¿Cómo hacer que rinda más el sueldo? El consejo que tu adulto responsable pidió

rinda más el sueldo

Foto. Alain Pham

Como no solemos ganarnos la lotería cada quincena, quienes basamos la vida en lo que obtenemos cada tanto gracias a nuestro trabajo, debemos hacer magia para que alcance bien para lo necesario. Sea mucho, poco o suficiente lo que ganas, nunca está de más hacer que rinda más el sueldo.

Y para lograrlo no es necesario un postgrado en economía, solo es importante cambiar un poco el estilo de vida para volverse una trucha con las finanzas personales, organizarse y tomar buenas decisiones.

Suena fácil decirlo, pero como esas simples tareas muchas veces resultan engorrosas o se tornan complicadas de asimilar o de llevar a cabo, las desglosamos según un esquema de porcentajes analizado por el sitio de expertos colombianos, Finanzas Personales.

Saber tus ingresos y egresos. Sin importar el monto de tu sueldo, lo importante es tener claro cuáles son tus gastos. Una vez hecho esto, prioriza los fijos y los variables. Esto te ayudara a tener un control sobre tu dinero.

Los gastos fijos

Para vivienda (alquiler o hipoteca, incluyendo servicios como agua, luz, gas, internet, plan de celular y mantenimiento) destina entre el 28 y 33%, no más. Un truco para vivir sin apretarse el cuello es no gastar más de la tercera parte del sueldo en vivienda, si este es tu caso, intenta recortar.

Para alimentos (supermercado y restaurantes) destina entre un 13% y 16%.

Para transporte (incluyendo seguro, gasolina, transporte público), entre el 15% y 16%.

Tus gastos variables

Para ropa y servicios (incluyendo arreglos, lavandería, tintorería, jabón), entre el 5% y 7%.

Para salud (incluyendo el seguro y medicamentos), entre el 5% y el 7%.

Para diversión y entretenimiento, entre el 3% y el 5%.

Para todos lo demás (cuidado personal, diversión, seguro de vida, regalos, artículos de limpieza), entre el 3% y el 6%.

Futuro de adulto respetable

Para ahorros (incluyendo para el retiro), entre el 2% y el 10% (administrándose bien con los demás gastos, hay quien logra ahorrar ¡hasta el 30%!). Podrías convertirlo en un gasto fijo si restaras el 10% de tu sueldo al principio del mes. Es un gran hábito.

Es lógico que estos porcentajes cambien con las necesidades de cada mes (y de cada persona). Sin embargo, los fijos, por lo regular, se mantendrán en ese rango, pero los variables pueden subir o bajar. La idea aquí es mantenerse en esos rangos para que rinda más el sueldo y wait for it… ¡hasta sobre dinero como para ahorrar más!

La fórmula del día a día

Una forma más para que rinda más el sueldo de manera eficiente es saber cuánto ganas al día. Esta técnica es un tip personal. La descubrí durante algunos viajes donde llevé presupuesto limitado.

Un ejemplo: Para un viaje a Europa que dura 15 días, ya llevaba pagado el hospedaje y los traslados entre ciudades (gastos fijos), pero hacía falta administrar lo que gastaría en museos, paseos, comidas, traslados en cada ciudad y algunas compras (gastos variables).

Entonces, si el presupuesto total era de 1,200 euros para todo el viaje, ¿cuál es el límite de gasto diario para no quedarme sin dinero al final de todo el viaje?

Ok, pues tengo 80 euros para gastar todos los días, yo sé si voy a cuatro museos de 20 euros cada día y no como, o si paro en un restaurante carísimo de 70 euros el menú, gasto 10 en souvenirs y me voy a pie porque ya no guardé para el Metro… pero no me salgo del presupuesto. Algo así sucede con el sueldo.

Si divides lo que ganas mensualmente por cada día del mes, tendrás una cifra mágica con la cual lograr que rinda más el sueldo.

El ejercicio es así. Supongamos que ganas 15,000 pesos mensuales

1. Resta tus gastos fijos del mes a tu sueldo (menos 4,500 pesos)

2. Resta el ahorro del 10% (menos 1,500 pesos).

3. Con lo que te queda (9,000 pesos), divídelo entre los 30 días que tiene abril, digamos.

4. Ahora sabes que para los gastos variables tienes 300 pesos diarios.

Con este esquema, sabrás que al día no puedes excederte de esa cifra. Y si eso ocurriera, por algún compromiso o una compra que debas hacer, entonces intenta que en los otros días haya gastos mínimos para que no se pierde el balance.

Por ejemplo, el lunes y martes gastas 100 pesos cada día, el miércoles y jueves 120 pesos, entonces el viernes puedes ir a la comida del trabajo y gastar esos 500 pesos que resultan al dividir la cuenta por invitado. Así, para el fin de semana tienes 1,160 pesos, algo suficiente para ir al cine, cargar tu tanque de gasolina, ir por lo que te faltó del supermercado, comer en un restaurante modesto, comprarte un helado y hasta puede ser que sobre un poco.

Puesto así es muy sencillo, ¿no? Cumples con los gastos que no puedes evitar, ahorras y no te privas de vivir y socializar. Poner un poco de orden hará que tu yo presente (y el del futuro) viva un poco menos estresado.