Los problemas de creer que menstruar nos hace mujeres 🩸

¿Menstruar nos hace mujeres? No. Una niña sigue siendo niña después de menstruar. ¿Y qué hay de las mujeres trans?, ¿o las mujeres que por cuestiones fisiológicas no pueden menstruar?

menstruar no nos hace mujeres
Foto: Oana Cristina

“Felicidades, ya eres toda una mujer”: la frase que muches escuchamos cuando menstruamos por primera vez, aunque tuviéramos solo 11 años. La idea de que cuando te baja inmediatamente te conviertes en mujer está tan arraigada que necesitamos reflexionar sobre lo que implica. 

No solo es erróneo pensar que todas las mujeres menstrúan o que todas las personas que menstrúan son mujeres, esta afirmación también trae cargas políticas y sociales que siguen permitiendo prácticas machistas y violentas.

“Festejar la primera menstruación es una manera de construir los cuerpos de las mujeres de una forma que nos parece obvia y natural. Esto de ‘hacerse señorita’ aún hoy indica algo del orden de la entrada a la feminidad que tiene que ver, básicamente, con que esos cuerpos pueden cumplir con el rol correcto, que las sociedades de alguna manera todavía les endilgan, que es el de la maternidad”, escribió la psicóloga y doctora en Ciencias sociales,Eugenia Tarzibachi, en su libro Cosa de mujeres: Menstruación, género y poder.

Así que abramos la discusión.

Lo que sabemos sobre el impacto de la vacuna Covid-19 en el ciclo menstrual

Soy mujer y no menstrúo, menstrúo y no soy mujer

Primero hablemos de la idea de que cuando menstruamos nos convertimos en mujeres. Uhm, ¿pues qué éramos antes? Una niña de 11 años a la que le baja sigue siendo una niña, y no porque tengas 18 años y no hayas menstruado quiere decir que lo sigas siendo.

La menstruación debería de entenderse como un proceso biológico y no como algo que te valida como mujer. Si fuera así ¿en dónde quedan las mujeres trans?, ¿y las mujeres que por cuestiones fisiológicas no menstrúan? 

Arisleyda Dilone, una directora de cine que habló sobre su experiencia como persona intersexual para el libro Period:Twelve voices tell the bloody truth, cuenta lo confundida que se sentía al tener 18 años y no haber menstruado, y lo liberador y empoderador que fue descubrir que nunca lo haría ya que sus orgános y hormonas simplemente no se lo permitían. “En muchos sentidos, mi cuerpo existe en sus propios términos: ser mujer sin pechos, ser mujer sin menstruación, ser mujer sin maternidad”, escribe Arisleyda en el texto.

¿Qué significa ser una persona no binaria?

En este mismo libro Wiley Reading nos cuenta su experiencia menstruando y siendo hombre trans (ajá, no porque menstrues eres mujer). Él nos explica lo vergonzoso y difícil que puede ser hablar sobre menstruación al ser un tema al que siempre se le ha considerado “femenino” y la importancia de hablarlo para que cada vez más hombres trans se sientan cómodos con ello. 

Entonces no, tener tu primera menstruación no te convierte en mujer porque menstruar ni siquiera significa serlo. 

Sobre menstruación y matrimonio infantil

Regresemos al punto acerca de que si una niña de 11 años menstrua sigue siendo niña. El darle el título de “mujer” no solo es raro, también da pie a cuestiones mucho más preocupantes como el matrimonio infantil.

En muuuuchos lugares el siguiente paso lógico después de “convertirte en mujer” es casarte. ¿Por qué? Porque “tu cuerpo ya está listo para tener relaciones sexuales e hijos”. Según el proyecto Girls not Brides, entre 2012 y 2020, 12 millones de niñas menores de 18 años se casaron en el mundo, esto equivale a 23 niñas cada minuto. Tan sólo en México, fue hasta el año pasado que el matrimonio infantil fue prohibido en todos los estados del país. ¿Khééé? 

Embarazo temprano, violencia sexual, deserción escolar, mortalidad materna y transmisión generacional de pobreza son solo algunos problemas que provoca el pensar que una niña ya es mujer por haber menstruado y estar lista para el matrimonio. 

Lo sé, es muy loco que de una idea que hemos escuchado tanto que ya ni le ponemos atención se pueda hablar tanto y de cosas tan importantes. Cuestionarnos lo que siempre nos han dicho y nada más no suena bien realmente es un gran paso para empezar conversaciones súper necesarias.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Malvestida (@malvestida)