El aire de la Ciudad de México es más tóxico que tu ex: ¿qué está ocurriendo?

aire de la Ciudad de México
Foto. Michael Amadeus

Quienes vivimos en la Ciudad de México llevamos ya algunos días con pésima calidad del aire, lo cual nos ha dejado memes e información preocupante por igual.

A nuestros pulmones está entrando aire que tiene el mismo efecto que fumar cuatro cigarros al día: ¿qué está pasando con el aire de la Ciudad de México?

Atrapados en una nube gris

Levamos días atrapados en una bruma grisácea, sucia que, según reportes, provoca sensaciones extrañas en la piel, picor en los ojos y ha hecho que la autoridades pidan a la ciudadanía evitar periodos largos al aire libre.

Se decretó una “contingencia ambiental atmosférica extraordinaria”, esto quiere decir que el nivel de partículas nocivas en el aire ha superado los niveles aceptables.

¿Qué diablos estamos respirando?

Es la quinta vez en lo que va de año que los niveles de contaminación atmosférica son elevados, principalmente por la radiación solar, la escasez de lluvia y el calor que ha hecho. Sin embargo, la mayor preocupación son las partículas PM 2.5, cuyo tamaño es de 2.5 micras, es decir, menos que el grosor de un cabello humano.
 
La United States Environmental Protection Agency lo incluye en su criterio de contaminantes del aire y lo define como una mezcla que puede incluir sustancias químicas orgánicas, polvo, hollín y metales.

Las partículas provienen de la actividad humana: el uso de automóviles y camiones, quema de madera y en procesos de fabricación de diversos objetos.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, explicó que la situación se debe a diversos factores “atípicos”, entre ellos los más de 60 incendios en la ciudad y otros 130 en el Estado de México, que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales reportó desde inicios de mes.

A este caos ambiental se suman la ausencia de lluvias y la alta presión que evita la dispersión de contaminantes, todos estos factores hacen que las partículas nocivas permanezcan más tiempo en la atmósfera.

Daños inmediatos

La herramienta de mapeo, CalEnviroScreen, explica que mientras más pequeñas las partículas, más profundamente pueden desplazarse dentro de los pulmones cuando respiramos.

La contaminación por partículas finas causa efectos serios en la salud, contribuye al desarrollo de enfermedades cardíacas, pulmonares y afecta especialmente a la niñez, personas de la tercera edad y a quienes padecen enfermedades cardíacas, pulmonares o asma.

Por su parte, el neumólogo Raúl Sansores, miembro del Sistema Nacional de Investigadores (CONACYT), explicó que los efectos en la nariz y garganta pueden ser inmediatos, mientras que en los pulmones y bronquios causa molestias respiratorias.

¿Qué tiene que pasar para tomar acciones?

En 1987, cientos de aves cayeron muertas por la contaminación del entonces Distrito Federal. Alfonso Ciprés Villareal, exlíder del Movimiento Ecologista Mexicano, habló del riesgo inminente en la ciudad y señaló que “Las aves son los seres más sensibles a la contaminación y por ello constituyen un termómetro de los altos niveles que está alcanzado en la capital de país.” La noticia de la muerte de aves y desaparición de especies en la ciudad fue tema, hasta que algo más ocupo la atención de la sociedad.

La historia de los altos niveles de contaminación quedó de lado y, más de 30 años después, parece que la contingencia se hizo habitual y seguimos sin hacer conciencia al respecto: ¿tenemos que volver a ver seres muriendo para reaccionar?