Cómo lidiar con discriminación y mobbing en el trabajo

Muchas personas hemos vivido discriminación o mobbing en el trabajo, aunque pocas veces sabemos qué hacer al respecto. Hablamos con un experto para saber cómo manejar estos casos.

discriminación y mobbing
Foto. Amplitude Magazine

Si has trabajado en una oficina, seguro lo has vivido. Estás felizmente comiendo en la cafetería, cuando escuchas alguna palabra homofóbica o el famoso “feminazi” dirigida a ti o a otra persona de la empresa. ¿Qué hacer en estos casos?

Y esto es lo más leve, también puedes ser tú discriminada por género o ser blanco de mobbing, que es un trato hostil sistemático con consecuencias psicológicas.

En el trabajo pasamos gran parte de nuestro día y tenemos derecho a que sea un espacio libre de discriminación y hostigamiento. Platicamos con Roberto Alva, quien ha trabajado en el departamento de Recursos Humanos (RR.HH) de empresas multinacionales, sobre cuáles son nuestros derechos y algunas maneras que podemos reaccionar. Estos son algunos de los tips que nos dio.

Conoce a tu empresa

Lo ideal es que desde que entres a tu empresa te informes sobre si tienen un departamento de Recursos Humanos y si existen códigos de conducta, protocolos antiacoso, etc.

Para las empresas donde no hay departamento RR.HH. o este no tiene la capacidad para apoyarte, Roberto dice: “Mi recomendación sería en primera instancia buscar el apoyo de supervisorx o jefx directx y si no lo encuentras, irte un nivel más arriba hasta donde se pueda (mientras más evidencia y registros tengas para soportar esto, mejor. Y siempre hacerlo por escrito o mail.”

To Kill A Mockingbird GIF - Find & Share on GIPHY

Analiza qué es lo mejor que puedes hacer en tu posición

Si el acoso o la discriminación no se dirigen a ti sino a una persona con la que trabajas, tienes varias opciones, que dependen de tu puesto en la empresa, tus privilegios en general y la gravedad del asunto.

Por ejemplo, un hombre puede intervenir de una manera no agresiva si otro hombre está haciendo comentarios machistas. O si escuchas un comentario gordofóbico contra alguna otra persona de la empresa, podrías intervenir para cortar las burlas. Si no es un hostigamiento sistemático sino un comentario al aire, esto podría ser suficiente para acabar con el comportamiento.

Pero si es algo más grave o no te sientes cómoda para intervenir directamente: “siempre te puedes acercar a la persona que está siendo discriminada para ofrecer tu apoyo como testigo, acercarte a una jefa o supervisora o denunciar anónimamente el hecho si tu empresa cuenta con canales para hacerlo”, dice Roberto.

Drone Solidarity GIF by Nico Roxe - Find & Share on GIPHY

Registra TODO

Esta es la mejor herramienta que tienes, tanto como testigo como si eres tú el blanco de la discriminación o mobbing. Desde que comiences a sentirte incómoda con una situación puedes empezar a registrarla, aunque después decidas no iniciar un proceso.

Lo ideal, nos dice Roberto, es tener grabaciones, mails o fotografías de los comportamientos discriminatorios. Pero si no, sé lo más exhaustiva que puedas: “comentarios específicos, fechas, horas y personas involucradas, incluyendo testigos.”

Esto te va a servir cuando presentes una queja, ya sea ante un jefe o jefa directa, ante RR.HH. o ante alguna otra instancia.

Revenge Hacking GIF by vewn - Find & Share on GIPHY

Conoce lo que dice la ley

Roberto nos cuenta que la Ley Federal del Trabajo incluye desde 2013 una reforma en los artículos 3 bis y 51. Esto contempla que el acoso y mobbing laboral (que incluye actos y comentarios discriminatorios o fomentados por discriminación) son causales para terminar la relación laboral, aunque específicamente hablan de cuando quien discrimina es un jefe, no compañeros de trabajo.

Además, desde mayo de 2019 entró en vigor una reforma al artículo 132  que obliga a todas las empresas a tener protocolos para evitar la discriminación por razones de género y atención de casos de violencia y acoso u hostigamiento sexual.

Pero si ya intentaste recibir apoyo en tu empresa y no lo recibiste, Roberto recomienda acercarte a la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet). Ahí te pueden ayudar a presentar una queja formal o a buscar un finiquito.