Lo que viene después de un diagnóstico de cáncer de mama, paso a paso

Recibir un diagnóstico de cáncer de mama puede ser muy traumático. Platicamos con una ginecóloga para saber qué viene después y algunos recursos que pueden ayudar.

Foto. Unsplash

Este octubre, ya hablamos de la importancia de conocer nuestro cuerpo y saber la forma correcta de hacer una autoexploración de mamas. Pero también es importante saber qué pasa después… ¿cuáles son los pasos que siguen si encuentras alguna anormalidad?

Platicamos con la ginecóloga Ariella Perrotin, del Consultorio Ixchel, para saber algunos de los mitos sobre el cáncer de mama y su tratamiento. Además, nos contó cuáles son los pasos a seguir para tener un buen diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de mama?

Primero que nada, nos explicó que las mujeres de más de 40 años que se realizan screenings anuales (mastografías y/o ultrasonidos) pueden detectar anomalías y tener un diagnóstico muy temprano.

Lo importante es que estos estudios los revise una persona que sepa del tema: “Debes ir con un médico que sepa interpretar tus estudios y pueda referirte con una persona experta”, nos dice Ariella. 

En el caso de una mujer más joven, que note algún cambio en sus autoexploraciones, también debe ir con su ginecóloga y de ahí es posible que le pidan más estudios o la refieran con un especialista.

Principales mitos del cáncer de mama

Ariella nos explica que hay una variedad de tratamientos, desde una biopsia hasta una mastectomía o quimioterapia, pero no debemos adelantarnos y pensar que necesariamente un diagnóstico implica una sentencia de muerte.

“La gran mayoría del cáncer ginecológico se pueden prevenir y detectar a tiempo para tratarlos con éxito y tener calidad de vida o estar libres de cáncer. Por eso es importante la detección oportuna”, nos cuenta la ginecóloga. 

Es común que las mujeres estén paralizadas por el miedo a tener cáncer y por eso no buscan la opinión de médicas expertas o no se hacen los estudios, pero la realidad es que, si se detecta a tiempo, podemos ver muy buenos resultados.

Otro mito es que las mastografías provocan cáncer: “La obtención de imágenes necesita radiación, pero el nivel de exposición es seguro y el propio cuerpo puede eliminar los rastros”, nos aclaró Ariella.

Art Doodle GIF by Look Human - Find & Share on GIPHY

La importancia del acompañamiento

“Lo que más funciona en las pacientes es el acompañamiento”. Esto viene desde el equipo médico, que debe dar buena información, hasta la familia y personas cercanas y también la creación de grupos de apoyo entre pacientes.

Por ejemplo, si eres familiar o amiga de alguien que está pasando por un tratamiento contra el cáncer, puedes ayudar asistiendo a sus consultas y tratamientos (esperando afuera si por la pandemia no puedes entrar). Por lo general, las pacientes reciben mucha información y su estado psicológico no les permite recordar todo, así que tú puedes participar en las llamadas y tomar notas.

Hacer grupos entre mujeres que están llevando el mismo tratamiento también es muy útil, porque  “eso sube el ánimo, tener una comunidad que viva lo mismo que tú sí hace la diferencia”, nos dice Ariella.

El cáncer de mama sí es algo muy serio, pero se puede superar con un buen tratamiento y el apoyo constante de una comunidad.