Cómo ser fan de Harry Potter se hizo parte de mi identidad

fan de Harry Potter
Harry Potter

El 31 de julio cumplen años Harry Potter, el personaje ficticio, y Joanne Rowling, la escritora que lo creó. También Daniel Radcliffe, el actor que representó a Harry en el cine. Es el tipo de datos que una sabe cuando dedicó muchos años de su vida a la Pottermanía.

No tengo experiencia con otros fandoms, pero me parece que gran parte de pertenecer a uno es saber trivia y conectar con otras personas a través de ella. En mi cerebro tengo almacenada mucha más información sobre el mundo mágico que sobre cosas importantes, como el número de celular de mi mamá.

Happy Harry Potter GIF - Find & Share on GIPHY

Desde los trece años, cuando mi amiga Mayra me regaló el tercer libro de la saga, hasta los 19, cuando se publicó Harry Potter y las reliquias de la muerte, participé en foros en línea, leí una y otra vez mis ejemplares y creo que en gran parte aprendí a leer perfectamente en inglés para no tener que esperar a las traducciones. Por supuesto, también fui al estreno de todas las películas.

Harry Potter era una forma de conectar

Ser parte del fenómeno literario más importante para las personas de mi generación era emocionante. Hasta ahora, puedo no tener nada que conversar con alguien, pero si resulta que es fan de “el niño que vivió” me puedo enfrascar en un debate sobre qué tan bueno era Snape (la única respuesta correcta es “nada bueno”) o cuál es su Weasley favorito (la única respuesta correcta es Ginny.)

Para una persona como yo, que amo la literatura y actúo como si conociera personalmente a mis personajes favoritos, esa comunidad fue y continúa siendo súper importante. Aunque Rowling haya acabado defendiendo a gente problemática como Johnny Depp, crear ese mundo es algo que siempre le agradeceré.

Harry Potter Magic GIF - Find & Share on GIPHY

Además, aunque Harry era el personaje principal, este universo me dejó muchísimos personajes femeninos con los cuales sentirme representada. Mi favorita es la profesora McGonagall, pero están, por supuesto, Hermione, la señora Weasley, Luna Lovegood y hasta Fleur, quien acaba siendo mucho más profunda de lo que la gente la da crédito.

Todo lo bueno tiene un fin

En 2016, después de mucho tiempo, volví a leer los siete libros originales e incluso hice un blog en el que escribí pequeñas reseñas. Creo que lo hice para ordenar mis ideas pero también para justificar el dedicarle tanto tiempo de lectura a una saga que ya había ocupado muchas de mis horas.

Esta vez tuve muchas más críticas que en la adolescencia, aunque me sorprendió que a pesar de los fallos siguen siendo libros súper entretenidos.

Century Seeker GIF - Find & Share on GIPHY

A pesar de este reencuentro, no leí la obra de teatro que continúa las aventuras de Harry, ni mucho menos compré un boleto para verla en el West End. Tampoco he visto las pelis de Animales fantásticos y creo que no entro a Pottermore desde que hice el test para saber mi casa (para sorpresa de absolutamente nadie, soy Ravenclaw).

A casi veinte años de la primera vez que leí las aventuras de Harry, me parece que, a diferencia de Rowling, cada vez me alejo más de ese mundo de fantasía. Eso sí, cada cumpleaños espero mi carta perdida de Hogwarts y cada 31 de julio le deseo una feliz vida ficticia a El Elegido.