Renovarse o morir: así se diluye el estándar de belleza de Victoria’s Secret

desfile victoria's Secret

Sinceramente, las pocas veces que vi un desfile de Victoria’s Secret me dieron ganas de no comer en una semana y pausar mi vida por completo para mudarme a un gimnasio y no salir de ahí hasta que me ganara el derecho de usar su lencería.

Afortunadamente no tenía el dinero para tomar esas acciones obsesivas, pero era muy duro asimilar que nunca podría verme como una de de sus modelos. Ahora, parece que el estándar que por tantos años representó la marca por fin se está diluyendo.

¿Se cancela el desfile 2019 de Victoria’s Secret?

Gracias a su presencia mediática, Victoria’s Secret construyó por más de dos décadas un ideal de belleza que en 2019 está en un momento de crisis, con la posible cancelación de un desfile que fue icónico.

Desde mayo pasado se supo que no iban a retransmitir por televisión su show y ahora, a finales de julio, la modelo Shanina Shaik fue encargada de anunciar lo que las revistas de moda llaman “el fin de una era”, ya que desde 1995 el evento se realizó cada año.

El éxito de Victoria’s Secret y de sus desfiles no sólo se debía a la venta de sus prendas, sino a las mujeres que las usaban en la pasarela. La compañía lo tenía claro y siempre eligió como embajadoras a modelos de renombre como Tyra Banks, Gisele Bündchen, Heidi Klum, Alessandra Ambrosio, Gigi Hadid, Kendall Jenner o Cara Delevingne, quienes aparentemente se sentían identificadas con los valores de la marca.

Nuevos estándares de belleza

Sin embargo, el declive empezó a hacerse notar a cuando modelos como Karlie Kloss o Adriana Lima decidieron no renovar su contrato con la empresa, a fin de no seguir promoviendo estos estereotipos de belleza.

“Decidí dejar de trabajar con Victoria’s Secret porque no quería enviar este tipo de mensaje a las mujeres sobre lo que significa ser hermosa”, compartió Karlie a la revista Vogue UK.

A los ejecutivos no les llegó el memo de que las cosas están cambiando. Recientemente, la marca estuvo involucrada en una crisis de relaciones públicas luego de que Ed Rezek, jefe de marketing, declarara que las modelos de tallas grandes y las transexuales no tenían cabida en su desfile.

Obviamente, a los pocos días se retractó en Twitter, pero meses después Victoria’s Secret volvió a meter la pata al presentar como “modelo curvy” a Barbara Palvin, una chica que está lejos de usar tallas extras.

View this post on Instagram

Happiest 😃

A post shared by Barbara Palvin (@realbarbarapalvin) on

Tanto escándalo mediático se reflejó en los números de la compañía: el año pasado el desfile tuvo poco más de 3 millones de espectadores, mientras que en el año 2013 alcanzaron casi 10 millones de televidentes. Además, desde 2015 la empresa ha disminuido sus ingresos en un 33%.

¿Qué viene para el futuro?

Les Wexner, CEO de la Compañía L Brands (la casa de Victoria’s Secret), señaló en un comunicado de prensa que la moda es una industria de cambio y necesitan evolucionar y cambiar para crecer.

“Hemos decidido repensar el tradicional desfile de Victoria’s Secret y de aquí en adelante nos enfocaremos en el desarrollo de contenido emocionante y dinámico, que se difundirá entre nuestros clientes en otras plataformas actuales”.

Es interesante que no se refiere a los valores de Victoria’s Secret, sino solo al formato del desfile. En un mundo en el que lxs consumidorxs han exigido marcas más diversas e incluyentes, no parece que esto vaya a ser suficiente.