Así he logrado un balance entre el trabajo y mi vida personal

balance trabajo
Foto. Shwa Hall

Mantener un balance en el trabajo y la vida personal puede convertirse en una misión abrumadora y difícil de lograr. Sinceramente, a mí me ha costado mucho.

En casi 8 años, siempre ha sido el trabajo el asunto de mayor prioridad en mis días y el balance brilla por su ausencia.

En ese periodo he tenido incontables fines de semana pegada a la computadora trabajando “horas extras”, respondiendo correos en vacaciones o recibiendo whatsapps de madrugada. Esto sucedía al mismo tiempo que faltaba a eventos familiares importantes como el baby shower de mi hermana, una operación delicada de mi padre o el funeral de mi abuela.

Working Never Ending GIF by amelietour - Find & Share on GIPHY

No se trata de victimizarse, el punto acá es que no siempre existen las condiciones para equilibrar la vida, y entre el miedo a perder “algo” que parece vital y la incapacidad de poner límites, una termina desmoronándose en el intento de cumplir con todo: los jefes, la pareja, los amigos, el cuidado personal o los hijos (en el caso de las madres).

No hay tiempo para el balance

Vivimos en una cultura laboral que deja poco tiempo para el autocuidado. En México, según la OCDE, trabajamos 2 mil 246 horas al año y además somos el país con menos vacaciones. Por eso no es nada raro que el 75% de los mexicanos padezca fatiga y estrés por exceso de trabajo.

A pesar de las cifras (y las circunstancias), he aprendido que es mejor abrazar el desequilibrio y dejar de preocuparme por atenderlo todo al mismo tiempo.

Quizá haya días en que deba enfocarme sólo en el trabajo y otros en los que pueda dedicar mi energía a los amigos o a mí misma sin sentir culpa. ¿Será que ese es el verdadero balance?

Don'T Care Waiting GIF by amelietour - Find & Share on GIPHY

Consejos para acercarse al equilibrio

Les comparto a continuación algunos consejos que he aplicado cuando la rutina se vuelve complicada:

Identifica en qué usas tu tiempo libre

Creemos que los días deberían durar más de 24 horas para realmente hacer lo que deseamos, pero a veces no identificamos el tiempo perdido en distracciones, un ejemplo son las redes sociales.

Pasamos dos horas diarias haciendo scroll, cuando bien podríamos usar ese tiempo en hacer ejercicio, tomarnos un café con una amiga o realizar cualquier actividad que nos provoque felicidad.

Cada minuto cuenta. No queda de otra más que ser más conscientes de nuestros horarios y establecer límites claros a la hora de revisar correos electrónicos o Insta stories.

Angry So Long GIF by amelietour - Find & Share on GIPHY

Tómalo paso a paso

En el libro “Bird by Bird” de Anne Lamott, la escritora cuenta una anécdota que se aplica muy bien a la hora de enfrentar situaciones abrumadoras.

Ella cuenta que, cuando su hermano era pequeño, debía hacer una tarea muy extensa sobre varias especies de aves, su papá lo vio tan perdido y con ganas de renunciar, que sólo le dijo: “tranquilo, ve pájaro por pájaro”.

Hay momentos en que sólo se trata de ir tomando la vida un día a la vez y de resolver las cosas una a una sin desesperarnos, es difícil, pero de otra forma resulta muy angustiante.

Turn Around Waiting GIF by amelietour - Find & Share on GIPHY

Establece límites

Cuando eres pequeña, decir que “no” es muy natural, pero conforme creces, se vuelve más difícil y muchas veces acabas aceptando, por puro compromiso, cosas que no querías.

Lo más saludable, y la única forma de malabarear el trabajo con lo que amas hacer en tu tiempo libre, es diciendo “NO” con honestidad a todo aquello que no te convence o no es tu prioridad.

El balance entre el trabajo y la vida personal significan cosas distintas para cada persona y es algo que solo se puede decidir individualmente según tu estilo de vida. Pero como dice el novelista Jack Kerouac: “descansa y sé amable, no tienes que demostrar nada”.