¿Abrumada por las redes sociales? Un detox es exactamente lo que necesitas


Suena el despertador. Estiras la mano para tomar tu celular y, sin siquiera haberte despabilado, ya estás revisando tus redes sociales una por una. Te encuentras, otra vez, con noticias advirtiendo la llegada del Apocalipsis: que si Peña la volvió a regar, que Trump amenaza con deportar a tu ex de vuelta a México; que viene otro gasolinazo; que subió el kilo de aguacate o incluso que –según un nuevo y dudoso estudio– beber café es malo para la salud.

Te sientes absolutamente miserable y apenas son las 6:15 de la mañana (porque sí, querida lectora, asumimos que eres madrugadora).

Y es que aunque las redes sociales han aportado a nuestra vida inmensa alegría (videos de erizos bebés, no se acaben nunca), a veces pueden convertirse en una abrumadora avalancha de negatividad que lejos de ayudarnos a estar informadas nos producen más estrés.

Seguramente lo has notado en las últimas semanas. Parece que estamos sumergidos en un mar de malas noticias que no tiene final. Pero ¿has pensando que si eso te hace sentir ansiosa, triste y desesperanzada, quizá es momento de salir a la superficie a respirar? Esto no significa que seas ingenua o quieras huir de la realidad, pero es válido limpiar nuestro entorno y distanciarnos de lo negativo, y una forma de lograrlo es hacer un detox de redes sociales.

De acuerdo con la doctora Megan Moreno, investigadora del Seattle Children’s Research Institute, “Un detox de redes sociales es un periodo de tiempo en el que una persona se priva de utilizar las redes sociales y reflexiona sobre las cosas positivas y negativas de estar conectada”.

Para investigar las consecuencias de desintoxicarse de las redes sociales, Moreno y su equipo hicieron un estudio en el que le pidieron a 20 universitarios que desactivaran Facebook durante una semana. Terminado el experimento, 19 de ellos dijeron sentirse contentos con el resultado e incluso cuando volvieron a utilizar Facebook lo hicieron con menor frecuencia. “Les dio la oportunidad de reconectarse con su familia y amigos en persona”, explicó Moreno. “Se dieron cuenta de que pueden llamarle a un amigo e ir por un café para socializar y descubrieron que tenían tiempo extra para hacer cosas como limpiar su casa o ejercitarse”.

No suena nada mal, pero ¿cómo comenzar con el detox? ¿Cómo superar el temido FOMO (fear of missing out)?

En un artículo publicado recientemente por el Seattle Children’s Hospital, la doctora Megan Moreno da varios consejos:

– De preferencia haz el detox acompañada. Quizá con tu pareja, familia o roomie. Es más sencillo romper un mal hábito cuando otras personas te apoyan.

– Sé realista con la duración del tiempo que vas a elegir desconectarte. Comienza con una meta corta, como una semana, y después puedes aumentar el tiempo.

– Puedes avisarle a tus contactos que no estarás disponible en las redes durante un periodo o puedes aplicar la de Houdini y sólo desaparecer. Depende enteramente de ti.

– Cierra tu sesión y borra la app. La mayoría de las veces revisamos las redes sociales a través de nuestro celular, así que mejor no tener la tentación cerca.

– Tómate el tiempo para reflexionar cómo te sientes al principio, durante y al final del détox. ¿Estás más tranquila? ¿Notas menos ansiedad?

“Habrá momentos en los que estarás tentada a revisar tus redes sociales. Cuando tengas el impulso simplemente sé consciente del malestar. Pasará rápidamente. Siéntate durante 20 segundos y verás que estás bien y que serás capaz de seguir adelante y hacer algo más”, señala Moreno.

Así que anda, corre desnuda por la pradera, desaparece unos días del mundo virtual y cuéntanos cómo te va. Eso sí, antes de huir no olvides compartir esta nota en tu muro de Facebook  😛