Womanism, feminismo negro o cómo nombrar las luchas de las mujeres no blancas

Hoy te contamos qué es el womanism, cuáles son sus principales críticas al feminsimo mainstream y qué otros términos han usado las mujeres de color para denominar sus luchas.

womanism
Foto. Kelly Fournier

Quiero hablarles sobre el Womanism, un término que encontré a partir de la lectura de un texto de la feminista afroestadounidense Patricia Hill Collins. Según ella, la escritora Alicie Walker fue la primera en utilizarlo, en su cuento “Coming Apart”.

Hill Collins lo menciona en su ensayo “Rasgos distintivos del pensamiento feminista negro”, junto con términos como como feminismo afrocéntrico, feminismo negro y feminismo africano.

Su intención no es discutir las denominaciones que las mujeres negras han utilizado para describir su lucha, sino describir los rasgos que distinguen al pensamiento de las mujeres afroamericanas.

Sin importar el nombre que decidan usar para reivindicarse, Hill Collins enlista una serie de rasgos que caracterizan la práctica política y el pensamiento de las mujeres negras en Estados Unidos.

Porque sí, el feminismo nace de la organización de mujeres occidentales y por lo general blancas, así que a lo largo de la historia otras mujeres han dado otros nombres a sus movimientos para liberarse.

¿Cómo denominar las luchas de las mujeres no blancas? ¿Feminismo negro o antirracista? ¿Interseccional? ¿Decolonial? ¿Womanism? ¿Feminismo comunitario? ¿Mujeres que luchan?

¿Por qué han surgido tantos apellidos para el feminismo y por qué algunas mujeres necesitan de un sufijo que declare que el feminismo que practican no es la corriente mainstream?

Qué es el Womanism y por qué las denominaciones importan

En el caso de las mujeres negras estadounidenses, algunas han decidido denominar su práctica política como feminismo negro o africano, mientras que otras utilizan el término Womanism y rechazan a toda costa cualquier denominación que pueda relacionarlas con el feminismo.

Valethia Watkins (2016), una investigadora afroestadounidense, dialoga de manera directa con Patricia Hill Collins sobre la cuestión de las denominaciones y comenta que las formas en las que políticamente las mujeres negras deciden enunciarse son importantes.

Según Valethia Watkins, un solo término no puede aglutinar la heterogeneidad de experiencias de las mujeres negras. No hay una voz única que dé cuenta de la tradición intelectual y política de las mujeres negras, lo cual refleja la diversidad política e ideológica del grupo.

A diferencia de Hill Collins, Watkins considera que el debate sobre los nombres es de suma importancia. Aquellas mujeres que no abrazan la etiqueta de feminista o feminista negra hacen una declaración significativa sobre su identidad y autodeterminación política.

El Africana Womanism es una crítica a los discursos occidentales de género. Las womanists que, por lo general, son mujeres africanas y de la diáspora, han rechazado de forma intencional la etiqueta de feministas por varias razones.

Principales críticas al feminismo

Los términos feminismo negro o feminismo africano son insuficientes para describir la compleja realidad de las mujeres africanas y afrodescendientes en el mundo. Pareciera que la palabra feminismo siempre remitirá a la predominancia del género, olvidando la simultaneidad con la que actúan los demás sistemas de opresión.

Por otra parte, hay mujeres africanas que no ven como enemigos a los hombres de sus comunidades. Los hombres africanos no han tenido el mismo poder que los hombres blancos para subyugar a sus homólogas. Las mujeres africanas saben que su principal enemigo son las “fuerzas opresivas” que afectan de igual forma a niños y hombres (Hudson, 2019).

Muchas de ellas rechazan el feminismo porque les genera desconfianza la cercanía del movimiento con partidos políticos y organizaciones de cooperación que en su mayoría son lideradas, operadas y fundadas por personas blancas que nunca se han preocupado por la gente africana.

Basta con revisar la historia del sufragio femenino para darse cuenta cómo las mujeres blancas fueron opositoras fervientes de que los hombres negros consiguieran, antes que ellas, el estatus de ciudadanos.

Para el Africana Womanism es imposible ignorar este hecho histórico del feminismo, en el que las sufragistas se apoyaron en ideologías conservadoras y supremacistas blancas para impedir que los hombres negros votaran. 

El feminismo es un término creado y conceptualizado por mujeres en su mayoría blancas, un movimiento que atiende las necesidades y demandas de ese grupo en particular. Por eso, desde esta perspectiva, es incompatible con las mujeres negras.

Womanism y Africana Womanism

Vale la pena advertir que la autora Clenora Hudson (2019) aclara que la acepción de Womanism que desarrolla Alice Walker en su literatura no debe confundirse con Africana Womanism. Alice Walker afirma que “el Womanism es al feminismo como el púrpura a la lavanda”, sin embargo para Hudson la distinción sí va más allá. 

Africana Womanism, término acuñado por Hudson en 1987, es una posición significativamente distinta del feminismo, una denominación propia que toma en cuenta la procedencia étnica e identidad cultural de las mujeres negras africanas y afrodescendientes.

Me quedo con la reflexión de que no debe cuestionarse el compromiso político frente a la desigualdad de género de las mujeres cuando éstas rechazan de manera intencional y consciente la etiqueta de feministas.

Se debe abandonar la idea de que las mujeres que no abrazan la etiqueta de feminista son siempre incapaces de tomar acciones frente al sexismo o que políticamente no están despiertas.

La experiencia histórica de las Otras nos muestra que las racializadas, las migrantes, las empobrecidas, las trabajadoras, las del tercer mundo siempre hemos estado organizadas políticamente fuera del feminismo.