¿Cómo ahorrar dinero? 10 ideas efectivas y no tan descabelladas para lograrlo

cómo ahorrar dinero

Se acerca el fin de año y para unxs llegará el jugoso aguinaldo, para otrxs los fondos de ahorro y para muchxs menos afortunadxs solo habrá lo de cada quincena o mes. Sea cual sea tu situación, siempre es importante cuidar los ingresos y no despilfarrarlos. Por el contrario, tener un plan de cómo ahorrar dinero es básico.

Para comenzar, hay que decir que ser un buen ahorrador no es lo mismo que ser tacaño. Ahorrar es guardar el dinero al pensar bien las compras y saber manejar el presupuesto, o sea, no despilfarrar. Cuidar el dinero tampoco es no gastar un peso y hasta pretender abusar de los demás con tal de no desprenderte de tus ingresos. No. Alguien que sabe ahorrar también sabe compartir.

En nuestra poco famosa, pero muy querida sección Malvestida al servicio de la comunidad, nos dimos a la tarea de reunir diez ideas prácticas y eficientes para ahorrar dinero.

Ahora sí, pasemos a unos jugosos puntos que reunimos gracias a ahorradores expertos y exitosos que han logrado llevar una vida más organizada con acciones sencillas.

1. Quita un porcentaje del sueldo en cuanto lo recibas

Es lo primero que un buen ahorrador hace: retira un 10% (aproximadamente) de su sueldo para el ahorro y se las arregla para vivir con el resto. En muchas empresas hacen esto mediante la caja de ahorro, y lo devuelven a los empleados cada seis meses o un año. Si tú no tienes esta prestación, puedes hacerlo mediante una empresa que se encargue de ello y te haga ganar intereses. También puedes crear una cuenta donde guardes exclusivamente tus ahorros y así evitas la tentación tocarla para gastos ordinarios.

2. Medita las compras, compara y elige

Cuando vas al supermercado, ¿te fijas en el precio del kilo de queso y tomas el que consideras de mejor calidad-precio o solo llevas el primero que te apetece? Este tipo de acciones que parecen muy de tu mamá son las que debemos analizar: mira qué leche te da el mejor precio, qué frutas están de temporada y son más frescas y baratas; qué jabón para trastes te da más líquido por menos dinero… Sí, esto lleva su tiempo, pero es un ejercicio que ayuda a no dejar el sueldo en la tienda.

También sirve mucho comparar precios de productos básicos en diferentes supermercados y pensar en cambiar el acostumbrado si otro te da más por tu dinero. Ahora con las tiendas en línea es sencillo comparar esos precios.

3. Planes low cost

Para ahorrar también hace falta ingenio, de ahí que si no tienes mucho dinero para salir el fin de semana a una playa de Emiratos Árabes Unidos (como todxs, claro), tal vez puedas organizar una salida en bicicleta por un bosque lindo y hacer un picnic. Es decir, no es que te debas quedar encerradx en casa, sino buscar alternativas baratas para pasar un buen rato.

Si estás endeudadx hasta el cuello, usa tus ingresos para salir del hoyo y busca planes económicos para divertirte: ir a un museo en los días de entrada gratis, ir al cine al aire libre, organizar una reunión de juegos en casa… tú pones el ingenio y la diversión llegará.

4. Detecta los gastos inútiles

Suple los taxis por transporte público, bicicleta o caminar; come en casa o lleva comida casera al trabajo, deja los restaurantes para momentos especiales; espera a las ofertas para comprar la ropa básica; ve al supermercado una vez al mes en lugar de ir cada tres días al minusúper. En conclusión, no dejes de vivir, pero hazlo de forma más económica.

5. Nunca lo viste, no lo extrañarás

Hay veces que solo porque vemos algo en un aparador, nos entran unas ganas irrefrenables de tenerlo. ¿En verdad lo necesitas? ¿Cuántas veces lo vas a usar? ¿No tienes uno casi igual en casa? ¿Crees que es un buen precio? Cada que llegue una alerta a tu cerebro de que estás a punto de hacer un gasto medio absurdo, piensa en esas preguntas. Si las respuestas son negativas, ya tienes la solución.

6. No te excedas con las tarjetas de crédito

Hay olvidos que salen caros, como no pagar la tarjeta de crédito, que además de la multa, acumulará intereses; pasa lo mismo con los servicios (agua, luz, internet, gas). Un tip es poner alarmas en un calendario para nunca olvidar esos pagos o domiciliarlos a la tarjeta de crédito. Esos plásticos mágicos son una maravilla si se saben usar. Por ejemplo, no es lo mismo desembolsar 20 mil pesos (que tal vez no tengas juntos) para llevarte una computadora (que te ayudará a trabajar y ganar dinero), si se pueden pagar 1,000 pesos por 20 meses sin pagar intereses.

Solo asegúrate de que contarás con esa cantidad en el futuro, para que los adeudos por no pagar una mensualidad, te coman. Otro tip en cuanto a esto es: nunca cargues pagos a tu tarjeta si estos sobrepasan lo que ganas al mes. La razón es obvia: ¡porque vivirás en deudas!

7. Guarda el dinero extra

Es decir, aprender a vivir con lo mismo aun cuando te aumenten el sueldo, recibas un bono, el aguinaldo o tengas un freelance o trabajo extra por alguna temporada. Normalmente, cuando aumentan los ingresos, se incrementan los gastos. Por eso, los expertos aconsejan no contar con ese dinero extra, otro excelente método de ahorro. Si no te es posible hacer esto, realiza un nuevo cálculo de tus gastos contra tus nuevos ingresos.

8. Compra solo lo necesario

Es importante medir lo que se necesita. Por ejemplo, si sabes que esta semana tienes tres comidas entre amigos y familiares, entonces mejor no comprar un kilo de frutas y verduras orgánicas, diez piezas de pan dulce sin gluten y una charola de cinco rollos de sushi que estaba a mitad de precio, ¡porque seguro se echarán a perder! Sucede igual con la ropa que no necesitas, los gadgets que no son realmente útiles y demás cosas que solo tú sabes que no necesitas.

9. Servicios públicos

Aun en los gastos fijos se puede ahorrar. Es verdad que con la hipoteca/alquiler o el internet no, pero ¿qué hay de la luz, el gas, el agua, el celular? Ahí sí que se puede disminuir el consumo y tener como recompensa un estado de cuenta más sencillo de pagar. Busca focos de bajo consumo, báñate más rápido, apaga las luces que no ocupes, usa agua fría para lavar la ropa… Además de tu bolsillo, el medio ambiente agradecerá estos gestos.

10. Controla tu yo consumista

Así como gastar mucha luz o utilizar de más del celular puede traer gastos extra, sucede lo mismo en otras áreas. Por ejemplo, si vas a cenar a un restaurante lindo, pide comida y bebida con moderación, no solo para salvarte de una indigestión, sino para no pagar una cuenta millonaria. Si te excedes en una noche de fiesta, a lo mejor te enfermas y eso le pesa a tu cuerpo y a tu cartera.

Recuerda que tener ahorros no es un lujo. Nunca sabemos si nos quedaremos sin empleo de forma inesperada, si llegará una emergencia o un gasto fuerte que queramos hacer. Para eso sirven los ahorros, para vivir tranqulilxs y felices.

Tal vez quieras leer…

Cómo viajar por el mundo (sin perder todo tu dinero en el intento)