«Quiero perdonarme por criticar mi cuerpo»

En su nueva viñeta ilustrada para Malvestida, Michelle Dersdepanian reflexiona sobre la dureza de los estándares de belleza y perfección que se ha exigido a lo largo de los años y se dice a sí misma: «Quiero perdonarme por criticar mi cuerpo».

Ilustración. Dersdepanian

Pedir perdón es algo que solemos hacer cuando nos equivocamos o lastimamos a alguien, pero ¿cada cuánto nos pedimos perdón a nosotras mismas por las formas –a veces muy crueles– con las que llegamos a tratarnos?

Decirnos frente al espejo que no nos gusta lo que vemos; repetir que no somos capaces; que seguramente algo malo nos pasó porque «nos lo buscamos». Es duro reconocerlo, pero a veces terminamos tratándonos como nunca jamás lo haríamos con alguien más.

En su nueva viñeta ilustrada para Malvestida, Michelle Dersdepanian reflexiona sobre la dureza de los estándares de belleza, la perfección que se ha exigido a lo largo de los años y se dice a sí misma: «Quiero perdonarme por criticar mi cuerpo».

También se pide perdón por haber permanecido en relaciones dañinas, por dudar de su capacidad y por exigirse perfección.

Reconciliarnos desde el perdón

Vivimos en un proceso constante de lucha y reconciliación con nuestros cuerpos, nuestras expectativas y con todo lo que nos hicieron creer que teníamos que ser –y hacer– para ser merecedoras de amor. Por eso es tan valioso recordarnos que somos suficientes, lo que hacemos es suficiente.

Démonos un apapacho y un aplauso por haber llegado hasta aquí.

perdonarme por criticar mi cuerpo
criticar mi cuerpo
criticar mi cuerpo