¿Qué es la leche dorada y por qué todo mundo la está tomando?

Si alguien sabe de superfoods y alimentos exóticos, esa es mi amiga Valentina, por eso no me sorprende llegar a su casa y encontrar –cual despacho de herbolaria– un frasco de vidrio relleno de cacao nibs, otro con moringa, espirulina y uno con ¿leche dorada?

Probablemente quienes son aficionados al healthy living y a la medicina Ayurveda se conocen de memoria las propiedades de la leche dorada y no es ninguna novedad, pero para mí, que me conformo con comer una ensalada dos veces a la semana (si bien me va) fue todo un descubrimiento.

https://www.instagram.com/p/Bk7pjWRHjlK/?tagged=goldenmilk

¿Qué es la leche dorada?

La leche dorada en realidad no es leche, ni es dorada. Más bien es una especie de té o licuado amarillo que se crea a partir de la combinación de ciertos ingredientes como canela, jengibre, cardamomo, pimienta, aceite de coco y, sobre todo, cúrcuma, que es el protagonista del brebaje.

La leche dorada se puede preparar desde cero o puedes comprar la pasta que ya contiene todos los ingredientes y simplemente la disuelves en agua o la leche vegetal de tu preferencia (almendras, coco, soya, etc).

Aunque la leche de cúcrcuma o leche dorada se ha puesto de moda en occidente en el último par de años, en países del sur de Asia, especialmente en la India, se le conoce con el nombre haldi doodh y es un remedio casero para aliviar el resfriado y la tos, algo así como la cucharadita de miel con limón que nos daban nuestras abuelitas.

¿A qué sabe?

A Navidad. O como diría Valen «es como un chai latte con cúrcuma». Los ingredientes que más resaltan en la mezcla son la cúrcuma, el jengibre y la canela, pero el sabor puede variar dependiendo del tipo de leche dorada que compres o, bien, decidas preparar en casa.

Puedes agregarle más ingredientes a la mezcla y ponerle tu toque especial con vainilla, miel o cualquier especia que se te ocurra. En internet es muy fácil encontrar recetas para prepararla paso a paso.

¿Cuáles son sus beneficios?

Aunque la ciencia se ha encargado de bajarle dos rayitas a la devoción desmedida que se le hace a la cúrcuma, quienes utilizan este superfood resaltan sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, digestivas  y su beneficio como refuerzo para el sistema inmunológico.

«La cúrcuma contiene curcumina que posee poderosas propiedades antioxidantes y antiinflamatorias», explicó la especialista en nutrición Nichola Ludlam-Raine a The Independent. Aunque se advierte que para absorber y realmente sentir las propiedades de la curcumina se necesitaría ingerir cantidades mucho mayores de las que nos podría ofrecer una taza de leche dorada al día.

Así que no, la leche dorada no es un remedio mágico que vaya a aliviar todos nuestros males, pero sí una bebida que vale la pena probar en los días que quieras darle un apapacho a tu cuerpo.