Estos hombres quieren acabar con los estereotipos de género una bufanda a la vez

Hombres Tejedores

Foto. Hombres Tejedores (Claudio Castillo)

A estas alturas a nadie debería sorprenderle que un hombre planche ropa, lave platos o se quede en casa cuidando a los niños mientras su esposa trabaja. Sin embargo, la realidad es que ciertas actividades –tanto profesionales como recreativas– aún tienen un rol de género muy definido en nuestra sociedad, sobre todo en países tradicionalmente machistas.

Hoy en día el que un hombre sea bailarín, diseñador de modas o fanático de la repostería aún sigue generando burlas o que sea etiquetado como homosexual (como si las aficiones que elegimos tuvieran algo que ver con nuestras preferencias en la cama). Con eso en mente, y dispuestos a crear conciencia, un grupo de jóvenes chilenos ha decidido tomar como armas los ganchos y el estambre y realizar una actividad estereotipadamente femenina: tejer.

“’Hombres Tejedores’ surgió a raíz de los talleres de tejido para hombres que comenzó a realizar Claudio Castillo, nuestro profesor”, me comenta en entrevista Ricardo Higuera, periodista y miembro de Hombres Tejedores. “Él [Claudio] se inspiró en lo que había aprendido mientras estudiaba en la universidad, de la mano de unas compañeras que una tarde tejían en el patio, entre clases”.

Claudio Castillo

Foto. Hombres Tejedores (Claudio Castillo)

Poco a poco, el número de interesados en la técnica fue creciendo, hasta que decidieron formar un club de tejido exclusivo para hombres. “Los talleres comenzaron en el verano de 2016 y el fanpage de Hombres Tejedores se armó al poco tiempo después. Hoy somos un grupo de diez hombres que nos reunimos de forma permanente a tejer en distintos lugares”, platica Ricardo.

Además de desarrollar y mejorar sus habilidades con el derecho y el revés, estos chicos organizan clases de tejido gratuitas y al aire libre (han hecho dos en Santiago y una en Valparaíso), participan en ferias, charlas en colegios y recientemente realizaron su primera intervención urbana bajo la consigna “Romper con estereotipos nos transforma en una sociedad más inclusiva y tolerante”.

Hombres tejedores

Foto. Rodrigo Isla

Sobre la motivación detrás de los Hombres Tejedores, no existe un patrón único. “Algunos aprendieron a tejer en sus familias, otros fueron desarrollando la técnica de forma más solitaria y otros por necesidad, pero a todos nos mueve el tejido como un oficio, como un arte y como una vía de socializar con otros o de canalizar ciertas inquietudes que tenemos a modo personal”, menciona Ricardo.

Es muy importante derribar mitos y acabar con prejuicios históricos respecto a oficios o disciplinas que históricamente han sido erróneamente asociadas solo a las mujeres, como el tejido. En la medida en que sigamos visibilizando este mensaje, podremos ir generando pequeños-grandes cambios que van en beneficio de todos, porque finalmente construir y vivir en una sociedad libre de prejuicios y estereotipos, es un trabajo conjunto de todos, hombres y mujeres”.