Cómo me inspira la empatía radical en Fleabag y I May Destroy You

Estas dos series británicas pueden verse como un ejercicio de empatía radical. Y nos pueden enseñar mucho sobre los tiempos que estamos viviendo.

empatía radical
Foto. Fleabag

Por: Abril Posas

Cuando la pandemia convirtió en algo real y palpable y dejamos de verla como una noticia en la sección de Internacional de los medios de comunicación, nos dimos cuenta de que nos necesitamos más de lo que nos gusta admitir. 

Y no solamente para que nuestro negocio siga adelante y podamos pagar las cuentas —que no cesan—, sino también para levantarnos de la cama todos los días, a hacer lo de siempre pero de una forma distinta.

Eso quiere decir que tenemos que ver a nuestro vecine como el ser humano imperfecto, al igual que nosotros. Pero, ¿cómo lo logramos, si ni siquiera somos capaces de reconocer nuestras propias debilidades, por miedo a que nos cataloguen como insuficientes, como estorbo, como una causa perdida?

Una propuesta, que tal vez no es la solución aunque sí el primer paso, es mirar a las historias que nos son incómodas. Y las mujeres somos muy buenas para causar ñáñaras cuando el momento lo exige.

Phoebe Waller-Bridge GIF by BBC Three - Find & Share on GIPHY

Dos series sobre empatía 

Como bien lo dijo ya Britta Perry, la televisión inglesa es mejor que la estadounidense, principalmente porque no se obsesiona con largas temporadas o series de larga vida, lo que permite ofrecer cierres (para este punto vamos a ignorar que existe Doctor Who).

Y quiero hablar de dos ejemplos recientes que caben en esta categoría, a pesar de que la razón por las que están aquí es porque nos dan acceso a personajes incómodos: Fleabag (creada por Phoebe Waller-Bridge para Amazon Prime) y I May Destroy You (de Michaela Coel, transmitida por HBO).

Ambas series, como muchas otras cosas en Reino Unido, tienen su origen en el teatro y son protagonizadas por su creadora. Aun así, afirmar un parecido en sus carreras es igual de ridículo que decir que todas las mujeres tenemos orígenes iguales.

La historia nos ha demostrado que, si bien es cierto que podemos (que debemos) unirnos para alcanzar metas en común, es imposible construirnos igual, pues el contexto cambia de país en país, de ciudad en ciudad, de barrio a barrio. Por eso hay distintos feminismos, me atrevo a decir.

Phoebe Waller-Bridge GIF by BBC Three - Find & Share on GIPHY

Fleabag y Arabella

Phoebe creó a Fleabag como la protagonista de un monólogo que se enfrenta a la audiencia sin muchas armas para esconderse, excepto su propio punto de vista. Durante todo el relato de la primera temporada, ella intenta mantener una fachada.

Fleabag es hocicona, cachonda y tan independiente como la precariedad monetaria lo permite, pero también está aterrada, muy sola y cree que es peor que todos los onvres que la rodean.

Del otro lado de la moneda tenemos a Arabella, una joven promesa literaria que saltó a la fama desde las redes sociales, y que ahora tiene un contrato para su primera novela, cuyo borrador debe entregar ya. 

Pero antes, se irá de fiesta con sus amigos, tomará algunos tragos, inhalará unas líneas de coca y fumará marihuana antes de poner el punto final. A la mañana siguiente despertará en la oficina de sus agentes, con la misma ropa de ayer, y una sensación que no se parece a la cruda y que le impide recordar qué pasó la noche anterior. 

Lejos de convertirse en un asunto divertido (como lo han representado en incontables ocasiones los hombres, porque lo peor que puede sucederte inconsciente es irte de fiesta con Mike Tyson) el capítulo en el que juega a la detective con ella misma está sembrado de malas señales. 

Los espectadores ya sabemos lo que va a descubrir, y puede ser un poco frustrante a la vez que triste, ver el rostro de Arabella cuando descubre que la noche anterior alguien la violó en el baño de un bar.

Stressed Michaela Coel GIF by HBO - Find & Share on GIPHY

Sentir lo que sienten las protagonistas

Fleabag rompe con el cuarto muro para hacernos guiños, porque ni siquiera es capaz de hacerlo con su hermana durante la primera temporada. Somos sus confidentes, lo cual es una muestra de lo aislada que se siente. 

Arabella no nos habla, pero sí al resto del mundo cuando busca cómo lidiar con el trauma a través de Instagram y Twitter. Se convierte en víctima, luego en denunciante y finalmente en vigilante. 

Las diferencias comienzan a caer en estas historias incómodas, y todavía más porque sus protagonistas son mujeres que se equivocan: la primera es blanca, millennial vieja, alejada de las apps de citas, obsesionada con el sexo como método de validación personal. 

Arabella es negra, generación Z, no sabe vivir sin el celular a su lado y pueden crear revoluciones en Twitter gracias a la facilidad con que inventan hashtags pegajosos.

A su propia manera, ambas se convierten en personas pesadas para su familia, sus amigos y sus jefes, que las ven caer y arder repetidamente.

Empatía radical para crecer

Fleabag nos muestra la conciencia de una mujer que debe aprender a perdonarse (en la primera temporada) y que, cuando lo logra, después tiene que deshacerse de su coraza para que la gente que la quiere realmente entre y le recuerde que nunca ha estado sola (en la segunda). 

I May Destroy You nos lleva de la mano en la búsqueda de la recuperación de la vida después del trauma y, con suerte, el intento de remediarlo o al menos entenderlo. También propone que las personas que cometemos errores podemos aprender, que lo que nos ha convertido en monstruos comienza con dolor.

En una entrevista, Michaela Coel llamó a este ejercicio “empatía radical”. Es lo que hace su personaje en el último capítulo de la serie, al imaginar diferentes escenarios y cómo reaccionaría a ellos: «Si quiero que los demás se pongan en mis zapatos, entonces yo también tengo el deber de hacer lo mismo con los otros», y es posible que no sea un trabajo sencillo.

Si Fleabag o Arabella fueran nuestras amigas, tal vez hubiéramos tenido muchas discusiones. Pero, gracias a sus historias, a que podemos asomarnos a los que les sucede, sabemos que no las borraríamos de nuestra vida.

Empatía radical: en lugar de descartar las historias de las otras personas, escucharlas para comprender por qué su punto de vista, como el de Fleabag, tiene un filtro distinto al propio.

Michaela Coel Hbomax GIF by HBO - Find & Share on GIPHY