Así fue la lucha de las mujeres por usar pantalón

historia del pantalon femenino
Foto. Marcus Santos

Ponernos un pantalón es algo cotidiano para la mayoría de las mujeres, pero detrás de una acción tan sencilla hay una historia de búsqueda de libertad y comodidad que ha tomado más de un siglo y que, aunque parezca imposible, sigue vigente. La historia del pantalón femenino es la historia de mujeres fuertes, diseñadores atrevidos y de los cambios sociales del siglo XX.

La famosa Adelita (1910)

En México, se dice que la primera mujer que utilizó pantalón fue Adela Velarde Pérez. Con solo 13 años, ella se rebeló contra sus padres y salió de su hogar para formar parte de la Cruz Blanca durante la Revolución Mexicana. En su icónica foto, viste con pantalones, botas, cananas y sombrero de ala ancha.

Su atuendo era prácticamente igual al de los hombres, completamente alejado de los vestidos afrancesados que vestían las señoritas de clase alta, o de las anchas faldas de uso popular, las cuales le habrían dificultado sus tareas de camillera y de auxilio a los heridos.

El compositor Antonio del Río le dedicó el famoso corrido de La Adelita a esta mujer que se convirtió en todo un símbolo para las mexicanas y en una referencia en la historia del pantalón femenino.

Frida Kahlo y María Félix (1920-40)

A su manera, ambas redefinieron el modelo de mujer mexicana: Frida Kahlo tiene un retrato familiar desafiante donde posa con un traje “masculino”, algo impensable para las mujeres que se ajustaban al estilo y a las expectativas de esa época.

Salma Hayek GIF - Find & Share on GIPHY

Por su parte, María Félix era sinónimo de belleza y glamour y aunque su personalidad imponente y su confrontación a lo convencional eran bien conocidas, sorprendió al usar pantalones y lucir más de una vez traje dandy, los cuales eran diseñados por Pierre Cardin.

¿Y qué pasaba en el resto del mundo? Por esas mismas décadas, Marlene Dietrich y Katharine Hepburn fascinaban y horrorizaban por igual a las audiencias al lucir pantalones y trajes, mientras que Coco Chanel también los incorporaba a su vestimenta. El cambio estaba sucediendo.

Marlene Dietrich Footage GIF - Find & Share on GIPHY

La guerra: un parteaguas en la historia del pantalón femenino (1939-1945)

Al estallar Segunda Guerra Mundial, con los hombres en el campo de batalla, las mujeres irrumpen en el mercado laboral y toman trabajos “masculinos”. Así surge la necesidad de usar ropa cómoda y adaptada a su ambiente de trabajo.

Una de las prendas que usaron fue el overol de mezclilla, que alcanzó la cima del éxito con otro personaje que ya es icónico de la lucha feminista: Rosie the Riveter.

Rosie The Riveter Woman GIF - Find & Share on GIPHY

Además, en 1940 se formó el primer club de bikers femenino. Las Motor Maids of America surcaban las carreteras y huían a toda velocidad del convencionalismo: sus motos, sus pantalones y altas botas lo demuestran.

Juventud y rebeldía (1950-70)

Finalizado el conflicto, a los pantalones de mezclilla se les asocia con la juventud y la rebeldía. Elvis, Marlon Brando y la cinta Rebelde sin causa trajeron una oleada de pantalones, camisetas y chamarras de piel, con lo que el uso de pantalones en las mujeres jóvenes se vuelve más común.

Además, con el surgimiento de la cultura beatnik, las mujeres llevaban pantalones y el negro se volvió color obligado de la cabeza a los pies. El look llegó al mainstream cuando Audrey Hepburn lo hizo suyo: pantalones capri y suéter negro ajustado, acompañado de unos flats.

View this post on Instagram

ESTILO LA MUJER ELEGANTE La mujer elegante es aquella que sabe desenvolverse, en cualquier circunstancia o situación social, y lo hace con naturalidad y seguridad. Cuando una mujer es, realmente, elegante se siente y se ve, siempre, cómoda dentro de su propia piel porque, la elegancia, no puede ser incómoda, muy al contrario, la elegancia es lo más natural que existe y, por lo tanto, también lo más cómodo que existe. La elegancia se distingue del estilo porque este se puede aprender, es más, se puede incluso crear. Conforme te vas conociendo, asesorando, siguiendo tendencias… tu estilo puede irse desarrollando, cambiando o adaptando y todos tenemos un cierto estilo que nos caracteriza (esté éste estilo o no esté pulido y sea o no sea el estilo que mejor nos sienta). Sin embargo, la elegancia, aunque se puede limar, no se puede crear, simplemente es parte de la persona, se nace siendo elegante. Alguien puede ser o no ser elegante y, si lo es, lo será toda su vida, La elegancia tampoco tiene que ver solo con aprender ciertas reglas sociales o con intentar ser educada. La elegancia es mucho más que eso y tiene que ver con la belleza interior, con los sentimientos, con nuestra discreción natural, con el cuidado que ponemos hacía nuestras palabras y acciones, con nuestros movimientos, con nuestros deseos y con un largo etcétera de elecciones que irán forjando nuestra trayectoria de vida. Todos vamos a vivir, todos vamos a hacer y a dejar de hacer cosas, todos vamos a reír y a llorar pero no todos haremos todo eso con elegancia. La elegancia es, en definitiva, ese “je ne sais quoi”, esa esencia única, que no se puede ni fingir ni ocultar y que sólo unos pocos poseen. Imagen Audrey Hepburn (pixabay.com) . . #elegancia #estilo #audreyhepburn #mujerelegante #bellezainterior #palabras #sentimientos #acciones #decisiones #vida #vivirconelegancia #educacion #reglassociales #discrecion #naturalidad #seguridad #movimientos #deseos #normasdevida

A post shared by Mi Moda en Blog (@mimodaenblog) on

Con la llegada de los 60, la aceptación de los pantalones en las mujeres es total, no sólo predomina la mezclilla sino telas coloridas y el corte acampanado con diversos niveles de anchura. Cuando estos finalmente se consideran una prenda aceptable para ambos sexos, llega otra revolución: la minifalda.

Pero eso no impide el crecimiento de los pantalones. Llegó la era de los jeans de diseñador, con las colecciones de André Courrèges y los trajes se vuelven una opción formal gracias a Le Smoking de Yves Saint Laurent, que apareció en 1966.

Unos años después, en 1969, Barbra Streisand es la primera en asistir  a los premios Oscar en pantalones, con un traje diseñado por el mítico Arnold Scaasi.​

Diana Ross, Tatum O’Neal y Diane Keaton también crean looks inolvidables en pantalones. Pero ese no es el fin de la historia del pantalón femenino: no es hasta 1972 que las Enmiendas de Educación en Estados Unidos, establecen que el uso del vestido ya no debe ser exigido a las mujeres.

Diane Keaton GIF by Top 100 Movie Quotes of All Time - Find & Share on GIPHY

¡Todavía nos falta! (2019-¿?)

En México, este 2019 vimos que por fin la Secretaría de Educación Pública presentó un “uniforme neutro” que permite a las niñas usar pantalones y a los niños usar falda. Por desgracia, solo aplica a CDMX, pero la polémica que generó esta noticia nos recuerda que la lucha por el pantalón no es solo una de comodidad, sino de derechos políticos.