Fuimos todas y no estamos todas: violencia policiaca en Aguascalientes

Entre todo el movimiento, el ruido y la fuerza colectiva en este 8M,  también se desató violencia policiaca que atentó contra nuestros derechos humanos. Te contamos qué pasó en Aguascalientes y cómo puedes ayudar.

violencia policiaca aguascalientes 8 m
Fotografías. Mixtzin Alejandra

Hemos repetido hasta el cansancio: la policía no me cuida, me cuidan mis amigas y este 8 de marzo, esta frase tomó forma en la marcha de Aguascalientes. 

No solo se hizo visible la falta de sensibilidad por las autoridades, sino que se repitieron los patrones de violencia que nos orillan a manifestarnos de estas formas. 

Ninguna acción sometida por parte de las morras manifestantes justifica el abuso de poder de la policía, que cabe mencionar, no respondieron violentamente hasta que la mayoría liberaron las calles. 

¿Qué pasó este 8M en Aguascalientes?

Alrededor de todo el país se lanzó la iniciativa de salir a marchar, como los años previos, a manifestar nuestras inconformidades, a visibilizar la violencia hacia nuestros derechos humanos y hacer ruido por las que ya no están. 

La marcha comenzó de manera completamente pacífica, cada vez iba aumentando el número de mujeres manifestantes de todas las edades. Gritaban cosas como “mujer, escucha: ¡esta es tu lucha!” sin parar y se expresaba el enojo colectivo por el terrible manejo de los feminicidios que han sucedido en tan solo 2 meses del 2021 y por las iniciativas antiderechos que frenan nuestro progreso.

Se utilizaron todos los recursos y herramientas posibles para poder expresar este descontento, y con muchísima razón, pues es de las pocas oportunidades en las que podemos expresar como nos sentimos a diario.

Como en todas las manifestaciones, se optó por ampliar las medidas de “seguridad” y ampliar los elementos policiacos. A su vez, se agregó una política de represión. 

Abuso de poder y uso excesivo de fuerza

Para las 10:30 p.m. ya se estaban liberando las calles, pero eso también significó un incremento de vehículos policiales, más policías, más armas y más equipo.

Se reunieron por distintos puntos alrededor de la plaza para detener la manifestación y comenzaron a llevarse a las manifestantes, muchas de ellas menores de edad y hombres. Había alrededor de 20 personas detenidas. 

Inmediatamente se comenzó a hacer ruido en las redes sociales, en los grupos y las colectivas feministas lanzaron comunicados, pidiendo difusión y apoyo económico para que fuera posible la liberación de algunas morras.

Algunas de las detenidas nos comentaron: “mi único error fue pedir justicia, y a pesar de que a mí no me pasó más, a mis compañeras las ahorcaron, jalaron y arrastraron.” 

Se cuenta con evidencia de ello y se continúa haciendo difusión. 

¿En dónde estamos ahora? 

Sabemos que el proceso legal es más violento y lento, por lo que esto todavía no acaba. 

Todavía permanecen privadas de libertad 8 mujeres y 1 hombre. Seis de ellas son mujeres jóvenes que empiezan con su labor de defensa de derechos humanos y participan activamente en acciones dirigidas a la ocupación del espacio público en la protesta, la movilización y organización; las otras dos mujeres fueron detenidas por el simple motivo de encontrarse en el lugar y momento de las agresiones policiales.

Se está exigiendo su inmediata liberación, abogadas continúan metiendo presión y colectivas continúan actualizando la situación actual.

¿Cómo ayudo?

No dejemos de hacer ruido y recuerda siempre replicar el mensaje. Las colectivas Cultivando Género, Comunidad Feminista Ags y Morras Help Morras están actualizándose para mantenernos conectadas y hacernos parte de esta lucha. 

Comparte las publicaciones en IG, Twitter y FB. Utiliza los hashtags como #AguascalientesRepresor #FuimosTodas, #8MAgs, #LiberenALas9. Sigamos metiendo presión a las autoridades, hagámosle saber que estamos hartas.

Protestar no es un crimen. Visibilizar nuestra condición de género no es un delito. Exigir nuestros derechos no debería ser criminalizado. 

Actualización a las 17:30 horas: las mujeres y el hombre detenido han sido puestos en libertad. Se menciona que algunos casos continuarán en investigación pero no hay pruebas contundentes de que las personas detenidas hayan sido las que hayan generado los daños. Seguimos atentas y continuamos apoyando.