de perder 20 kilos en una semana. 

Lo que vemos, lo que leemos, impacta directamente en la manera en cómo nos percibimos.

Proud Night Sky GIF by Emma Darvick - Find & Share on GIPHY

Nelly: proyectos, no propósitos

Con muchos años de reflexión y de feminismo (es fundamental decirlo) hoy pienso en mi cuerpo en términos de cómo se siente y no de cómo se ve. En cómo quiero que se sienta, qué cosas quiero que haga y no en el número que marcará la báscula o la talla de pantalón que usará.

Empezar a pensar en términos de proyectos que quiero realizar y no propósitos que quiero cumplir se vuelve liberador. Me permite entender este camino como un proceso y darme tiempo, darme chance. Darme espacio para frenar o cambiar de ritmo.

Fat Yoga GIF - Find & Share on GIPHY

Y esta danza amorosa que hemos empezado a bailar mi cuerpo y yo ha hecho más por mi salud que todas las dietas y ejercicios extenuantes con los que me torturé por mucho tiempo.

Por eso hoy nos deseo, a ti y mí, que este año más que de propósitos sea de proyectos, de procesos, de caminos por andar y que la paciencia, la comprensión, el cuidado y el amor hacia nosotras encabece la lista.