La razón de mi intensidad: te cuento qué significa ser una Persona Altamente Sensible

Si eres una Persona Altamente Sensible (PAS) quizá no lo sepas, aunque representan entre el 15 y el 20% de la población. Te cuento cómo descubrir que yo soy una de ellas me cambió la vida.

Persona Altamente Sensible (PAS)
Fotografía. Baptisa Ime James

Por: Eileen Rada

¿Alguna vez te has cuestionado tu manera de sentir? Yo sí. Siempre lo hago. O, bueno, al menos lo hice muchísimo durante mis primeros 27 años de vida. No importa si se trata de una emoción de alegría o de tristeza, puedo llegar a sentir tan intensamente que, a veces, creo que este cuerpecito de 59 kilos no podrá con tanta carga. 

A causa de sentir tanto y no saber qué hacer con ello, hace un par de años sufrí una intensa depresión. La enfermedad invisible se escondió tras mi sonrisa y me llevó a conocer mis partes más oscuras: mis miedos, mis inseguridades, mi fragilidad. Conté con ayuda de especialistas para salir del gran hoyo en el cual casi me ahogué y, por fortuna, sigo aquí para contarlo.

Qué son las Personas Altamente Sensibles (PAS)

Mientras me recuperaba, llegaron a mí dos nombres que me ayudaron a entenderme: el de la psicóloga estadounidense Elaine Aron y el de la coach holandesa Karina Zegers de Beijl

Ambas autoras han dedicado gran parte de su vida a estudiar y publicar información sobre las Personas Altamente Sensibles (PAS), un rasgo con el que cuentan del 15 al 20% de la población mundial, según Aron.

Decidí comenzar a leerlas y, de inmediato, muchas piezas del rompecabezas de mi vida comenzaron a encajar. 

4 rasgos de las PAS

Una Persona Altamente Sensible puede ser identificada, según Aron, a partir de estos cuatro pilares:

  1. Tiene una fuerte tendencia a procesar toda la información recibida de forma muy profunda. Una idea suele darle vueltas en la cabeza sin cesar.
  1. Experimenta una fuerte emocionalidad y empatía. Su alma puede ser tocada con facilidad por la belleza, pero también por la tristeza o la impotencia.
  1. Se siente saturada con facilidad cuando recibe mucha información sensorial y emocional.
  1. Tiene una gran sensibilidad. Puede percibir pequeñas sutilezas en su entorno o en el estado emocional de las personas con las que interactúa


Otras posibles características de las Personas Altamente Sensibles

Estas características que enlista Aron, autora de Las Personas Altamente Sensibles (1996), no son las únicas.  Karina Zegers de Beijl, basándose en el trabajo de Aron, encontró otras características que pueden (o no) ser experimentadas por las PAS y las publicó en su libro Personas Altamente Sensibles (2006):

¿Por qué es importante saber sobre las Personas Altamente sensibles?

Enterarme de que soy una Persona Altamente Sensible marcó un antes y un después en mi vida, y te diré por qué: al ponerle nombre y apellido a lo que siento, dejé de temerle tanto y comencé a entenderme más. 

Por ejemplo, aprendí que ser PAS no es una enfermedad o trastorno, solo una característica, que no me hace más frágil pero tampoco más capaz. O sea, no soy mejor que otras personas, pero sí le puedo sacar provecho.

También entendí que debo darme más tiempo para escuchar a mis emociones y así establecer límites sanos que cuiden de mi salud mental. Me doy a mí misma la empatía que siento hacia las demás personas y busco ayuda para manejar lo que siento cuando lo necesito. 

Si sentiste que esta información movió algo dentro de ti, o si conoces a alguien que sospechas que pueda ser una Persona Altamente Sensible, puedes echarle un vistazo a este test desarrollado por Elaine Aron para descubrir si eres PAS.