Breve historia del escote a través de los años

historia del escote

Fashionistas del mundo: el escote ya no se lleva, o al menos eso es lo que afirma la versión británica de Vogue en su edición de diciembre. Según la revista “El escote –aquellos magníficos montículos ajustados para desplegar empoderamiento sensual, para seducir, para inspirar lujuria o simplemente para presumir– se ha terminado o, cuando menos, está tomando un merecido descanso”.

Y aunque la declaración le valió a la revista un trolleo masivo en internet, la realidad es que el escote es una de esas tendencias que han ido y venido a lo largo de los años. A veces mostrando más, a veces menos, y casi siempre de acuerdo al contexto social de la época. Por ello decidimos hacer una breve guía para entender cómo este sencillo, pero revelador estilo de llevar la ropa, ha evolucionado con el tiempo… Y que cada quien decida cómo llevarlo.

Siglos 17 – 19

Durante el siglo 17 y hasta finales del 19, el décolletage estaba a la orden del día en Europa.

Las mujeres no tenían problema en utilizar escotes que rozaban el límite de exponer sus pezones e incluso hubo aristócratas y miembros de la realeza (como la reina María II de Inglaterra y la esposa del rey Carlos II, Henrietta María) que se animaron a dejar uno o ambos senos completamente de fuera. ¡Yay!

Según explica la historiadora Angela McShane Jones en el estudio “Breast Baring Popular in 1600s” de Discovery News, “Aunque las mujeres fuera de los estratos altos pudieron haber adoptado este estilo, comenzó como una moda de la clase alta que demostraba gran educación e ideales clásicos sobre la belleza femenina… Las mujeres de clase alta mantenían la calidad de sus pechos al no amamantar a sus niños y dejarle ese trabajo a las nodrizas”.

Ah, pero eso sí, exponer los hombros o los tobillos era considerado un escándalo.

The Tudors

Foto. The Tudors

Inicios del siglo XX

Durante la belle époque en Inglaterra (de 1900 a 1914) sucedió todo lo contrario, ya que la norma era llevar vestido con cuellos hiper altos y los escotes quedaban reservados únicamente para los vestidos de noche. Por supuesto, mostrar los senos a diestra y siniestra se volvió inaceptable.

Tras el estallido de la guerra en 1914, la moda cambió drásticamente y se volvió mucho más práctica. Los vestidos enormes y los cuellos altos se quedaron en el closet y el escote se relajó.

Eso no significa que las mujeres anduvieran por la calle presumiendo busto, ya que era una época de sobriedad, pero al menos pudieron deshacerse de las rígidas normas de vestimenta antes impuestas.

Downton Abbey moda

Foto. Downton Abbey

1920

Cuando pasas tus noches y días bailando charleston y bebiendo martinis, lo último que quieres es preocuparte porque tus senos se asomen por tu escote. Así que en esta época la moda apostó por vestidos ligeros y fluidos en donde el busto dejó de ser el centro de atención y, por el contrario, se hacía todo lo posible por esconderlo.

Medianoche en París

Foto. Medianoche en París

1930-1940

Como olvidar a Sira Quiroga en ‘El Tiempo Entre Costuras’ y sus vestidos o trajes sastre hechos a la perfección.

En ese tiempo el escote no era algo que esconder ni algo que sobre enseñar. Las mujeres estaban buscando su lugar dentro del mundo laboral y con la guerra encima, la improvisación y la sencillez era lo que caracterizaba a sus atuendos.

El tiempo entre costuras

Foto. El tiempo entre costuras

1950 – 60

La época de esconder el escote se fue por la ventana con el boom de las divas de Hollywood –como Marilyn Monroe y Elizabeth Taylor– y sus peligrosas curvas.

Con menos restricciones, la moda empezó a mostrar y exagerar la silueta femenina, el escote era celebrado y visto como algo en tendencia.

No es casualidad que alrededor de esta época, en 1964, se inventara el Wonderbra, el brassiere que moldea, empuja y eleva los senos para hacerlos ver más grandes y firmes.

Elizabeth Taylor

Foto. Cleopatra

1970

Primero tenías que liberarte y luego liberabas tu ropa. En esta época en la que se dio la segunda ola del feminismo y el movimiento hippie, muchas mujeres optaron por dejar el brassiere en el baúl y llevar su escote al natural.

Almost Famous

Foto. Almost Famous

1980

Los 80 fueron la epítome de la ropa deportiva, la cual favorecía la figura de la mujer que pasaba horas en clases de aeróbics siguiendo los pasos de Jane Fonda.

El escote dejó de ser el centro de atención y se le dio protagonismo al abdomen. Vamos, que en los 80 ¡hasta los hombre se animaron a llevar ombligueras! Esa tendencia por llevar crop tops se mantuvo durante la década de los 90 (claro, siempre y cuando no fueras grunge).

Salvados por la campana

Foto. Salvados por la campana