¿Qué es Abya Yala y qué significa luchar desde este territorio?

Seguro has leído que muchas personas se posicionan desde Abya Yala, aquí te decimos qué significa este concepto y cómo se relaciona con las luchas descoloniales.

Ilustración. Rawpixel

Por: Jennifer Rubio (Ciguapa)

Antes de la llegada de los colonizadores y de que llamaran América a nuestras tierras, estas tenían otro nombre. 

Muy al contrario de lo que suele creerse, durante la época precolonial las naciones originarias tenían consciencia de la tierra y de su vastedad. Por ejemplo, el pueblo kuna, de las actuales Colombia y Panamá, llamaba Abya Yala al continente.

¿Qué significa Abya Yala?

El escritor guatemaltecto Arturo Arias nos dice que este concepto “representa al continente Latinoamericano desde una perspectiva indígena”. 

Abya significa ‘sangre’, y la sangre significaba la vida entre los pueblos mesoamericanos. Yala significa ‘montaña’. En la lengua del pueblo kuna, Abya Yala significa “tierra madura”, “tierra viva” o “tierra en florecimiento” y es sinónimo de América. 

Este pueblo tiene su origen en el norte de Colombia, en la Sierra Nevada. Habitó el golfo de Urabá y las montañas de Darien y ahora vive en la costa de Panamá, en la comarca Kuna Yala, según el geógrafo Carlos Walter Porto-Gonçalves.

El mismo especialista cuenta que el uso del Abya Yala en contraposición a América se registró por primera vez en 1507, cuando lo usó el cosmólogo Martin Waldseemüller (1475-1522). Sin embargo, se consagró a finales del siglo XVIII y principios del XIX, cuando fue usado por élites criollas en los procesos de independencia. 

Lengua GIF by VICE En Español - Find & Share on GIPHY

Más que un nombre, una posición política

Más que un nombre, Abya Yala representa la posición política de reconocer la existencia de formas de vida y conocimientos antes de la Modernidad.  Es un faro epistemológico que no nació en la academia, “sino de las tripas de la tierra, del vientre de las comunidades maltratadas”.

Existen muchos debates en torno al término: que si los Kuna lo utilizaban para nombrar a su tierra o al continente. Pero en este instante, muchos pueblos indígenas y personas consagradas a la lucha contra la colonialidad lo utilizan para nombrar a Latinoamérica, que no es más que un nombre importado y colonial.

Todo Abya Yala es originalmente territorio indígena y es importante reconocerlo con honestidad en nuestra política. Las personas afrodescendientes en esta tierra son descendientes de generaciones con experiencias diaspóricas, quienes nos anteceden son personas indígenas de otras tierras que fueron extraídas, raptadas y explotadas en tierra robada. 

Por eso, para la liberación de Abya Yala y todos los pueblos de la tierra del yugo colonial, es necesaria la coalición entre las personas indígenas y las de la diáspora africana.

Hay que tener en cuenta que el eurocentrismo se hizo posible gracias a la colonización. Aníbal Quijano explica que el capitalismo se hizo global gracias al proceso colonial en Abya Yala.

Antes, el centro del comercio de esos lados se hallaba en Asia y Europa aún mantenía su estado “marginal y periférico” a comparación con estas potencias. 

Richie Velazquez Sticker by deladeso for iOS & Android | GIPHY

La lucha desde Abya Yala

Mientras unas personas luchan en Latinoamérica, otras lo hacemos en Abya Yala. Es un posicionamiento político en todos los sentidos de la palabra. Como dijo Yuderkys Espinosa, si detrás de la lucha antirracista no hay un motor anticolonial y anticapitalista, no nos sirve. 

El racismo no es una coincidencia, sino una relación de poder donde una parte (las personas blancas) se benefician de la explotación de la otra (las personas racializadas).

Para desmantelar este nefasto sistema, debemos “agarrarlo por la raíz” como bien dijo Angela Davis, y en este caso, la raíz del racismo son el colonialismo y el capitalismo.

Por eso, Latinoamérica y Abya Yala representan posturas políticas opuestas: una que celebra la modernidad/colonialidad y otra que lucha contra ella. La proposición de Abya Yala es “hacer propio un espacio a través de los nombres que se atribuyen a ríos, montañas, bosques, lagos, animales y plantas”. Es convertir un espacio en territorio. Es reapropiarse de sus mundos de vida y significación.